Hyundai Santa Fe vs Skoda Kodiaq: ¿qué SUV Diesel de 7 plazas es mejor?

Los Hyundai Santa Fe y Skoda Kodiaq muestran todo el carácter polifacético de los SUV, para rodar por todo tipo de superficies y transportar hasta 7 pasajeros. Los enfrentamos con motores Diesel.
Lorenzo Alcocer / Fotos: Mikael Helsing -
Hyundai Santa Fe vs Skoda Kodiaq: ¿qué SUV Diesel de 7 plazas es mejor?
Hyundai Santa Fe vs Skoda Kodiaq: ¿qué SUV Diesel de 7 plazas es mejor?

Para muchos usuarios de SUV, lo de menos son las transmisiones integrales y en los grandes modelos los dos asientos extras escamoteables en el maletero. Son la imagen y el elevado puesto de conducción los argumentos irrefutables sobre la berlina tradicional. Pero sin renunciar a nada, hay que reconocer que además son los vehículos más polifacéticos del mercado. El nuevo Hyundai Santa Fe y el Skoda Kodiaq son dos muy buenos ejemplos de este tipo de SUV de altas capacidades. En sus respectivas gamas hay versiones destinadas a quienes solo buscan sus diseños y ergonomías de “todo terreno”, pero también a quienes quieren o necesitan una transmisión integral o 7 plazas (en España todos los Santa Fe serán de 7 asientos). Tampoco faltan otras valiosas características técnicas, como en el caso que nos ocupa, unos modernos cambios automáticos o poderosos y eficientes motores Diesel para terminar de apuntalar dos SUV completísimos en todos los aspectos.

Hyundai Santa Fe vs Skoda Kodiaq: ¿qué SUV Diesel de 7 plazas es mejor?

Hyundai Santa Fe vs Skoda Kodiaq: ¿qué SUV Diesel de 7 plazas es mejor?

Hyundai Santa Fe y Skoda Kodiaq: parecidos y diferentes

Que los tamaños del nuevo Santa Fe y Kodiaq sean muy parecidos no quita para percibir al Hyundai desde fuera un modelo mayor o de un segmento superior que el Skoda, aun cuando es cierto que por dentro el modelo coreano solo impone una habitabilidad algo mejor en la más condicionada y necesitada tercera fila; como también resulta más meritorio el decente maletero que conserva el modelo checo, como buen Skoda, con sus 7 plazas ocupadas… y lo inmenso que puede llegar a ser con la fila central adelantada. En cualquier caso, la vida a bordo es muy buena en los dos. En ambos casos, los asientos de la segunda fila son deslizables por partes (60/40) y clave en la versatilidad de carga de estos modelos, junto a las dos butacas traseras escamoteables. Las calidades y equipamientos rivalizan en la misma liga, pero en estos altos de gama, la dotación de serie del Santa Fe lo incluye prácticamente todo y explicaría en parte la abultada diferencia de precios. Muchos sistemas de seguridad o confort se ofrecen en opción en el Kodiaq, pero también destaca por su sinfín de detalles prácticos que caracterizan a los Skoda, como los paragüeros en las puertas delanteras, las cajoneras debajo de los asientos y todo un repertorio de soluciones muy funcionales.

Publicidad
PRESTACIONES Hyundai Santa Fe 2.2 CRDI AT 4X4 200 CV Style Skoda Kodiaq 2.0 TDI 4X4 190 CV DSG Scout
Acel. 0-100 km/h 9,34 s 9,98 s
Acel. 0-1000 metros 30,8 s 31,1 s
Sonoridad 100 km/h 63,9 dBA 63,9 dBA
Sonoridad 120 km/h 66,9 dBA 67,5 dBA
Frenada desde 140 km/h 71,4 m 77,4 m
Peso en báscula 1.999 kg 1.912 kg

Hyundai Santa Fe y Skoda Kodiaq: comportamiento

Esa apreciación de ver “más” coche al Santa Fe lo sientes también por una pisada más contundente, que normalmente lo relacionas al propio tamaño de los coches, y eso que el Skoda anuncia una mayor distancia entre ejes, un parámetro muy influyente en la “categoría” y comportamiento de un coche. Pero el tacto y actitud general del Kodiaq es propio de un buen turismo convencional, como podría ser el mismo Superb, con el que no en vano comparte plataforma, mecánica y numerosos elementos… en fin, similares coches con diferente carrocería. Su dirección es más suave, la suspensión más blanda (puede montar amortiguadores activos) y, en general, su conducción menos física que la del Santa Fe, por lo que te lleva a sentirlo más “fino”, y muy agradable y natural. Pero ni mucho menos el Hyundai es un SUV basto. Sí es un modelo concebido como SUV, con plataforma y mecánica más específicas… de alguna manera un 4x4 adaptado a la carretera, y no un turismo de base convertido en SUV. Y por eso mismo, los más sorprendente del Santa Fe es su excelente comportamiento en carretera. Es un coche más sólido, pero con una calidad de bacheo muy buena. Pisa más asentado y retenido de movimientos de carrocería que el Kodiaq y a alta velocidad lo agradeces. E incluso en curva, su tren delantero tiene una precisión y capacidad direccional que, siendo sustancialmente más pesado (hemos verificados unos 100 kilos más), le hace incluso ser menos aparatoso que el Skoda en las situaciones más exigentes.

ESPACIO INTERIOR Hyundai Santa Fe 2.2 CRDI AT 4X4 200 CV Style Skoda Kodiaq 2.0 TDI 4X4 190 CV DSG Scout
Anchura delantera 149 cm 147 cm
Anchura trasera 144 cm 143 cm
Altura delantera 91/97 cm 94/100 cm
Altura trasera 92 cm 94 cm
Espacio para piernas 65/77 cm 60/78 cm
Espacio piernas 3ª fila 57/69 cm 52/70 cm
Maletero 160/555/1260 litros 220/540/1110 litros
Publicidad

Sus transmisiones operan habitualmente en condiciones normales desviando todo el par a los ejes delanteros y solo a los traseros cuando hay pérdidas de tracción, bajo fuerte aceleración o giro pronunciado en curva, pero el Hyundai, en su modo Sport, también manda un porcentaje continuado al eje trasero, que puede recibir hasta el 50 por ciento. Y también permite bloquear el diferencial central a baja velocidad al 50 por ciento entre ejes, para solventar las situaciones más difíciles sobre nieve, barro o utilización todo-terreno. En su caso, el Kodiaq tiene un modo “off road” que modifica la respuesta del control de tracción, el ABS y la rapidez de actuación del diferencial Haldex.

CONSUMOS Hyundai Santa Fe 2.2 CRDI AT 4X4 200 CV Style Skoda Kodiaq 2.0 TDI 4X4 190 CV DSG Scout
Consumo en ciudad 7,8 l/100 km 7,3 l/100 km
Consumo en carretera 5,9 l/100 km 6,0 l/100 km
Consumo medio 6,6 l/100 km 6,5 l/100 km

Hyundai Santa Fe y Skoda Kodiaq: sus motores

La combinación 2.0 TDI con el cambio DSG también te lleva a sentir más “fino” al Skoda. La interacción motor/cambio le hace muy agradable y su conducción muy ligera. El 2.2 CRDI del Hyundai se siente muy poderoso, pero su cambio automático convencional no tan resolutivo. Tiene fases que su convertidor resbala, y esto afea algo la conducción del Santa Fe por una mayor rumorosidad del motor y una menor instantaneidad en su respuesta cuando aceleramos; justo donde el DSG del Kodiaq resulta soberbio. Aunque, en general, se puede decir que el Santa Fe saca provecho a su mayor potencia y en prácticamente toda situación es algo más rápido. Su 8ª marcha también desahoga mucho al motor y los consumos en autopista son muy buenos. El Kodiaq tiene una 7ª casi tan generosa como la 8ª de su rival y además el cambio DSG puede desacoplarse cuando soltamos el acelerador para desplazarse a vela por su propia inercia. Así, no es menos bueno en carretera y sí mucho mejor en ciudad, donde posiblemente el peso y la cilindrada pase factura al Santa Fe. Por cierto, ambos modelos ya cuentan con un depósito de Adblue necesario para el funcionamiento de sus catalizadores SCR, que les permiten cumplir con las rigurosas y exigentes normas de emisiones de escape.

Publicidad
También te puede interesar

El nuevo Hyundai Tucson ya está a la venta desde 25.415 euros. Ya hemos probado un SUV muy mejorado y con nuevos motores: sus principales claves, ahora en vídeo.

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...