Renault Clio 2.0 RS

Seguro que has visto a Fernando Alonso ganar su segundo título del mundo. Y seguro que alguna vez has pensado qué se siente al conducir su monoplaza. Bueno, es muy probable que nunca tengas la oportunidad de experimentarlo en carne propia. Pero no te desanimes, Renault te ofrece un pedazo de Fórmula 1 con aspecto de coche de calle. Se trata del Clio 2.0 Sport, un coche de los que ya quedan pocos.
-
Renault Clio 2.0 RS
Renault Clio 2.0 RS

Es difícil encontrar coches del segmento de los utilitarios que puedan rivalizar con el Renault Clio 2.0 RS. Desde luego, ninguno iguala su poderío mecánico, aunque hemos encontrado unos pocos que pueden rivalizar por deportividad y comportamiento.
Uno de ellos es el Ford Fiesta Coupé ST, un coche que, con 150 CV, ofrece un interesante nivel de prestaciones y es una alternativa barata para los que quieran llevar un coche con carácter y no puedan pagarse el Clio.
Frente al Clio, el Fiesta sólo puede competir ofreciendo mayor confort en carretera y un grado de utilización más alto. Es, por así decirlo, más civilizado.

Posiblemente, el único rival digno de tal nombre que tiene el Clio sea el Ibiza 1.8 T Cupra, en su impresionante versión de 180 CV.
Con semejante corazón, el Ibiza se codea sin apuros con el Clio, aunque el coche francés tiene un punto más de pegada. Además, el chasis del Seat siempre ha sido uno de los mejores de la categoría, aunque hay que reconocer que ya está un poco anticuado. Aun así, en carretera es un enemigo considerable.
Donde ya no aguanta la comparación el Ibiza es en cuestión de diseño y calidades. Mucho más moderno, el Clio, que también es más grande, se lleva la palma. Por un precio equivalente, el coche de Renault parece mejor inversión.

Utilizando el mismo bastidor que emplea el Ibiza, el Polo GTI es otra alternativa de deportividad y estilo "rácing", aunque, claro, sus 150 CV no hacen sombra al potencial del Clio.
Se mueve casi tan bien como el Ibiza, aunque está pensado para ser un poco más confortable. Frente al Clio, aporta facilidad de conducción y estilo deportivo. Sin embargo, también resulta caro y algo anticuado en la comparación.

Es difícil encontrar coches del segmento de los utilitarios que puedan rivalizar con el Renault Clio 2.0 RS. Desde luego, ninguno iguala su poderío mecánico, aunque hemos encontrado unos pocos que pueden rivalizar por deportividad y comportamiento.
Uno de ellos es el Ford Fiesta Coupé ST, un coche que, con 150 CV, ofrece un interesante nivel de prestaciones y es una alternativa barata para los que quieran llevar un coche con carácter y no puedan pagarse el Clio.
Frente al Clio, el Fiesta sólo puede competir ofreciendo mayor confort en carretera y un grado de utilización más alto. Es, por así decirlo, más civilizado.

Posiblemente, el único rival digno de tal nombre que tiene el Clio sea el Ibiza 1.8 T Cupra, en su impresionante versión de 180 CV.
Con semejante corazón, el Ibiza se codea sin apuros con el Clio, aunque el coche francés tiene un punto más de pegada. Además, el chasis del Seat siempre ha sido uno de los mejores de la categoría, aunque hay que reconocer que ya está un poco anticuado. Aun así, en carretera es un enemigo considerable.
Donde ya no aguanta la comparación el Ibiza es en cuestión de diseño y calidades. Mucho más moderno, el Clio, que también es más grande, se lleva la palma. Por un precio equivalente, el coche de Renault parece mejor inversión.

Utilizando el mismo bastidor que emplea el Ibiza, el Polo GTI es otra alternativa de deportividad y estilo "rácing", aunque, claro, sus 150 CV no hacen sombra al potencial del Clio.
Se mueve casi tan bien como el Ibiza, aunque está pensado para ser un poco más confortable. Frente al Clio, aporta facilidad de conducción y estilo deportivo. Sin embargo, también resulta caro y algo anticuado en la comparación.

Es difícil encontrar coches del segmento de los utilitarios que puedan rivalizar con el Renault Clio 2.0 RS. Desde luego, ninguno iguala su poderío mecánico, aunque hemos encontrado unos pocos que pueden rivalizar por deportividad y comportamiento.
Uno de ellos es el Ford Fiesta Coupé ST, un coche que, con 150 CV, ofrece un interesante nivel de prestaciones y es una alternativa barata para los que quieran llevar un coche con carácter y no puedan pagarse el Clio.
Frente al Clio, el Fiesta sólo puede competir ofreciendo mayor confort en carretera y un grado de utilización más alto. Es, por así decirlo, más civilizado.

Posiblemente, el único rival digno de tal nombre que tiene el Clio sea el Ibiza 1.8 T Cupra, en su impresionante versión de 180 CV.
Con semejante corazón, el Ibiza se codea sin apuros con el Clio, aunque el coche francés tiene un punto más de pegada. Además, el chasis del Seat siempre ha sido uno de los mejores de la categoría, aunque hay que reconocer que ya está un poco anticuado. Aun así, en carretera es un enemigo considerable.
Donde ya no aguanta la comparación el Ibiza es en cuestión de diseño y calidades. Mucho más moderno, el Clio, que también es más grande, se lleva la palma. Por un precio equivalente, el coche de Renault parece mejor inversión.

Utilizando el mismo bastidor que emplea el Ibiza, el Polo GTI es otra alternativa de deportividad y estilo "rácing", aunque, claro, sus 150 CV no hacen sombra al potencial del Clio.
Se mueve casi tan bien como el Ibiza, aunque está pensado para ser un poco más confortable. Frente al Clio, aporta facilidad de conducción y estilo deportivo. Sin embargo, también resulta caro y algo anticuado en la comparación.

Es difícil encontrar coches del segmento de los utilitarios que puedan rivalizar con el Renault Clio 2.0 RS. Desde luego, ninguno iguala su poderío mecánico, aunque hemos encontrado unos pocos que pueden rivalizar por deportividad y comportamiento.
Uno de ellos es el Ford Fiesta Coupé ST, un coche que, con 150 CV, ofrece un interesante nivel de prestaciones y es una alternativa barata para los que quieran llevar un coche con carácter y no puedan pagarse el Clio.
Frente al Clio, el Fiesta sólo puede competir ofreciendo mayor confort en carretera y un grado de utilización más alto. Es, por así decirlo, más civilizado.

Posiblemente, el único rival digno de tal nombre que tiene el Clio sea el Ibiza 1.8 T Cupra, en su impresionante versión de 180 CV.
Con semejante corazón, el Ibiza se codea sin apuros con el Clio, aunque el coche francés tiene un punto más de pegada. Además, el chasis del Seat siempre ha sido uno de los mejores de la categoría, aunque hay que reconocer que ya está un poco anticuado. Aun así, en carretera es un enemigo considerable.
Donde ya no aguanta la comparación el Ibiza es en cuestión de diseño y calidades. Mucho más moderno, el Clio, que también es más grande, se lleva la palma. Por un precio equivalente, el coche de Renault parece mejor inversión.

Utilizando el mismo bastidor que emplea el Ibiza, el Polo GTI es otra alternativa de deportividad y estilo "rácing", aunque, claro, sus 150 CV no hacen sombra al potencial del Clio.
Se mueve casi tan bien como el Ibiza, aunque está pensado para ser un poco más confortable. Frente al Clio, aporta facilidad de conducción y estilo deportivo. Sin embargo, también resulta caro y algo anticuado en la comparación.

Galería relacionada

Renault Clio Sport 2.0

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...