Peugeot 3008 BlueHDI 120: superprueba con todas las mediciones

Con un diseño más poderoso que su antecesor, una posición de conducción elevada y un comportamiento muy equilibrado, el nuevo Peugeot 3008 marca un hito entre los SUV. Aquí tienes nuestra superprueba con todas las mediciones.
Óscar Díaz.

-

Peugeot 3008 BlueHDI 120: superprueba con todas las mediciones
Peugeot 3008 BlueHDI 120: superprueba con todas las mediciones

El nuevo Peuegot 3008 es merecedor al 100% de ser considerado un SUV por diseño, posición de conducción elevada, que evoluciona el concepto i-cokpit original, un comportamiento en carretera equilibrado y económico y unas sensaciones de conducción que le aproximan a lo que esperaríamos de una marca de prestigio. Además, opcionalmente, puede incorporar el Pack Motricidad consistente en el sistema de control de tracción Grip Control y neumáticos M+S  (300 euros), que mejoraría su versatilidad al poder abandonar el asfalto con alguna garantía adicional.

Salvo el nombre, todo es nuevo en el Peugeot 3008. De hecho, se fabrica a partir de una plataforma diferente, la EMP2, más avanzada y con más cantidad de materiales ligeros. El resultado es un peso casi idéntico al del Peugeot 3008 de primera generación a pesar de lo mucho que ha crecido (de 4,37 a 4,45 m de longitud).  Esto ha hecho posible ganar mucho espacio interior, 4 cm de anchura en las plazas traseras, distancia para las piernas atrás (4 cm tras el conductor y 9 tras el pasajero) y 25 litros del maletero aunque, influido por el techo solar, el nuevo Peugeot 3008 ha perdido en habitabilidad vertical, lo que puede incomodar a los pasajeros traseros que midan más de 1,85 m y dejarle en desventaja frente a su abundante competencia, especialmente si lleva techo solar. Pese a ello, va a cumplir con la función de coche funcional que se le presupone tanto por espacio como por capacidad de maletero, que con 500 litros bajo la cortinilla se sitúa en el justo medio de la categoría: lejos de propuestas como el Honda CRV pero por encima de otros como los Hyundai Tucson y Nissan Qashqai.

Peugeot 3008 interiorEl puesto de conducción el Peugeot 3008 evoluciona el i-cockpit original estrenado hace cuatro años en el 208 con la instrumentación situada en un plano superior respecto del volante y éste de pequeño tamaño y más bajo de lo habitual. Pero ahora está achatado también en su zona superior, lo que evitará dificultades para ver la instrumentación.  Además, en esta ocasión el conductor va a tener la sensación de ir bastante separado de los acompañantes por la prominente consola central que, salvo que llevemos objetos sobresalientes en los posavasos, no interferirá con el accionamiento del cambio y sí invita a dejar reposar el codo durante la conducción.

Las sensaciones a bordo del Peugeot 3008

Esa potente zona central con reminiscencias DS 5 llega a aislar al conductor, que se encuentra en un habitáculo que recuerda al de los aviones comerciales, con el asiento rodeado de gran cantidad de botones y mandos que aportan una imponente impresión de tecnología avanzada. En este sentido, se ha simplificado el uso de la pantalla central multifunción con botones de acceso directo que facilitan la entrada en los diferentes submenús.

Encontrar la postura de conducción en el Peugeot 3008 es fácil. Si a la regulación en profundidad del volante, cinco cm en profundidad y cuatro en altura, sumamos las propias del asiento del conductor —que opcionalmente, 1.300, euros podría contar con regulación eléctrica, una agradable función de masaje— tentemos que tanto personas de pequeña estatura como otras por encima de la media podrán encontrarse cómodas. En el asiento trasero, como es habitual en la categoría, puede haber tres pasajeros, aunque el de la plaza central no sólo se sentará  en una banqueta menos cómoda —elevada y estrecha— que las laterales, sino que no tendrá demasiado espacio para los pies e invadiría el espacio de aquellos. Así pues, cuatro personas irán más cómodas que si fuera un quinto pasajero.

Por su parte, los revestimientos interiores más a la vista, los de las puertas, consola central, zona superior del salpicadero y volante ofrecen una buena sensación de calidad, si bien los de la zona inferior del salpicadero y de las puertas van a darnos una sensación menos agradable al ser de un plástico poco lucido. Estas sensaciones generales agradables se ven reforzadas por un excelente aislamiento sonoro. Si bien su sonoridad al ralentí es algo elevada, la aerodinámica se encarga de que a medida que aumenta la velocidad se vuelva menos ruidoso que sus rivales, lo que refuerza los argumentos favorables del 3008 lo mismo que el buen tacto de los mandos de conducción. Así embrague y volante son suaves y el pedal de freno, como el selector del cambio,  tienen un tacto firme, de esos que agrada utilizar en el día a día.

¿Cómo es en marcha el Peugeot 3008?

En esas circunstancias es cuando vamos a apreciar el exquisito carácter del nuevo Peugeot 3008. Acelerar prácticamente en cifras de coches veinte caballos más potentes (verificados 10,1 segundos en el 0-100 km/h y 32 seg en recorrer los 1.000 m), aunque su capacidad para recuperar velocidad se queda por debajo de los mejores, se queda en un anónimo punto medio de la categoría, como también sucede con el consumo, condicionados ambos por una larga sexta velocidad, de prácticamente 57 km/h.

Peugeot 3008Más destacable es la frenada del Peugeot 3008. Necesita casi 2 metros menos que la media de la categoría para detener el coche en una frenada al límite partiendo desde 140 km/h y su pedal ofrece un tacto firme, cómodo y agradable, fácil de dosificar.  Eso sí, en este aspecto habrá diferencias dependiendo  de si se hubiera montado el Pack Motricidad o no, como fue nuestro caso evidenciando cómo se trata de un automóvil fundamentalmente de carretera.

Sobre asfalto el Peugeot 3008 destaca por una suspensión cómoda en el bacheo al pasar por pasos de peatones elevados o reductores de velocidad —mérito de unas ruedas de gran perímetro montadas sobre llantas de 18” que prácticamente se tragan las irregularidades al seguir traccionando en suelo y pendiente y reduciendo el impacto frontal de la rueda al atacar la irregularidad. En su comportamiento no ofrece un excesivo balanceo de carrocería y colabora con la dirección en obedecer con presteza las órdenes dadas por el pequeño volante. En cualquier caso, y aunque al cortar gas en una curva nos puede ayudar a completar la trayectoria, no se trata de un deportivo sino un coche válido para casi todo, con un equilibrio muy conseguido entre eficacia y confort. Sería válido incluso para salirnos del asfalto ocasionalmente —algo que va a quedar facilitado por una suspensión de buenos recorridos, 310 mm en ambos trenes, y una altura libre al suelo de 185 mm, que sin ser brillante sí está en línea con la categoría— aunque no debemos olvidar que el 3008 es un SUV, un coche nacido para el asfalto que puede circular por caminos y pistas forestales, pero no un todo terreno puro…que tendría un comportamiento en carretera mucho más limitado. Así pues, será mejor no aventurarse en grandes dificultades que exijan la máxima motricidad.

¿Es caro el Peugeot 3008?

Con un precio de salida en esta motorización próximo a los 25.000 euros descuento oficial incluido, el 3008 también se sitúa en línea con su competencia en cuanto a la tarifa. Así en apenas mil euros podemos tener una decena larga de alternativas entre las que figuran Kia Sportage, Nissan Qashqai, Renault Kadjar, Toyota RAV4, Seat Ateca…lo que permite hacerse una idea de la variedad de elección que ofrece la categoría SUV. Ante ellos este Peugeot ofrece un exterior diferente, un interior rompedor y una deliciosa corrección en lo mecánico que en este caso, el acabado Allure acompaña con un equipamiento notable y un ramillete de opciones que le pueden dotar de un aire Premium gracias a los asientos delanteros con masaje, portón de apertura eléctrica —un tanto lento en el inicio de su accionamiento— y unas ayudas a la conducción a la última. Se echan en falta, eso sí, elementos como el airbag de rodilla y un mando del control de velocidad de crucero algo más moderno, cuestiones secundarias ante el excelente sabor de boca que deja el 3008, un automóvil genuinamente SUV que lo es, lo parece y demuestra la madurez de Peugeot al plantear su línea de producto. 

Peugeot 3008 1.6 BlueHDI 120 CV, en datos (mediciones Centro Técnico de Autopista)

DATOS TÉCNICOS Peugeot 3008 1.6 BlueHDI 120 CV
Motor 1.560 cm3/4 cilindros
Potencia real 122,8 CV a 3.740 rpm
Par máximo real 32,7 mkg a 1.500-4.000 rpm
Aceleración 0-100 km/h 10,12 seg
Aceleración 0-400 m 17,2 seg
Aceleración 0-1.000 m 32 seg
Peso en báscula 1.532 kg
Velocidad máxima 180 km/h
Consumo medio real 5,8 l/100 km
Consumo carretera real 5,4 l/100 km
Consumo urbano real 6,3 l/100
Maletero 500 litros
Anchura del/tras 145/142 cm
Precio 28.900 euros
Descuento 1.700 euros

(*) Más datos técnicos, aquí.

También te puede interesar

Así es la gama Peugeot 3008

El 3008 aprueba con nota el test EuroNcap

Así es el nuevo Ford Kuga

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...