Contacto: Opel Vectra 2002

Opel inaugura este 2002 con la tercera generación del Vectra, un modelo que se nos presenta como el más “americano" de la marca alemana. No en vano General Motors es propietaria del fabricante europeo y, aunque el diseño ha salido de los centros creativos europeos, éstos no han podido ignorar la influencia de la casa-madre.

vectra02_7g.jpg
vectra02_7g.jpg

Esta semana la marca alemana Opel ha presentado a la prensa internacional la tercera generación del Opel Vectra, uno de sus modelos más vendidos (de la anterior versión se pusieron en la calle 4,5 millones de unidades) hasta el momento y del que se espera que, al menos, mantenga la exitosa trayectoria de las versiones que le anteceden. Para ello, Opel ha invertido unos 1.000 millones de euros y ha puesto a todo su equipo de ingenieros y creadores a pensar con el fin de obtener un Vectra totalmente nuevo, pero que no pierda el carácter que tan popular ha hecho a las anteriores versiones. Por el momento, el Vectra que saldrá a la venta en mayo contará con una gama de cuatro motores: dos de gasolina, el 1.8 de 122 CV y el 2.2 de 147 CV; y dos Diesel, el 2.0 DTI de 100 CV y el 2.2 DTI de 125 CV. El propulsor 3.2 de 211 CV, la única novedad en esta área, no llegará hasta el verano y sólo se ofrecerá en el Vectra GTS. Los datos de prestaciones de los que disponemos son los oficiales y en principio se ajustan a lo esperado (están reflejados en la ficha técnica). La sensación al volante de las dos versiones más potentes que ya están disponibles es buena, aunque no espectacular. Se trata de mecánicas que cuentan como puntos a su favor con un amplio espectro en cuanto a la entrega de potencia. Las reacciones no son muy rápidas y llegar a la zona alta del velocímetro cuesta un poco, pero las prestaciones en general no son malas. Con el cambio automático y la función de “kick down" esto no sucede tanto, pero éste se cobra su potencia correspondiente, como casi todos los cambios automáticos. Las cuatro motorizaciones disponibles cuentan con el apoyo de una caja de cambio manual de cinco velocidades. Las dos versiones más potentes también se ofrecen con la opción de equipar el automático, que puede utilizarse bien como un cambio automático clásico o como uno secuencial, gracias a la función Active Select. Esta nueva caja aún es susceptible de mejorar. En cuanto a la manual, hay un salto cualitativo importante co respecto a la anterior y lo único que llama la atención es que el recorrido de la palanca es demasiado “cuadriculado", por lo que se siente muy mecánico. Por lo pronto, para otoño, Opel ha adelantado que estará disponible la caja de cambios con variador continuo CVTronic. Esta semana la marca alemana Opel ha presentado a la prensa internacional la tercera generación del Opel Vectra, uno de sus modelos más vendidos (de la anterior versión se pusieron en la calle 4,5 millones de unidades) hasta el momento y del que se espera que, al menos, mantenga la exitosa trayectoria de las versiones que le anteceden. Para ello, Opel ha invertido unos 1.000 millones de euros y ha puesto a todo su equipo de ingenieros y creadores a pensar con el fin de obtener un Vectra totalmente nuevo, pero que no pierda el carácter que tan popular ha hecho a las anteriores versiones. Por el momento, el Vectra que saldrá a la venta en mayo contará con una gama de cuatro motores: dos de gasolina, el 1.8 de 122 CV y el 2.2 de 147 CV; y dos Diesel, el 2.0 DTI de 100 CV y el 2.2 DTI de 125 CV. El propulsor 3.2 de 211 CV, la única novedad en esta área, no llegará hasta el verano y sólo se ofrecerá en el Vectra GTS. Los datos de prestaciones de los que disponemos son los oficiales y en principio se ajustan a lo esperado (están reflejados en la ficha técnica). La sensación al volante de las dos versiones más potentes que ya están disponibles es buena, aunque no espectacular. Se trata de mecánicas que cuentan como puntos a su favor con un amplio espectro en cuanto a la entrega de potencia. Las reacciones no son muy rápidas y llegar a la zona alta del velocímetro cuesta un poco, pero las prestaciones en general no son malas. Con el cambio automático y la función de “kick down" esto no sucede tanto, pero éste se cobra su potencia correspondiente, como casi todos los cambios automáticos. Las cuatro motorizaciones disponibles cuentan con el apoyo de una caja de cambio manual de cinco velocidades. Las dos versiones más potentes también se ofrecen con la opción de equipar el automático, que puede utilizarse bien como un cambio automático clásico o como uno secuencial, gracias a la función Active Select. Esta nueva caja aún es susceptible de mejorar. En cuanto a la manual, hay un salto cualitativo importante co respecto a la anterior y lo único que llama la atención es que el recorrido de la palanca es demasiado “cuadriculado", por lo que se siente muy mecánico. Por lo pronto, para otoño, Opel ha adelantado que estará disponible la caja de cambios con variador continuo CVTronic. Esta semana la marca alemana Opel ha presentado a la prensa internacional la tercera generación del Opel Vectra, uno de sus modelos más vendidos (de la anterior versión se pusieron en la calle 4,5 millones de unidades) hasta el momento y del que se espera que, al menos, mantenga la exitosa trayectoria de las versiones que le anteceden. Para ello, Opel ha invertido unos 1.000 millones de euros y ha puesto a todo su equipo de ingenieros y creadores a pensar con el fin de obtener un Vectra totalmente nuevo, pero que no pierda el carácter que tan popular ha hecho a las anteriores versiones. Por el momento, el Vectra que saldrá a la venta en mayo contará con una gama de cuatro motores: dos de gasolina, el 1.8 de 122 CV y el 2.2 de 147 CV; y dos Diesel, el 2.0 DTI de 100 CV y el 2.2 DTI de 125 CV. El propulsor 3.2 de 211 CV, la única novedad en esta área, no llegará hasta el verano y sólo se ofrecerá en el Vectra GTS. Los datos de prestaciones de los que disponemos son los oficiales y en principio se ajustan a lo esperado (están reflejados en la ficha técnica). La sensación al volante de las dos versiones más potentes que ya están disponibles es buena, aunque no espectacular. Se trata de mecánicas que cuentan como puntos a su favor con un amplio espectro en cuanto a la entrega de potencia. Las reacciones no son muy rápidas y llegar a la zona alta del velocímetro cuesta un poco, pero las prestaciones en general no son malas. Con el cambio automático y la función de “kick down" esto no sucede tanto, pero éste se cobra su potencia correspondiente, como casi todos los cambios automáticos. Las cuatro motorizaciones disponibles cuentan con el apoyo de una caja de cambio manual de cinco velocidades. Las dos versiones más potentes también se ofrecen con la opción de equipar el automático, que puede utilizarse bien como un cambio automático clásico o como uno secuencial, gracias a la función Active Select. Esta nueva caja aún es susceptible de mejorar. En cuanto a la manual, hay un salto cualitativo importante co respecto a la anterior y lo único que llama la atención es que el recorrido de la palanca es demasiado “cuadriculado", por lo que se siente muy mecánico. Por lo pronto, para otoño, Opel ha adelantado que estará disponible la caja de cambios con variador continuo CVTronic. Esta semana la marca alemana Opel ha presentado a la prensa internacional la tercera generación del Opel Vectra, uno de sus modelos más vendidos (de la anterior versión se pusieron en la calle 4,5 millones de unidades) hasta el momento y del que se espera que, al menos, mantenga la exitosa trayectoria de las versiones que le anteceden. Para ello, Opel ha invertido unos 1.000 millones de euros y ha puesto a todo su equipo de ingenieros y creadores a pensar con el fin de obtener un Vectra totalmente nuevo, pero que no pierda el carácter que tan popular ha hecho a las anteriores versiones. Por el momento, el Vectra que saldrá a la venta en mayo contará con una gama de cuatro motores: dos de gasolina, el 1.8 de 122 CV y el 2.2 de 147 CV; y dos Diesel, el 2.0 DTI de 100 CV y el 2.2 DTI de 125 CV. El propulsor 3.2 de 211 CV, la única novedad en esta área, no llegará hasta el verano y sólo se ofrecerá en el Vectra GTS. Los datos de prestaciones de los que disponemos son los oficiales y en principio se ajustan a lo esperado (están reflejados en la ficha técnica). La sensación al volante de las dos versiones más potentes que ya están disponibles es buena, aunque no espectacular. Se trata de mecánicas que cuentan como puntos a su favor con un amplio espectro en cuanto a la entrega de potencia. Las reacciones no son muy rápidas y llegar a la zona alta del velocímetro cuesta un poco, pero las prestaciones en general no son malas. Con el cambio automático y la función de “kick down" esto no sucede tanto, pero éste se cobra su potencia correspondiente, como casi todos los cambios automáticos. Las cuatro motorizaciones disponibles cuentan con el apoyo de una caja de cambio manual de cinco velocidades. Las dos versiones más potentes también se ofrecen con la opción de equipar el automático, que puede utilizarse bien como un cambio automático clásico o como uno secuencial, gracias a la función Active Select. Esta nueva caja aún es susceptible de mejorar. En cuanto a la manual, hay un salto cualitativo importante co respecto a la anterior y lo único que llama la atención es que el recorrido de la palanca es demasiado “cuadriculado", por lo que se siente muy mecánico. Por lo pronto, para otoño, Opel ha adelantado que estará disponible la caja de cambios con variador continuo CVTronic. Esta semana la marca alemana Opel ha presentado a la prensa internacional la tercera generación del Opel Vectra, uno de sus modelos más vendidos (de la anterior versión se pusieron en la calle 4,5 millones de unidades) hasta el momento y del que se espera que, al menos, mantenga la exitosa trayectoria de las versiones que le anteceden. Para ello, Opel ha invertido unos 1.000 millones de euros y ha puesto a todo su equipo de ingenieros y creadores a pensar con el fin de obtener un Vectra totalmente nuevo, pero que no pierda el carácter que tan popular ha hecho a las anteriores versiones. Por el momento, el Vectra que saldrá a la venta en mayo contará con una gama de cuatro motores: dos de gasolina, el 1.8 de 122 CV y el 2.2 de 147 CV; y dos Diesel, el 2.0 DTI de 100 CV y el 2.2 DTI de 125 CV. El propulsor 3.2 de 211 CV, la única novedad en esta área, no llegará hasta el verano y sólo se ofrecerá en el Vectra GTS. Los datos de prestaciones de los que disponemos son los oficiales y en principio se ajustan a lo esperado (están reflejados en la ficha técnica). La sensación al volante de las dos versiones más potentes que ya están disponibles es buena, aunque no espectacular. Se trata de mecánicas que cuentan como puntos a su favor con un amplio espectro en cuanto a la entrega de potencia. Las reacciones no son muy rápidas y llegar a la zona alta del velocímetro cuesta un poco, pero las prestaciones en general no son malas. Con el cambio automático y la función de “kick down" esto no sucede tanto, pero éste se cobra su potencia correspondiente, como casi todos los cambios automáticos. Las cuatro motorizaciones disponibles cuentan con el apoyo de una caja de cambio manual de cinco velocidades. Las dos versiones más potentes también se ofrecen con la opción de equipar el automático, que puede utilizarse bien como un cambio automático clásico o como uno secuencial, gracias a la función Active Select. Esta nueva caja aún es susceptible de mejorar. En cuanto a la manual, hay un salto cualitativo importante co respecto a la anterior y lo único que llama la atención es que el recorrido de la palanca es demasiado “cuadriculado", por lo que se siente muy mecánico. Por lo pronto, para otoño, Opel ha adelantado que estará disponible la caja de cambios con variador continuo CVTronic. Esta semana la marca alemana Opel ha presentado a la prensa internacional la tercera generación del Opel Vectra, uno de sus modelos más vendidos (de la anterior versión se pusieron en la calle 4,5 millones de unidades) hasta el momento y del que se espera que, al menos, mantenga la exitosa trayectoria de las versiones que le anteceden. Para ello, Opel ha invertido unos 1.000 millones de euros y ha puesto a todo su equipo de ingenieros y creadores a pensar con el fin de obtener un Vectra totalmente nuevo, pero que no pierda el carácter que tan popular ha hecho a las anteriores versiones. Por el momento, el Vectra que saldrá a la venta en mayo contará con una gama de cuatro motores: dos de gasolina, el 1.8 de 122 CV y el 2.2 de 147 CV; y dos Diesel, el 2.0 DTI de 100 CV y el 2.2 DTI de 125 CV. El propulsor 3.2 de 211 CV, la única novedad en esta área, no llegará hasta el verano y sólo se ofrecerá en el Vectra GTS. Los datos de prestaciones de los que disponemos son los oficiales y en principio se ajustan a lo esperado (están reflejados en la ficha técnica). La sensación al volante de las dos versiones más potentes que ya están disponibles es buena, aunque no espectacular. Se trata de mecánicas que cuentan como puntos a su favor con un amplio espectro en cuanto a la entrega de potencia. Las reacciones no son muy rápidas y llegar a la zona alta del velocímetro cuesta un poco, pero las prestaciones en general no son malas. Con el cambio automático y la función de “kick down" esto no sucede tanto, pero éste se cobra su potencia correspondiente, como casi todos los cambios automáticos. Las cuatro motorizaciones disponibles cuentan con el apoyo de una caja de cambio manual de cinco velocidades. Las dos versiones más potentes también se ofrecen con la opción de equipar el automático, que puede utilizarse bien como un cambio automático clásico o como uno secuencial, gracias a la función Active Select. Esta nueva caja aún es susceptible de mejorar. En cuanto a la manual, hay un salto cualitativo importante co respecto a la anterior y lo único que llama la atención es que el recorrido de la palanca es demasiado “cuadriculado", por lo que se siente muy mecánico. Por lo pronto, para otoño, Opel ha adelantado que estará disponible la caja de cambios con variador continuo CVTronic. Esta semana la marca alemana Opel ha presentado a la prensa internacional la tercera generación del Opel Vectra, uno de sus modelos más vendidos (de la anterior versión se pusieron en la calle 4,5 millones de unidades) hasta el momento y del que se espera que, al menos, mantenga la exitosa trayectoria de las versiones que le anteceden. Para ello, Opel ha invertido unos 1.000 millones de euros y ha puesto a todo su equipo de ingenieros y creadores a pensar con el fin de obtener un Vectra totalmente nuevo, pero que no pierda el carácter que tan popular ha hecho a las anteriores versiones. Por el momento, el Vectra que saldrá a la venta en mayo contará con una gama de cuatro motores: dos de gasolina, el 1.8 de 122 CV y el 2.2 de 147 CV; y dos Diesel, el 2.0 DTI de 100 CV y el 2.2 DTI de 125 CV. El propulsor 3.2 de 211 CV, la única novedad en esta área, no llegará hasta el verano y sólo se ofrecerá en el Vectra GTS. Los datos de prestaciones de los que disponemos son los oficiales y en principio se ajustan a lo esperado (están reflejados en la ficha técnica). La sensación al volante de las dos versiones más potentes que ya están disponibles es buena, aunque no espectacular. Se trata de mecánicas que cuentan como puntos a su favor con un amplio espectro en cuanto a la entrega de potencia. Las reacciones no son muy rápidas y llegar a la zona alta del velocímetro cuesta un poco, pero las prestaciones en general no son malas. Con el cambio automático y la función de “kick down" esto no sucede tanto, pero éste se cobra su potencia correspondiente, como casi todos los cambios automáticos. Las cuatro motorizaciones disponibles cuentan con el apoyo de una caja de cambio manual de cinco velocidades. Las dos versiones más potentes también se ofrecen con la opción de equipar el automático, que puede utilizarse bien como un cambio automático clásico o como uno secuencial, gracias a la función Active Select. Esta nueva caja aún es susceptible de mejorar. En cuanto a la manual, hay un salto cualitativo importante co respecto a la anterior y lo único que llama la atención es que el recorrido de la palanca es demasiado “cuadriculado", por lo que se siente muy mecánico. Por lo pronto, para otoño, Opel ha adelantado que estará disponible la caja de cambios con variador continuo CVTronic. Esta semana la marca alemana Opel ha presentado a la prensa internacional la tercera generación del Opel Vectra, uno de sus modelos más vendidos (de la anterior versión se pusieron en la calle 4,5 millones de unidades) hasta el momento y del que se espera que, al menos, mantenga la exitosa trayectoria de las versiones que le anteceden. Para ello, Opel ha invertido unos 1.000 millones de euros y ha puesto a todo su equipo de ingenieros y creadores a pensar con el fin de obtener un Vectra totalmente nuevo, pero que no pierda el carácter que tan popular ha hecho a las anteriores versiones. Por el momento, el Vectra que saldrá a la venta en mayo contará con una gama de cuatro motores: dos de gasolina, el 1.8 de 122 CV y el 2.2 de 147 CV; y dos Diesel, el 2.0 DTI de 100 CV y el 2.2 DTI de 125 CV. El propulsor 3.2 de 211 CV, la única novedad en esta área, no llegará hasta el verano y sólo se ofrecerá en el Vectra GTS. Los datos de prestaciones de los que disponemos son los oficiales y en principio se ajustan a lo esperado (están reflejados en la ficha técnica). La sensación al volante de las dos versiones más potentes que ya están disponibles es buena, aunque no espectacular. Se trata de mecánicas que cuentan como puntos a su favor con un amplio espectro en cuanto a la entrega de potencia. Las reacciones no son muy rápidas y llegar a la zona alta del velocímetro cuesta un poco, pero las prestaciones en general no son malas. Con el cambio automático y la función de “kick down" esto no sucede tanto, pero éste se cobra su potencia correspondiente, como casi todos los cambios automáticos. Las cuatro motorizaciones disponibles cuentan con el apoyo de una caja de cambio manual de cinco velocidades. Las dos versiones más potentes también se ofrecen con la opción de equipar el automático, que puede utilizarse bien como un cambio automático clásico o como uno secuencial, gracias a la función Active Select. Esta nueva caja aún es susceptible de mejorar. En cuanto a la manual, hay un salto cualitativo importante co respecto a la anterior y lo único que llama la atención es que el recorrido de la palanca es demasiado “cuadriculado", por lo que se siente muy mecánico. Por lo pronto, para otoño, Opel ha adelantado que estará disponible la caja de cambios con variador continuo CVTronic. Esta semana la marca alemana Opel ha presentado a la prensa internacional la tercera generación del Opel Vectra, uno de sus modelos más vendidos (de la anterior versión se pusieron en la calle 4,5 millones de unidades) hasta el momento y del que se espera que, al menos, mantenga la exitosa trayectoria de las versiones que le anteceden. Para ello, Opel ha invertido unos 1.000 millones de euros y ha puesto a todo su equipo de ingenieros y creadores a pensar con el fin de obtener un Vectra totalmente nuevo, pero que no pierda el carácter que tan popular ha hecho a las anteriores versiones. Por el momento, el Vectra que saldrá a la venta en mayo contará con una gama de cuatro motores: dos de gasolina, el 1.8 de 122 CV y el 2.2 de 147 CV; y dos Diesel, el 2.0 DTI de 100 CV y el 2.2 DTI de 125 CV. El propulsor 3.2 de 211 CV, la única novedad en esta área, no llegará hasta el verano y sólo se ofrecerá en el Vectra GTS. Los datos de prestaciones de los que disponemos son los oficiales y en principio se ajustan a lo esperado (están reflejados en la ficha técnica). La sensación al volante de las dos versiones más potentes que ya están disponibles es buena, aunque no espectacular. Se trata de mecánicas que cuentan como puntos a su favor con un amplio espectro en cuanto a la entrega de potencia. Las reacciones no son muy rápidas y llegar a la zona alta del velocímetro cuesta un poco, pero las prestaciones en general no son malas. Con el cambio automático y la función de “kick down" esto no sucede tanto, pero éste se cobra su potencia correspondiente, como casi todos los cambios automáticos. Las cuatro motorizaciones disponibles cuentan con el apoyo de una caja de cambio manual de cinco velocidades. Las dos versiones más potentes también se ofrecen con la opción de equipar el automático, que puede utilizarse bien como un cambio automático clásico o como uno secuencial, gracias a la función Active Select. Esta nueva caja aún es susceptible de mejorar. En cuanto a la manual, hay un salto cualitativo importante co respecto a la anterior y lo único que llama la atención es que el recorrido de la palanca es demasiado “cuadriculado", por lo que se siente muy mecánico. Por lo pronto, para otoño, Opel ha adelantado que estará disponible la caja de cambios con variador continuo CVTronic. Esta semana la marca alemana Opel ha presentado a la prensa internacional la tercera generación del Opel Vectra, uno de sus modelos más vendidos (de la anterior versión se pusieron en la calle 4,5 millones de unidades) hasta el momento y del que se espera que, al menos, mantenga la exitosa trayectoria de las versiones que le anteceden. Para ello, Opel ha invertido unos 1.000 millones de euros y ha puesto a todo su equipo de ingenieros y creadores a pensar con el fin de obtener un Vectra totalmente nuevo, pero que no pierda el carácter que tan popular ha hecho a las anteriores versiones. Por el momento, el Vectra que saldrá a la venta en mayo contará con una gama de cuatro motores: dos de gasolina, el 1.8 de 122 CV y el 2.2 de 147 CV; y dos Diesel, el 2.0 DTI de 100 CV y el 2.2 DTI de 125 CV. El propulsor 3.2 de 211 CV, la única novedad en esta área, no llegará hasta el verano y sólo se ofrecerá en el Vectra GTS. Los datos de prestaciones de los que disponemos son los oficiales y en principio se ajustan a lo esperado (están reflejados en la ficha técnica). La sensación al volante de las dos versiones más potentes que ya están disponibles es buena, aunque no espectacular. Se trata de mecánicas que cuentan como puntos a su favor con un amplio espectro en cuanto a la entrega de potencia. Las reacciones no son muy rápidas y llegar a la zona alta del velocímetro cuesta un poco, pero las prestaciones en general no son malas. Con el cambio automático y la función de “kick down" esto no sucede tanto, pero éste se cobra su potencia correspondiente, como casi todos los cambios automáticos. Las cuatro motorizaciones disponibles cuentan con el apoyo de una caja de cambio manual de cinco velocidades. Las dos versiones más potentes también se ofrecen con la opción de equipar el automático, que puede utilizarse bien como un cambio automático clásico o como uno secuencial, gracias a la función Active Select. Esta nueva caja aún es susceptible de mejorar. En cuanto a la manual, hay un salto cualitativo importante co respecto a la anterior y lo único que llama la atención es que el recorrido de la palanca es demasiado “cuadriculado", por lo que se siente muy mecánico. Por lo pronto, para otoño, Opel ha adelantado que estará disponible la caja de cambios con variador continuo CVTronic.