Range Rover Evoque 2016, todavía con más argumentos

Land Rover aprovecha la introducción de los eficientes diésel Ingenium para realizar mejoras significativas en su modelo más exitoso de los últimos tiempos, el Range Rover Evoque. Cambios dinámicos y estéticos que le añaden valor a este “objeto de deseo”.
Alicia Fernández.

Twitter: @aliciautopista -

Range Rover Evoque 2016, todavía con más argumentos
Range Rover Evoque 2016, todavía con más argumentos

Las 450.000 unidades vendidas a nivel mundial hasta julio, desde su lanzamiento en 2011, son la principal carta de presentación del Range Rover Evoque. Cuatro años después, en parte también obligado por la legislación Euro6, toca renovarse. Pero Land Rover no se ha limitado a la introducción de los nuevos motores diésel Ingenium ya conocidos en otros modelos del fabricante. Se acompaña de cambios estéticos -los menos-, dinámicos -relacionados con la importante reducción de peso de los motores-, la introducción de nuevas ayudas al conductor y de equipamiento.

Exteriormente los cambios estéticos son mínimos, más propios del juego de las “cinco diferencias”. Y es que si un producto funciona, para qué cambiarlo, comentan desde la marca británica. Reconocible por su aspecto musculoso y aerodinámico, con nuevo paragolpes que muestra tomas de aire laterales de mayor tamaño y nuevos led antiniebla que se sitúan sobre ellas. Estrena nuevos faros delanteros adaptativos tipo led, el primero en los modelos Jaguar Land Rover en hacerlo. Detrás también estrena grupos ópticos con una apariencia más elegante.

Range Rover Evoque 2016

Por dentro, se vuelve más sofisticado con la introducción de numerosos detalles en piel acolchada en el revestimiento de las puertas y en el salpicadero, que se combinan con nuevos colores interiores. Nuevos asientos, ahora se puede optar por dos diseños diferentes, uno con ajuste manual en seis movimientos y el Premium con función memoria y ajuste lumbar y refuerzos laterales ajustables. Como en el primigenio, una de las grandes bazas del Evoque es su ergonomía y su excepcionalmente cómodo puesto de conducción, sea cual sea tu tamaño, enseguida encontrarás la postura de conducción adecuada.

Pero la gran novedad del Evoque reside en el apartado mecánico. No tanto en el motor de gasolina que sigue siendo el 2.0 Si4 de 240 CV como en los de gasóleo. Dos versiones del motor diésel 2.0 turboalimentado Ingenium de cuatro cilindros, ya incorporado en otros modelos de la gama como XE y XF, adaptados eso sí a la posición trasversal, de hecho este propulsor estrena el 20 por ciento de las piezas. Mismo bloque de aluminio, que supone un importante ahorro de peso, entre 20 y 30 kg, que llega con dos potencias, 180 y 150 CV  ambos con stop/start. Para conseguir cumplir la normativa Euro6 en partículas NOX utiliza aditivo AdBlue, 15 litros, nos aseguran que suficiente para no tener que cargarlo entre intervalos de mantenimiento, que por cierto ahora son más extensos, pudiendo llegar de los 26.000 actuales a los 34.000 kilómetros.

Range Rover Evoque 2016

En marcha

Aunque hemos conducido ambos motores, nos vamos a centrar en la versión eD4 el de 150 CV combinado con tracción 4x2 y con el cambio manual de seis marchas. Se trata de la más eficiente de toda la gama del fabricante (primera versión E-Capability, con la insignia en color azul para subrayar que se trata de uno de los modelos más eficientes de la gama), anuncia un consumo homologado de 4,1 litros a los 100 km y unas emisiones de 109 g/km. Bien en carretera, muy suave, con una buena respuesta y donde se muestra muy ágil, también en parte gracias a los ajustes de la suspensión, tanto delantera como trasera adecuadas a la reducción de peso de los motores. Buenas sensaciones. El cambio manual es correcto, sin más. Algo duro en ocasiones, no hay color con el automático ZF de 9 marchas. Merece la pena el esfuerzo de optar por este último (2.500 euros). Pero es fuera de asfalto donde el Evoque recuerda que es un Range Rover. Incluso en la versión 4x2, es capaz de llegar donde otros rivales no llegarían de lejos. Su comportamiento es excelente en terrenos abruptos y con baja adherencia. Ángulos de ataque mínimos 22º, ventral 22 y salida 33 unido a una profundidad de vadeo de 500 milímteros, que superamos levemente en nuestra prueba sin consecuencias aparentes.

Por otro lado, el Land Rover Evoque de 2016 estrena apertura de maletero manos libres. De forma que con un movimiento en forma de patada del pue podrás abrirlo, sin necesidad de pulsar ningún botón. Este tipo de apertura es muy cómoda pero necesitas un poco de entrenamiento para saber dónde se encuentran los sensores.

Range Rover Evoque 2016

La gama

En Diesel, las versiones 4x2 se asocian sólo al motor eD4 de 150 CV, tanto en carrocería coupé como 5 puertas, con cambio manual, se ofrecen desde 35.100 euros, que se corresponde al cavado Pure. Con cambio manual en tracción total, la gama parte de los 38.400 euros, en el caso de las versiones con motor 150 CV, y de los 41.500 en las del 180, éste último también disponible en carrocería coupé. Con el cambio automático ZF de nueve marchas, los precios parten de los 40.900 euros en el caso del 150 CV y de los 44.000 en las versiones con motor de 180. En todos los casos con tracción 4x4. En gasolina, los precios parten de los 46.800 euros del Si4 4x4 Pure, y van hasta los 62.100 del HSE Dynamic en ambas carrocerías.

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...