Mercedes A 180d 7G-DCT: probamos el compacto de la nueva era

Aunque no lo parezca por su estética continuista, la 4ª generación del Mercedes Clase A cambia de arriba a abajo. Con un bastidor más elaborado y una carga tecnológica, probamos su Diesel de acceso 180d.
Mercedes A 180d 7G-DCT: probamos el compacto de la nueva era
Mercedes Clase A, nos subimos al compacto de la nueva era

Con la Clase A, Mercedes está dispuesta a cambiar las cosas. Pero esto no es nuevo. Sorprendió en su primera generación con un monovolumen de estructura tipo sándwich con tracción delantera que, por problemas en el test del alce, popularizó el control de estabilidad al montarlo de serie en toda la gama. La segunda, continuista, agregó una declinación con un monovolumen compacto denominado Clase B, mientras que la tercera, en una total ruptura, presentaba un compacto al uso, ya sí, directo rival de Audi A3 y BMW Serie 1. Además, bajo la misma base pasó a ofrecer una berlina de cuatro puertas de estilo coupé con el CLA, su variante familiar Shooting Brake, la SUV GLA y el monovolumen B.

La última entrega, estilísticamente apuesta por una ligera evolución, con los últimos rasgos de diseño de la firma de la estrella, para ofrecer por dentro una total revolución. Es, como veremos, el coche más tecnológico de su segmento, propone una nueva forma de relacionarse con el conductor, y, frente a las cinco carrocerías de su antecesor, pasará a contar con ocho…, pero esa será otra historia. Antes toca desgranar todo lo que ofrece el nuevo Clase A con su único motor Diesel, el mismo 1.5 de origen Renault, que ahora se siente bien distinto, y la caja de cambios automática de doble embrague pilotado.

Publicidad

Como ya parece casi norma obligada en cualquier nueva generación, por sus medidas supera a su antecesor, con 12 cm más de longitud, 2 de anchura y uno de altura. Pese a ello, su habitabilidad no aumenta sustancialmente. Con los 3 cm que gana en anchura atrás como principal aportación, aunque sin espacio suficiente para que se acomoden tres adultos con holgura. Su principal hándicap es el menor espacio para las piernas en las plazas traseras, que además con una banqueta en un plano muy bajo respecto al suelo conlleva una postura de rodillas excesivamente elevada. Sin pasar por alto que su escasa superficie acristalada no contribuye a generar sensación de amplitud, por lo que el techo panorámico puede ser una buena opción.

ESPACIO Mercedes-Benz A 180D 7 G-DCT
Anchura delantera 140 cm
Anchura trasera 136 cm
Altura delantera 91/98 cm
Altura trasera 93 cm
Espacio para piernas 71 cm
Maletero 350 litros

Mercedes Clase A, nos subimos al compacto de la nueva era

Mercedes Clase A, pensado para el conductor que le gusta conducir

En las plazas delanteras la situación es radicalmente distinta, con gran amplitud, pero lo que más destaca frente al A saliente es la calidad de materiales que recubren su interior. Ya no lo vemos en algunos aspectos como un Mercedes «barato», sino como un buen Mercedes en tamaño reducido y no sólo por esto.

Los plásticos blandos se notan más cuidados, los embellecedores en negro brillante opcionales también y aunque hay espacio para los de tipo duro éstos aportan buen aspecto visual mientras quedan razonablemente apartados del tacto. No obstante, lo que más sorprende es las dos pantallas digitales para instrumentación y sistema de infoentretenimiento que parecen una sola al compartir cristal.

Publicidad

De serie en nuestro mercado se ofrecen las dos en tamaño de 7”, aunque también podemos encontrar la de la instrumentación a la izquierda de 7" y la del sistema de infoentretenimiento de 10,25” o las dos de este tamaño, como en nuestra unidad de pruebas; con paquete Premium, que por 3.109 € añade las propias pantallas, el sistema multimedia MBUX, llave manos libres, asientos calefactados, iluminación ambiente de 64 colores…

Esta doble pantalla convence por su alta definición, gran calidad de gráficos y ausencia de capilla o visera, que no evita algunos reflejos pero que se lee a la perfección bajo cualquier condición lumínica sin, lo más importante, deslumbrar por la noche. Últimamente hablamos mucho de las instrumentaciones digitales configurables, pero ésta del Clase A supone un punto de inflexión por sus posibilidades de personalización.

Mercedes Clase A, nos subimos al compacto de la nueva era

La instrumentación se divide en tres zonas: la izquierda, donde puede ir desde el velocímetro a un reloj horario de agujas, la central que ocupa el lugar natural del ordenador de a bordo donde se puede plasmar datos de viaje, audio, navegación… y la derecha, donde podemos escoger desde el cuentarrevoluciones a la representación de un sistema de ayuda a la conducción.

Además, podemos maximizar la zona central a modo de pantalla completa o elegir entre tres representaciones clásica, deportiva o discreta. Todo manejado con total sencillez desde tres botones, uno de ellos tipo «touch pad», emplazados a la izquierda del volante de forma natural e intuitiva. Y es que parece mentira que para la cantidad de posibilidades que tiene se pueda interactuar con tanta sencillez. Bastan pocos minutos para familiarizarse con el sistema.

Publicidad

Lo mismo sucede con los botones a la derecha del volante para la pantalla del sistema de infoentretenimiento, también con grandes capacidades de representación y la posibilidad de manejarla desde estos mandos, desde una superficie táctil emplazada en la consola central o desde la propia pantalla.

No nos ha dejado tan buen sabor de boca el sistema de inteligencia artificial por comandos de voz, como los ya populares Siri de Apple o Alexa de Amazon, pero esta vez concebido con el coche como epicentro. Las órdenes vocales por ejemplo para climatización o navegación —fantástico al tener presente el estado del tráfico en cada momento— las ejecuta a la perfección, como hablaríamos a un amigo, sin necesidad de precisar paso a paso, pero no responde a preguntas como ¿mañana tendré que salir de casa con paraguas o dónde puedo comprar una aspirina? En teoría, el sistema aprende del usuario y puede ser cuestión de tiempo, pero en la semana de pruebas no ha llegado a cumplir en este punto las expectativas.

CONSUMOS Mercedes-Benz A 180D 7 G-DCT
Consumo en ciudad 5,5 l/100 km
Consumo en carretera 4,6 l/100 km
Consumo medio 4,9 l/100 km
Autonomía 870 km

Mercedes Clase A, nos subimos al compacto de la nueva era

Mercedes Clase A, un gran cambio

Tras recorrer unos metros llama la atención su excelente calidad de rodadura, una vez más nos hemos dejado llevar por su continuista estética para demostrarnos todo lo que ha cambiado. Es cierto que en su antecesor, tras el restyling, su amortiguación no resultaba tan seca de reacciones como en las primeras series, pero ahora tiene una calidad de absorción magistral mientras mantiene el preciso guiado de su tren delantero.

Su carrocería balancea en las curvas algo más de lo previsto, pero con una actitud intachable, sin movimientos parásitos incluso al pasar por baches en pleno apoyo. En este caso con la suspensión trasera de ruedas tiradas por eje torsional con suspensión confort de altura rebajada 15 mm, que es la configuración de serie para España, con las opcionales llantas de 18”.

Para el motor más potente (A 250), las unidades con amortiguación pilotada y/o con llanta de 19” esta suspensión trasera deja paso a un más eficaz multibrazo. También convence por su rotunda estabilidad a alta velocidad o agilidad, con una dirección no muy rápida pero sí precisa mientras aporta un buen nivel de información.

Publicidad

El motor 1.5 Diesel de origen Renault ahora parece otro. No en vano estrena turbo, inyección a 2.000 bares en lugar de 1.500 con 6 secuencias por ciclo, volante de doble masa y stop&start optimizado. Ya no se siente tan carente de bajos, cuenta con mayor elasticidad y estira hasta 4.500 rpm. Su cifra de par no es muy elevada, pero aporta suficiente agrado de uso, con una respuesta muy lineal.

No llega al grado de refinamiento de los propulsores de gasolina y transmite ligeras vibraciones a los mandos, pero está mucho mejor aislado. A la agradable respuesta del motor contribuye el nuevo cambio automático de doble embrague, suave en maniobras de aparcamiento como si fuese de convertidor y con gran celeridad en su respuesta cuando resulta pertinente. Y es que ahora, más que nunca, el Clase A, y sus futuros derivados, pueden contar con toda la calidad de un buen Mercedes en un formato más reducido… aunque, como siempre, a un precio superior al de la competencia.

PRESTACIONES Mercedes-Benz A 180D 7 G-DCT
Acel. 0-100 km/h 9,85 s
Acel. 0-400 m 16,93 s
Acel. 0-1000 m 31,36 s
Sonoridad 120 km/h 69,6 dBA
Sonoridad 140 km/h 72,7 dBA
Frenada desde 140 km/h 73,89 m
Peso en báscula 1.454 kg
Publicidad
También te puede interesar

El nuevo Mercedes Clase A llega al mercado prometiendo ser el mejor compacto, pero no le esperan rivales débiles: enfrente, excelentes A3, Serie 1 y Golf, todos en gasolina. ¿Les supera?

Arranca el nuevo Mercedes Clase A y, con tres motores en la gama y una horquilla tan amplia de potencia, seguro que te asaltan dudas. Como acceso, un Diésel de 116 CV pero… ¿qué tal va?

Mercedes ha aprovechado el CES de Las Vegas para presentar MBUX, el nuevo sistema multimedia que estrenará el nuevo Clase A.