Land Rover Defender: prueba en Namibia de la nueva generación del mítico 4x4

Más de 70 años después, el nuevo Land Rover Defender ya ha empezado a rodar. Si el modelo original ha impartido todo un doctorado entre los genuinos 4x4 durante décadas, el nuevo quiere seguir por el mismo camino. Nos vamos a Kaokoland, en Namibia, para comprobar que está en la ruta adecuada.
Joern Thomas. Fotos: Nick Dimbleby. -
Land Rover Defender: prueba en Namibia de la nueva generación del mítico 4x4
Land Rover Defender: prueba en Namibia de la nueva generación del mítico 4x4

Esperemos que el “pobre ingeniero” que le toque explicar la electrónica del nuevo Land Rover Defender se encuentre inspirado. Si la conectividad del modelo anterior se centraba solo en el sonido FM de la radio, con la única complejidad de alcanzar bien la señal y filtrar el sonido limpio de la misma, los bits y bytes dificultan esa sencillez de cara al presente y al futuro.

Publicidad

Ahora, EVA 2.0 (arquitectura electrónica), Pivi (sistema de infoentretenimiento), Snapdragon (procesador), QNX (sistema operativo) y las actualizaciones por la nube forman parte de la jerga de la nueva generación. Si quieres, puedes coquetear en el bar con sus 85 ECUs, con 21 puntos de datos procesados constantemente y 14 módulos actualizados. Y, mientras puedas decir "control de autentificación" sin murmurar, podrás tomarte un gin-tonic, lo que no dejaría de ser una lástima, porque entonces ya no podrás conducirlo. Y es que el nuevo “Landy” puede hacerlo mejor de lo que imaginas en base a tus referencias.

Land Rover Defender: prueba en Namibia de la nueva generación del mítico 4x4

Recorremos Namibia en un Land Rover Defender

¡ACOMÓDATE! Nos ponemos en marcha

Comenzando con la posición del asiento, esta vez se ha desarrollado con el cuerpo humano en mente, estudiando al máximo su fisionomía para conseguir una ergonomía óptima. Por ejemplo, manteniendo suficiente distancia respecto a los laterales. Apenas han transcurrido 70 años cuando se les ocurren ideas... Bueno,** el original no estaba destinado a mimar a sus pasajeros**, sino a trabajar duro, a abrirse camino. Fue creado en su tiempo. Igual que el nuevo, por si hay alguna discusión fundamental.

Pero fijémonos de nuevo en el modelo original. En 1946, Maurice Wilks echó un vistazo al Jeep Willys de su vecino y convenció a su hermano de que construyeran algo parecido. Como los hermanos eran los principales promotores y directores de las fábricas de Rover, el asunto estaba bajo control. En aquel momento sería como ir a correr y simplemente salir corriendo. Hoy en día se necesita la música de acompañamiento adecuada, con ritmo preciso y al menos una aplicación para compartir el recorrido. Y de esta manera, el Land Rover Defender nunca antes ha sido tan suave, tan versátil y tan fácil de usar como lo es ahora.

Land Rover Defender: prueba en Namibia de la nueva generación del mítico 4x4

El Land Rover Defender, un mítico 4x4

ELECTRÓNICO

El nuevo Land Rover Defender ofrece una cota de altura 20 mm superior a la de los otros Land Rover, con una destacada visibilidad gracias a la forma cuadrada de la carrocería. ¿Y el puesto de conducción? Aireado, espacioso, con prácticos espacios de almacenamiento y aún más conexiones para USB, 12V, etc. –¿Tienes hijos? Les encantará–.

El reposabrazos está dispuesto de forma práctica y elegante y, gracias a un sólido travesaño de magnesio, es extremadamente rígido. La instrumentación de serie es parcialmente analógica y en opción totalmente digital… con un aspecto analógico. La pantalla táctil de diez pulgadas en el centro complementa la información con trabajados gráficos e infoentretenimiento actual.

Publicidad

Eso es bueno, porque la música del Land Rover Defender se escuchará en muchos momentos, en realidad, fuera de la carretera. Y ahí es donde se necesita gente que no creció usando bloqueos de diferencial, tablas de arena y varas para sondear las profundidades de las marismas.

El Terrain Response 2 es el paquete de programas de conducción que lo configura todo a tu gusto, ayudándote a revolver y cavar, a cerrar todas las aletas de aire al vadear y a comprobar la profundidad del agua (hasta 900 mm). Aquellos que encuentren los programas preestablecidos demasiado mundanos pueden configurar los suyos propios.

Land Rover Defender: prueba en Namibia de la nueva generación del mítico 4x4

Nuevo Land Rover Defender

Notarán que este Land Rover Defender es muy bondadoso, dotado de suspensión neumática (dependiendo de la versión), con un chasis de aluminio enormemente rígido, asientos bastante cómodos y un interior práctico. Durante su desarrollo fue objeto de innumerables test para lograr un equilibrio óptimo, incluyendo una prueba de impacto para superar duros bordillos. Pero no queremos solo subir bordillos, ir de compras o entregar narcisos para decorar las ventanas de las boutiques. Queremos tomar al Defender por el cuello, empolvarlo y revolverlo.

De recorrido por Namibia, y en híbrido

¿Dónde? Pues donde nos ha traído Land Rover a probarlo se nos antoja un sitio perfecto: Namibia. Claro, el desarrollo se hace en Inglaterra, pero para un Land Rover Defender como éste su referencia es y ha sido África, y no sólo para los fans de la antigua serie de televisión “Daktari".

Esperando la salida, nuestro Land Rover Defender 110 arranca. En Kaokoland, los dos motores disponibles para las unidades de pruebas están listos para el despegue y poder mostrar sus posibilidades. Uno es el motor de gasolina de tres litros y seis cilindros de 400 CV de potencia, dotado de un compresor eléctrico y un turbo Twin-Scroll, con hibridación suave gracias a un sistema de 48 voltios. El generador de arranque integrado entrega hasta 140 Nm de par extra.

Publicidad

El más potente de los dos motores Diesel biturbo de dos litros disponibles en la gama entrega 240 CV y 430 Nm. Éste muestra una ligera respuesta de “efecto turbo”, pero con un funcionamiento muy agradable. La anterior caja de cambios del Defender deja paso a una transmisión automática de ocho velocidades ZF de serie. Una buena elección, porque la caja funciona de forma refinada, ordenando las marchas según la situación y demanda del acelerador. Como en el pasado, la tracción a las cuatro ruedas con diferencial central bloqueable es de serie, y cuenta con un diferencial activo de deslizamiento limitado en el eje trasero, disponible como opción, muy práctica en terrenos difíciles: la reductora se puede seleccionar con sólo pulsar un botón… y lo pulsamos.

Land Rover Defender: prueba en Namibia de la nueva generación del mítico 4x4

El nuevo Land Rover Defender puede con todo

El reto al que nos enfrentamos es una empinada cuesta llena de escabrosas y puntiagudas rocas esperando para lanzarte hacia arriba, o al menos conseguir rajar el cárter o infligir abrasiones en los bajos. Conducimos el coche con decisión, disfrutando al sortear con total naturalidad los cortos salientes, aprovechando los 30 cm de distancia al suelo disponibles y el amplio recorrido de suspensiones, mientras se desplazan sus 2,4 toneladas estoicamente de roca en roca, de tramo en tramo con su afinada propulsión.

Alcanzamos la cima casi sin darnos cuenta y sin haber usado el extenso equipo de cámaras que controla todo su entorno, incluso permitiéndonos echar una mirada virtual a través del capó con su sistema Clearsight Ground View. Otra de las cámaras siempre mira hacia atrás, proyectando la imagen en el espejo interior. Esto es práctico si se obstruye la vista posterior, por ejemplo, tan pronto como el asiento central delantero opcional esté con un adulto a bordo. Éste se ofrece como alternativa a la consola convencional o al pasillo libre.

El Land Rover Defender 110, de cinco metros de largo, puede habilitarse para cinco, seis o siete plazas. El 90, con la carrocería corta de dos puertas, con hasta seis asientos habilitables, llegará un poco más tarde.

Por el desierto

Ahora el 110 se convierte en un profesional del desierto en la ruta hacia la Costa de los Esqueletos, donde nos esperan arduos pasos de arena y lechos de ríos secos. Poderosos chorros de polvo acompañan la aceleración al salir de cada giro, mientras el Landy acelera y coge velocidad aprovechando su larga distancia entre ejes. Incluso cuando las ruedas pisan los surcos sobre la arena, el volante lo sostienes con mano ligera; dejas tirar a la dirección mientras mantienes la velocidad sin reducir el ritmo. Ya sea con ruedas de acero de 18 pulgadas o con las llantas de aluminio de hasta 22 pulgadas, el diámetro exterior es siempre de 815 mm, lo que hace más fácil excavar a través de la arena y rodar sobre obstáculos.

Land Rover Defender: prueba en Namibia de la nueva generación del mítico 4x4

Por el desierto siempre surgen complicaciones, incluso en un Land Rover Defender

El sistema de dirección siempre ofrece suficiente retroalimentación sin ponerse nervioso. Cuando levantas el pie del acelerador en una curva, el Land Rover Defender gira suavemente para reducir el radio cruzándose ligeramente, pero siempre con capacidad de tracción para dar gas de nuevo y mantener la línea deseada. Esto ayuda a balancearte rápidamente en terreno suelto, ya sea arena o grava. Si eres demasiado arrogante para ver un bache, la suspensión neumática te protege de los golpes fuertes. ¿Pequeños saltos? No hay problema, el Defender va “de rallye”. Bueno, un poco.

Publicidad

El motor de gasolina empuja con fuerza, los muelles de aire y los amortiguadores adaptativos Bilstein absorben las irregulares de manera absolutamente efectiva y garantizan el contacto permanente de las ruedas con el suelo. Si bien el ESP a veces toma un enfoque algo conservador, siendo más intrusivo de lo que nos gustaría para que el Defender fuese aún más dinámico en zonas tan complicadas.

OTRAS CAPACIDADES

El techo puede soportar hasta 168 kg en marcha, 300 kg en parado –importante para el uso de tiendas de techo bien equipadas para acampar–. Unas cuantas cifras más: capacidad de equipaje, unos 2.400 litros; capacidad de remolque 3,5 toneladas, resistencia a la tracción de las argollas de remolque, 6,5 toneladas. Nunca se sabe. El cabrestante opcional funciona de forma excelente, como pudimos probar al ser demasiado optimistas en una zona demasiado complicada donde nos metimos. Para abordarla y salir, ni siquiera el espacio libre suspendido en el aire, que aumenta el alto nivel regular de 70 milímetros en otros 75 milímetros, puede ayudar aquí: el Defender se sienta en su “lisa” parte inferior. Afortunadamente, con el cabrestante y apoyándonos en otro coche, salimos sin esfuerzo.

Sería una lástima que nuestro Land Rover Defender, como muchos barcos, se hubiera quedado varado para siempre en la Costa de los Esqueletos. Después de todo, queremos verlo un día en nuestra zona “off-road”. Pero ahora sabemos cómo puede ir fuera de la carretera.

La plataforma D7X: Monocasco extremo

Como ha pasado entre otros puristas aficionados de iconos automovilísticos, la reinvención del Defender se ha recibido con mucho recelo, como si superar al original fuera imposible, y de ser posible el resultado no fuera un Defender. Aunque no cabe cuestionar la superioridad general del nuevo Land Rover, hay quien insiste que sin un chasis de largueros y travesaños, como siempre ha sido en el Defender y hoy ya solo ofrecen los Toyota Land Cruiser, Jeep Renegade y Mercedes Clase G, su autenticidad y operatividad como todo-terreno queda en entredicho.

Publicidad

Pero esto sería negar la propia evolución de las cosas, que las más modernas tecnologías permiten. Por lo pronto, su nuevo monocasco ¡y de aluminio! es el más rígido de cuantos haya fabricado Land Rover. Los recorridos de las suspensiones son de 50 cm, semejantes a los de los últimos Defender de la anterior generación. Sus proporciones dan pie a unas cotas todo terreno inusuales y con suspensión neumática, dispone de los mejores ángulos de ataque, salida y ventral y distancia libre al suelo de todos los TT del mundo.

Publicidad
También te puede interesar

Land Rover abre la veda con su nuevo Defender 90, del que ya se pueden realizar pedidos tras un período de auténtico éxito online con la versión Defender 110.

El sustituto del Defender y, por extensión, de los Land Rover Series producidos desde 1948 y hasta 2016, ya está aquí. El SUV llegará con dos primeras versiones: la 110 de 5 puertas ya, y la 90 de tres puertas, que la seguirá. Costarán, respectivamente, 61.300 y 54.800 €.