Ford Puma ST: probamos y medimos a fondo el nuevo SUV, ¿es tan impresionante?

Lejos de cuestionarle sus atrevidas pretensiones, el Ford Puma ST entusiasma por ser el riguroso deportivo que en definitiva es. Forma y función proponen un coche quizá atípico, pero sorprendente y excitante.

Ford Puma ST: probamos y medimos a fondo el nuevo SUV, ¿es tan impresionante?
Ford Puma ST: probamos y medimos a fondo el nuevo SUV, ¿es tan impresionante?

Cualquier Ford Puma ya es de por sí un SUV con un tacto de conducción afinado y gratificante para el entusiasta del volante, pero el ST resulta otro coche, otra “especie de Puma”. Está desarrollado por Ford Performance, el mismo departamento encargado de realizar el Range Raptor o el GT, dos formas de deportividad diametralmente tan opuestas como representativas cada una en su entorno.

El Puma ST es el primer encargo a Ford Performance sobre un SUV, si bien mucho del trabajo es el mismo invertido en el incuestionable Fiesta ST. No en vano, ambos coches están desarrollados sobre la misma plataforma, comparten muchos componentes y apenas cambian la carrocería. Este trabajo ha sido extenso y meticuloso: un motor concreto, unas suspensiones específicas y una mayor dotación electrónica... con redefiniciones en el Puma para compensar su mayor centro de gravedad y altura.

Ford Puma ST
Ford Puma ST.

Ford Puma ST: serlo y parecerlo

A sus mandos, sentado en el impecable Recaro, agarrado al amplio volante, tocando el preciso cambio o pisando el pedal del freno (o desplazando la misma palanca del de mano) también percibes un gran sentido deportivo y responsabilidad por el trabajo. Metido en ese ambiente, incluso con un punto de caderas más alto que el propio Fiesta, la lectura que haces de todo es enormemente positiva. También cuando a toque de pulsador arrancas el motor.

Su expresivo 1.5 de 3 cilindros gira y suena de maravilla. Y el gorgoteo de escape afina una huella sonora espectacular. Como decía, los enclavamientos del cambio, la fricción del embrague, el giro de la dirección, la firmeza de la pisada, la mordida del freno, el primer golpe de gas… todo te transmite con el filtro justo una respuesta soberbia. No hablo de falta de refinamiento, sino de un exquisito punto de crudeza que hace del tacto de conducción del ST un valor de purísimo deportivo.

PRESTACIONES Ford Puma ST
Acel. 0-100 km/h 7,21 segundos
Acel. 0-1000 metros 27,67 segundos
Adelantamiento 20-50 km/h 2,35 s
Adelantamiento 80-120 km/h 4,63 s
Frenada desde 120 km/h 54,66 metros

 

Lanzado, es un bloque tan sólido como ágil, firme que no áspero, y reactivo que no inquieto. Monta unos amortiguadores Hitachi de doble tubo con respuesta variable mecánica a la frecuencia de bacheo que trabajan con unos muelles traseros, de patente Ford, que al comprimirse neutralizan el desalineamiento de la rueda para que el neumático pise lo más plano posible. El eje trasero se complementa con una barra de torsión muy rígida (más que la del Fiesta), tanto que hace girar muy plano al Puma ST, hasta el punto de que es relativamente fácil levantar rueda si aprovechamos el altísimo apoyo y paso por curva (los neumáticos de serie son unos extraordinarios Michelin Pilot Sport 4S)  que ofrece.

Ford Puma ST: así es su interior.
Ford Puma ST: así es su interior.

Por otro lado, la dirección es rapidísima por desmultiplicación (11,4:1), con solo dos vueltas entre topes. Pero lo que le convierte diabólicamente eficaz al Puma ST, es un diferencial de deslizamiento limitado (opcional), un tipo de autoblocante compatible con el control de tracción vectorial de serie, que dice mucho de las intenciones y posibilidades del Puma.

Ford Puma ST: todo delante

Su conducción se basa en apuntar, girar, entrar y rápidamente acelerar, confiando todo a un tren delantero increíblemente eficaz. En tramos revirados resulta excepcional, por su soberbia eficacia y facilidad de conducción aun con su tacto “radicalmente” deportivo. Los grandes curvones también los traza con una gran estabilidad lineal, propia de un coche más largo de batalla.

El autoblocante, gestionando la motricidad entre ruedas, imprime también mayor direccionalidad al eje delantero, que se ciñe al interior sin brusquedad. Muy pocas veces, y en todo caso sobre firmes bacheados, se transmiten movimientos al volante que vuelva su pilotaje exigente. Siempre consigues ir muy rápido, rapidísimo, sobre raíles y sin percibir amagos de subviraje.

CONSUMOS Ford Puma ST
Consumo en ciudad 7,5 l/100 km
Consumo en carretera 6,1 l/100 km
Consumo medio 6,6 l/100 km

 

Con tanta direccionalidad, el eje trasero pasa a un segundo plano, pero llegado el caso, por exceso de ímpetu, también ayuda a redondear la curva sin ningún atisbo de radicalidad. Todo parece que lo consigue por pura mecánica. Las ayudas que pudieran venir de la electrónica, o están muy bien integradas o, mientras los excelentes neumáticos se mantengan en buenas condiciones, no parecen necesarias. 

Ford Puma ST.
Ford Puma ST.

El ST ofrece tres niveles de actuación del control de estabilidad, uno totalmente permisivo que también está ligado al modo de conducción más extremo “Circuito”. Los distintos modos (además, ECO, Normal y Sport) modifican también la respuesta de la dirección, el acelerador y el escape para convivir con el Puma ST en todos los entornos, pero con esa puesta a punto básica que no se distorsiona nunca (tan solo en Eco se vuelve el acelerador más lento).

ESPACIO Ford Puma ST
Anchura delantera 135 cm
Anchura trasera 126 cm
Altura delantera 94/100 cm
Altura trasera 91 cm
Espacio para piernas 66 cm
Maletero 370 + 55 litros

 

Ford Puma ST: superboost

El motor es otra fuente de fortísimas sensaciones deportivas, y no solo por sus 200 CV. El 1.5 Ecoboost parece tener un giro con menos “arritmias” que otros tricilíndricos. Se siente y suena de maravilla, no solo de escape rateando en fuertes reducciones, también con el turbo dejándose oír cuando libera presión.  Su respuesta sigue la tónica de “hiperactividad” del chasis del ST.

Desde sus primeros giros empuja con fuerza y rabia y ofrece una aceleración a medio régimen explosiva y muy lineal en todo su rango de giro, que acaba en las 6.500 rpm. Con el cambio forma un conjunto de sensaciones y resultados extraordinario. En cualquier trazado tortuoso siempre encuentras una respuesta fantástica sin necesidad de acertar en la marcha. No sientes que sea un coche para viajar " en linea recta", pero incluso la 6ª se muestra razonablemente rutera para circular a 120 km/h con el cuentavueltas estabilizado por debajo de las 3.000 rpm.

Además, el 1.5 Ecoboost puede llegar a desconectar un cilindro en fases favorables para mantener los consumos a raya. En definitiva, el Puma ST es un deportivo espectacular, y por su formato SUV su credibilidad no es menor.

 

Ford Puma ST

Galería relacionada

Ford Puma ST: probamos a fondo el nuevo SUV

Archivado en:

Ford Evos 2021, el sustituto SUV del Mondeo

Relacionado

Ford Evos 2021: presentado el nuevo SUV que sustituirá al Mondeo

El Ford Mustang, de récord en récord de ventas.

Relacionado

¿Por qué el Ford Mustang es el coche deportivo más vendido en todo el mundo?