Jeep Wrangler 2018: probamos el renovado icono 4x4

El icono de Jeep, el Wrangler, se renueva por completo, manteniendo la esencia “off road” habitual del modelo americano, pero con un mejor trato a sus ocupantes. Así va…
Carlos Díaz -
Jeep Wrangler 2018: probamos el renovado icono 4x4
Jeep Wrangler 2018: probamos el renovado icono 4x4

Uno de los ingredientes para mantener al Wrangler como icono, no solo de Jeep, si no del mundo del 4x4, es su chasis de doble viga, travesaños y ejes rígidos. Utilizando aluminio en puertas, capó, parachoques y marco del parabrisas, el nuevo modelo (generación JL) no sube de peso respecto al anterior que salió en 2007 (generación JK).

Publicidad

Jeep Wrangler 2018: nuevos motores

Lo que si cambian por completo son sus motores. Mientras que en el JK, el Jeep Wrangler sólo estaba disponible en nuestro mercado con un turbodiésel 2.8 CRD de 200 CV, la nueva generación duplica la oferta en nuestro país. El antiguo 2.8 CRD es sustituido por el bloque 2.2 diésel Multijet que monta el Alfa Romeo Giulia o el Stelvio, por ejemplo: también desarrolla 200 CV, pero el par motor sube hasta los 450 Nm a 2.000 rpm, 40 Nm más que el antiguo motor.

Jeep Wrangler 2018: probamos el renovado icono 4x4

Jeep Wrangler 2018

Para los amantes de la gasolina, el nuevo Jeep Wrangler nos tiene reservado un 2.0 con turbo de doble entrada que rinde 272 CV y 400 Nm de par. Como en el diésel, este motor de 2 litros turboalimentado también se monta en otros modelos del grupo FCA. Los dos propulsores cumplen con la nueva normativa de emisiones.

En otros mercados la oferta será todavía más amplia, estando disponible un 3.6 V6 Pentastar en gasolina y un V6 diésel. Incluso en EE.UU. la mecánica 2.0 Turbo de gasolina está micro hibridada, con instalación de 48V. De momento, en Europa nos conformaremos con las citadas mecánicas de 4 cilindros, aunque más adelante, en 2020, los ingenieros de Jeep han confirmado a AUTOPISTA la llegada de un híbrido enchufable Plug-In, sobre el motor 2.0 T. Y manteniendo sus capacidades off road. Interesante cuanto menos, ya que sería el primer todoterreno “puro” en montar un sistema híbrido de estas características. Precisamente, por la nueva normativa de emisiones, Jeep ha decidido que el nuevo Wrangler sólo esté disponible con el cambio ZF automático de 8 velocidades.

Publicidad

Jeep Wrangler 2018: mejores ajustes y materiales

En el interior del nuevo Jeep Wrangler destacan unas cotas de habitabilidad mejoradas merced a una batalla 4 centímetros mayor, pero sobre todo un equipamiento tanto de serie como opcional mucho más abundante. En el salpicadero destaca la parte superior con costuras de cuero y una pantalla multifunción táctil compatible con Android Auto y Apple CarPlay, que puede ser de 5, 7 u 8,4 pulgadas. Por primera vez en las versiones de 4 puertas, y de manera opcional, se puede pedir un techo de lona con accionamiento eléctrico. Lo que hace del nuevo Jeep Wrangler un “pseudo cabrio”.

Jeep Wrangler 2018: probamos el renovado icono 4x4

Interior Jeep Wrangler 2018

A parte de este techo eléctrico, está disponible otro de lona que se puede quitar y poner manualmente (2 puertas) y un “hard top” que se divide en tres paneles de fibra y también se puede desmontar fácilmente (2 y 4 puertas). El parabrisas se puede abatir sobre el capó y las puertas están diseñadas para ser desmontadas por una sola persona y de manera muy fácil e intuitiva. En el apartado de iluminación, los faros pasan a ser Full Led, mientras que las luces diurnas también son de tecnología Led con el intermitente incorporado.

Jeep Wrangler 2018: tres acabados

Las versiones Sport y Sahara están más orientadas a un uso 50-50 asfalto-campo. Llevan un sistema de tracción llamado Command-Trac con reductora (2,72 a 1) y los neumáticos de serie son los Bridgestone Dueler M+S. El Rubicon es la estrella, el más caro, y el especializado en un uso “off road”. Monta de serie unas ruedas BF Goodrich en medida 255/75 R17 C M+S, especialmente diseñadas para su uso fuera del asfalto.

Publicidad

El sistema de tracción se denomina Rock-Trac con una reducción mayor, de 4,0 a 1. También de serie en el acabado Rubicon tenemos bloqueo tanto del diferencial trasero como el delantero, siendo el bloqueo trasero independiente: cuando se bloquea el delantero también lo hace el trasero. Como guinda a sus aptitudes fuera del asfalto, la barra estabilizadora delantera se puede desacoplar mediante un botón en el salpicadero, obteniéndose de esa manera un mayor recorrido de suspensión para que al menos una rueda disponga siempre de tracción. Los ejes para este acabado son Dana 44.

El precio, aunque todavía no está definido y pudiera variar ligeramente, partirá de unos 46.000 euros en el acabado Sport de 2 puertas.

Publicidad
También te puede interesar

Jeep amplía la gama de su SUV compacto Compass con dos nuevos acabados, Business y Night Eagle. Más equipamiento de serie y personalización estética para un SUV con fuerte vocación off-road.

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...