Peugeot 207 1.6 HDI 90 CV

Teníamos muchas ganas de probar el nuevo Peugeot 207, el coche que sucede al 206, un éxito de ventas durante años y un verdadero referente para la categoría de los utilitarios. En esta nueva etapa, liberados en Peugeot de la presión de hacer un coche de uso urbano (para eso tienen ya el 107), los ingenieros y los diseñadores se han dejado llevar para crear un modelo lleno de virtudes y de buenos argumentos.
-
Peugeot 207 1.6 HDI 90 CV
Peugeot 207 1.6 HDI 90 CV

Construido sobre la misma plataforma que utiliza el 207, el C3 ofrece también un interior apreciable, pero no iguala ni de lejos el comportamiento dinámico del 207.
Lo que sí ofrece el coche de Citroën es una magnífica relación precio-equipamiento, con lo que llega con facilidad al público y pone la versión de 110 CV a un precio similar al del 207 de 90 CV.
Nuestro protagonista se defiende ofreciendo un dinamismo mucho mejor y, sobre todo, mejores acabados, mejor tacto en los mandos y un gran maletero.

En su útlima edición, el veterano Punto ha pasado a llamarse Grande Punto. Y no es de extrañar, porque ha pegado un importante "estirón" que, al igual que le pasa al 207, lo coloca en un tamaño más propio de un compacto.
Con el motor 1.3 JTD de 90 CV, el coche italiano debería plantar cara al francés, pero no lo hace. Sus cifras de prestaciones son inferiores y se nota que el motor es pequeño. A cambio, su comportamiento dinámico resulta excelente, tan importante como el del 207.
La lucha es más cerrada en cuestión de acabados y calidades, porque el Fiat aporta un gran nivel de factura. En habitabilidad, parejos.

El Fiesta, que monta un motor casi idéntico al del 207, todavía no ha recibido la inyección de hormonas que hace crecer a los utilitarios. Su tamaño pertenece a la generación anterior y eso se nota bastante en la habitabilidad.
A cambio, sus prestaciones, apoyadas por unos desarrollos más cortos, son ligeramente mejores y su comportamiento dinámico, muy deportivo, también es equiparable. Además, resulta más barato.

El Clio también ha crecido con respecto a su versión anterior y, la verdad, ha sacado mejor provecho que el 207 de este crecimiento. Tiene más y mejor habitabilidad y da más impresión de espacio disponible. A cambio, sus acabados se han quedado un poco a medio camino y no son tan buenos como los del 207.
Dinámicamente, el motor del Clio es ligeramente inferior al del 207, lo que se deja notar en las prestaciones. En cuanto al comportamiento, están igualados, si bien el 207 nos ha parecido que se mueve con mayor entereza.

Recién renovado, el Ibiza se ha puesto al día estéticamente, pero no ha crecido en tamaño, quizá porque en Seat consideran que ya es bastante grande. Sin embargo, su equipamiento de serie ya no es tan brillante como el de sus renovados rivales.
En cambio, su bastidor sigue siendo uno de los mejores y no se deja amilanar por las cualidades dinámicas del 207. El motor 1.4 TDI no es tan potente como el del 207, pero, por muy poco dinero más, se puede acceder al incombustible TDI de 100 CV, un clásico.

Siempre entre los mejores, el Yaris disfruta de unas prestaciones ligeramente superiores a las del 207, con lo que tiene cierta ventaja en la carretera. A cambio, su comportamiento dinámico no es mejor, como tampoco lo es su maletero.

Construido sobre la misma plataforma que utiliza el 207, el C3 ofrece también un interior apreciable, pero no iguala ni de lejos el comportamiento dinámico del 207.
Lo que sí ofrece el coche de Citroën es una magnífica relación precio-equipamiento, con lo que llega con facilidad al público y pone la versión de 110 CV a un precio similar al del 207 de 90 CV.
Nuestro protagonista se defiende ofreciendo un dinamismo mucho mejor y, sobre todo, mejores acabados, mejor tacto en los mandos y un gran maletero.

En su útlima edición, el veterano Punto ha pasado a llamarse Grande Punto. Y no es de extrañar, porque ha pegado un importante "estirón" que, al igual que le pasa al 207, lo coloca en un tamaño más propio de un compacto.
Con el motor 1.3 JTD de 90 CV, el coche italiano debería plantar cara al francés, pero no lo hace. Sus cifras de prestaciones son inferiores y se nota que el motor es pequeño. A cambio, su comportamiento dinámico resulta excelente, tan importante como el del 207.
La lucha es más cerrada en cuestión de acabados y calidades, porque el Fiat aporta un gran nivel de factura. En habitabilidad, parejos.

El Fiesta, que monta un motor casi idéntico al del 207, todavía no ha recibido la inyección de hormonas que hace crecer a los utilitarios. Su tamaño pertenece a la generación anterior y eso se nota bastante en la habitabilidad.
A cambio, sus prestaciones, apoyadas por unos desarrollos más cortos, son ligeramente mejores y su comportamiento dinámico, muy deportivo, también es equiparable. Además, resulta más barato.

El Clio también ha crecido con respecto a su versión anterior y, la verdad, ha sacado mejor provecho que el 207 de este crecimiento. Tiene más y mejor habitabilidad y da más impresión de espacio disponible. A cambio, sus acabados se han quedado un poco a medio camino y no son tan buenos como los del 207.
Dinámicamente, el motor del Clio es ligeramente inferior al del 207, lo que se deja notar en las prestaciones. En cuanto al comportamiento, están igualados, si bien el 207 nos ha parecido que se mueve con mayor entereza.

Recién renovado, el Ibiza se ha puesto al día estéticamente, pero no ha crecido en tamaño, quizá porque en Seat consideran que ya es bastante grande. Sin embargo, su equipamiento de serie ya no es tan brillante como el de sus renovados rivales.
En cambio, su bastidor sigue siendo uno de los mejores y no se deja amilanar por las cualidades dinámicas del 207. El motor 1.4 TDI no es tan potente como el del 207, pero, por muy poco dinero más, se puede acceder al incombustible TDI de 100 CV, un clásico.

Siempre entre los mejores, el Yaris disfruta de unas prestaciones ligeramente superiores a las del 207, con lo que tiene cierta ventaja en la carretera. A cambio, su comportamiento dinámico no es mejor, como tampoco lo es su maletero.

Construido sobre la misma plataforma que utiliza el 207, el C3 ofrece también un interior apreciable, pero no iguala ni de lejos el comportamiento dinámico del 207.
Lo que sí ofrece el coche de Citroën es una magnífica relación precio-equipamiento, con lo que llega con facilidad al público y pone la versión de 110 CV a un precio similar al del 207 de 90 CV.
Nuestro protagonista se defiende ofreciendo un dinamismo mucho mejor y, sobre todo, mejores acabados, mejor tacto en los mandos y un gran maletero.

En su útlima edición, el veterano Punto ha pasado a llamarse Grande Punto. Y no es de extrañar, porque ha pegado un importante "estirón" que, al igual que le pasa al 207, lo coloca en un tamaño más propio de un compacto.
Con el motor 1.3 JTD de 90 CV, el coche italiano debería plantar cara al francés, pero no lo hace. Sus cifras de prestaciones son inferiores y se nota que el motor es pequeño. A cambio, su comportamiento dinámico resulta excelente, tan importante como el del 207.
La lucha es más cerrada en cuestión de acabados y calidades, porque el Fiat aporta un gran nivel de factura. En habitabilidad, parejos.

El Fiesta, que monta un motor casi idéntico al del 207, todavía no ha recibido la inyección de hormonas que hace crecer a los utilitarios. Su tamaño pertenece a la generación anterior y eso se nota bastante en la habitabilidad.
A cambio, sus prestaciones, apoyadas por unos desarrollos más cortos, son ligeramente mejores y su comportamiento dinámico, muy deportivo, también es equiparable. Además, resulta más barato.

El Clio también ha crecido con respecto a su versión anterior y, la verdad, ha sacado mejor provecho que el 207 de este crecimiento. Tiene más y mejor habitabilidad y da más impresión de espacio disponible. A cambio, sus acabados se han quedado un poco a medio camino y no son tan buenos como los del 207.
Dinámicamente, el motor del Clio es ligeramente inferior al del 207, lo que se deja notar en las prestaciones. En cuanto al comportamiento, están igualados, si bien el 207 nos ha parecido que se mueve con mayor entereza.

Recién renovado, el Ibiza se ha puesto al día estéticamente, pero no ha crecido en tamaño, quizá porque en Seat consideran que ya es bastante grande. Sin embargo, su equipamiento de serie ya no es tan brillante como el de sus renovados rivales.
En cambio, su bastidor sigue siendo uno de los mejores y no se deja amilanar por las cualidades dinámicas del 207. El motor 1.4 TDI no es tan potente como el del 207, pero, por muy poco dinero más, se puede acceder al incombustible TDI de 100 CV, un clásico.

Siempre entre los mejores, el Yaris disfruta de unas prestaciones ligeramente superiores a las del 207, con lo que tiene cierta ventaja en la carretera. A cambio, su comportamiento dinámico no es mejor, como tampoco lo es su maletero.

Construido sobre la misma plataforma que utiliza el 207, el C3 ofrece también un interior apreciable, pero no iguala ni de lejos el comportamiento dinámico del 207.
Lo que sí ofrece el coche de Citroën es una magnífica relación precio-equipamiento, con lo que llega con facilidad al público y pone la versión de 110 CV a un precio similar al del 207 de 90 CV.
Nuestro protagonista se defiende ofreciendo un dinamismo mucho mejor y, sobre todo, mejores acabados, mejor tacto en los mandos y un gran maletero.

En su útlima edición, el veterano Punto ha pasado a llamarse Grande Punto. Y no es de extrañar, porque ha pegado un importante "estirón" que, al igual que le pasa al 207, lo coloca en un tamaño más propio de un compacto.
Con el motor 1.3 JTD de 90 CV, el coche italiano debería plantar cara al francés, pero no lo hace. Sus cifras de prestaciones son inferiores y se nota que el motor es pequeño. A cambio, su comportamiento dinámico resulta excelente, tan importante como el del 207.
La lucha es más cerrada en cuestión de acabados y calidades, porque el Fiat aporta un gran nivel de factura. En habitabilidad, parejos.

El Fiesta, que monta un motor casi idéntico al del 207, todavía no ha recibido la inyección de hormonas que hace crecer a los utilitarios. Su tamaño pertenece a la generación anterior y eso se nota bastante en la habitabilidad.
A cambio, sus prestaciones, apoyadas por unos desarrollos más cortos, son ligeramente mejores y su comportamiento dinámico, muy deportivo, también es equiparable. Además, resulta más barato.

El Clio también ha crecido con respecto a su versión anterior y, la verdad, ha sacado mejor provecho que el 207 de este crecimiento. Tiene más y mejor habitabilidad y da más impresión de espacio disponible. A cambio, sus acabados se han quedado un poco a medio camino y no son tan buenos como los del 207.
Dinámicamente, el motor del Clio es ligeramente inferior al del 207, lo que se deja notar en las prestaciones. En cuanto al comportamiento, están igualados, si bien el 207 nos ha parecido que se mueve con mayor entereza.

Recién renovado, el Ibiza se ha puesto al día estéticamente, pero no ha crecido en tamaño, quizá porque en Seat consideran que ya es bastante grande. Sin embargo, su equipamiento de serie ya no es tan brillante como el de sus renovados rivales.
En cambio, su bastidor sigue siendo uno de los mejores y no se deja amilanar por las cualidades dinámicas del 207. El motor 1.4 TDI no es tan potente como el del 207, pero, por muy poco dinero más, se puede acceder al incombustible TDI de 100 CV, un clásico.

Siempre entre los mejores, el Yaris disfruta de unas prestaciones ligeramente superiores a las del 207, con lo que tiene cierta ventaja en la carretera. A cambio, su comportamiento dinámico no es mejor, como tampoco lo es su maletero.

Construido sobre la misma plataforma que utiliza el 207, el C3 ofrece también un interior apreciable, pero no iguala ni de lejos el comportamiento dinámico del 207.
Lo que sí ofrece el coche de Citroën es una magnífica relación precio-equipamiento, con lo que llega con facilidad al público y pone la versión de 110 CV a un precio similar al del 207 de 90 CV.
Nuestro protagonista se defiende ofreciendo un dinamismo mucho mejor y, sobre todo, mejores acabados, mejor tacto en los mandos y un gran maletero.

En su útlima edición, el veterano Punto ha pasado a llamarse Grande Punto. Y no es de extrañar, porque ha pegado un importante "estirón" que, al igual que le pasa al 207, lo coloca en un tamaño más propio de un compacto.
Con el motor 1.3 JTD de 90 CV, el coche italiano debería plantar cara al francés, pero no lo hace. Sus cifras de prestaciones son inferiores y se nota que el motor es pequeño. A cambio, su comportamiento dinámico resulta excelente, tan importante como el del 207.
La lucha es más cerrada en cuestión de acabados y calidades, porque el Fiat aporta un gran nivel de factura. En habitabilidad, parejos.

El Fiesta, que monta un motor casi idéntico al del 207, todavía no ha recibido la inyección de hormonas que hace crecer a los utilitarios. Su tamaño pertenece a la generación anterior y eso se nota bastante en la habitabilidad.
A cambio, sus prestaciones, apoyadas por unos desarrollos más cortos, son ligeramente mejores y su comportamiento dinámico, muy deportivo, también es equiparable. Además, resulta más barato.

El Clio también ha crecido con respecto a su versión anterior y, la verdad, ha sacado mejor provecho que el 207 de este crecimiento. Tiene más y mejor habitabilidad y da más impresión de espacio disponible. A cambio, sus acabados se han quedado un poco a medio camino y no son tan buenos como los del 207.
Dinámicamente, el motor del Clio es ligeramente inferior al del 207, lo que se deja notar en las prestaciones. En cuanto al comportamiento, están igualados, si bien el 207 nos ha parecido que se mueve con mayor entereza.

Recién renovado, el Ibiza se ha puesto al día estéticamente, pero no ha crecido en tamaño, quizá porque en Seat consideran que ya es bastante grande. Sin embargo, su equipamiento de serie ya no es tan brillante como el de sus renovados rivales.
En cambio, su bastidor sigue siendo uno de los mejores y no se deja amilanar por las cualidades dinámicas del 207. El motor 1.4 TDI no es tan potente como el del 207, pero, por muy poco dinero más, se puede acceder al incombustible TDI de 100 CV, un clásico.

Siempre entre los mejores, el Yaris disfruta de unas prestaciones ligeramente superiores a las del 207, con lo que tiene cierta ventaja en la carretera. A cambio, su comportamiento dinámico no es mejor, como tampoco lo es su maletero.

Construido sobre la misma plataforma que utiliza el 207, el C3 ofrece también un interior apreciable, pero no iguala ni de lejos el comportamiento dinámico del 207.
Lo que sí ofrece el coche de Citroën es una magnífica relación precio-equipamiento, con lo que llega con facilidad al público y pone la versión de 110 CV a un precio similar al del 207 de 90 CV.
Nuestro protagonista se defiende ofreciendo un dinamismo mucho mejor y, sobre todo, mejores acabados, mejor tacto en los mandos y un gran maletero.

En su útlima edición, el veterano Punto ha pasado a llamarse Grande Punto. Y no es de extrañar, porque ha pegado un importante "estirón" que, al igual que le pasa al 207, lo coloca en un tamaño más propio de un compacto.
Con el motor 1.3 JTD de 90 CV, el coche italiano debería plantar cara al francés, pero no lo hace. Sus cifras de prestaciones son inferiores y se nota que el motor es pequeño. A cambio, su comportamiento dinámico resulta excelente, tan importante como el del 207.
La lucha es más cerrada en cuestión de acabados y calidades, porque el Fiat aporta un gran nivel de factura. En habitabilidad, parejos.

El Fiesta, que monta un motor casi idéntico al del 207, todavía no ha recibido la inyección de hormonas que hace crecer a los utilitarios. Su tamaño pertenece a la generación anterior y eso se nota bastante en la habitabilidad.
A cambio, sus prestaciones, apoyadas por unos desarrollos más cortos, son ligeramente mejores y su comportamiento dinámico, muy deportivo, también es equiparable. Además, resulta más barato.

El Clio también ha crecido con respecto a su versión anterior y, la verdad, ha sacado mejor provecho que el 207 de este crecimiento. Tiene más y mejor habitabilidad y da más impresión de espacio disponible. A cambio, sus acabados se han quedado un poco a medio camino y no son tan buenos como los del 207.
Dinámicamente, el motor del Clio es ligeramente inferior al del 207, lo que se deja notar en las prestaciones. En cuanto al comportamiento, están igualados, si bien el 207 nos ha parecido que se mueve con mayor entereza.

Recién renovado, el Ibiza se ha puesto al día estéticamente, pero no ha crecido en tamaño, quizá porque en Seat consideran que ya es bastante grande. Sin embargo, su equipamiento de serie ya no es tan brillante como el de sus renovados rivales.
En cambio, su bastidor sigue siendo uno de los mejores y no se deja amilanar por las cualidades dinámicas del 207. El motor 1.4 TDI no es tan potente como el del 207, pero, por muy poco dinero más, se puede acceder al incombustible TDI de 100 CV, un clásico.

Siempre entre los mejores, el Yaris disfruta de unas prestaciones ligeramente superiores a las del 207, con lo que tiene cierta ventaja en la carretera. A cambio, su comportamiento dinámico no es mejor, como tampoco lo es su maletero.

Galería relacionada

Peugeot 207 HDI

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...