Ford Focus ST vs Renault Mégane RS: en busca del mejor compacto deportivo

Los Ford Focus ST y Renault Mégane RS son dos coches “políticamente” incorrectos, que añaden pasión, potencia y deportividad en un panorama marcado por la disminución de las emisiones y la apuesta global por la ecología.
Óscar Díaz / Fotos: Mikael Helsing -
Ford Focus ST vs Renault Mégane RS: en busca del mejor compacto deportivo
Ford Focus ST vs Renault Mégane RS: en busca del mejor compacto deportivo

El nuevo Ford Focus ST supone la última excepción en un panorama marcado por la corrección política. Su apellido supone un concepto de altísima deportividad con un punto de dulcificación frente a la radicalidad de los brutales Focus RS. En este caso son 280 CV, tracción delantera y un cambio manual de seis relaciones que le hacen ser rival directo del Renault Mégane RS. Éste parece olvidarse de su veteranía para ofrecer un carácter absolutamente actual.

Publicidad

Los Ford Focus ST y Renault Mégane RS son dos coches que están lejos de ser económicos, convencionales, anónimos, aburridos ¡y planos en su conducción! No inducen a error. Porque ambos lucen su condición de GTI sin complejos, con un punto de exhibicionismo incluso el Renault en su escape central, sus estribos ensanchados y unos paragolpes sobredimensionados e inequívocos, que le hacen ser más llamativo que el Focus. Y eso que éste también recurre a paragolpes identificativos, llantas de 19” que dejan entrever las pinzas pintadas en rojo y unos discos tan grandes que descartan la presencia de cualquier pequeño motor de tres cilindros bajo el capó delantero.

Ford Focus ST vs Renault Mégane RS: en busca del mejor compacto deportivo

Ford Focus ST vs Renault Mégane RS: en busca del mejor compacto deportivo

Otro tanto sucedería si te subieses a cualquiera de ellos con los ojos cerrados: de inmediato sabrías que estás ante dos GTI excepcionales. Los asientos baquets son inequívocos, pero una mirada atenta nos va sugiriendo matices que luego se trasladan a la conducción. El Focus es algo más discreto. Apenas su grueso volante y la lámina de símil carbono nos hacen advertir su personalidad; mientras el Mégane RS con sus costuras en color rojo, un volante con la parte superior en Alcantara —opcional— y una instrumentación configurable aumentan la sugestión ya desde el momento en que nos sentamos a sus mandos, antes incluso de pulsar el botón de arranque.

Ford Focus ST y Renault Mégane RS: ¿coches para cada día?

Más que de un Renault Sport habría que hablar de varios, porque depende de si va equipado con el chasis Cup (con una amortiguación un 10% más firme, un autoblocante mecánico Torsen y una configuración específica de su sistema 4Control de eje trasero directriz) o si lleva la configuración de serie. En cualquier caso, es un coche que pese a su deportividad no llega a resultar incómodo a pesar de su amortiguación fija —aunque con topes más eficaces en compresión—. O al menos siempre y cuando no transitemos sobre asfaltos rugosos, llenos de baches e irregularidades.

PRESTACIONES Ford Focus ST 280 CV Renault Mégane RS 280 CV
Acel. 0-100 km/h 6,11 s 5,84 s
Acel. 0-1000 metros 25,72 s 25,48 s
Sonoridad al ralentí 47,8 dBA 47,3 dBA
Sonoridad 100 km/h 67,6 dBA 67,4 dBA
Frenada desde 100 km/h 36,3 m 36,9 m
Peso en báscula 1.472 kg 1.461 kg

En esas condiciones, el Focus ST va a ser algo más cómodo, beneficiado por una amortiguación regulable en cinco posiciones, capaz de aportar un sentimiento más dulce frente a una suspensión que rebaja la altura de la carrocería 10 mm incorporando muelles que, además, son más firmes (20 y 13% respectivamente). Si a esto le sumamos que el motor del Focus está algo mejor aislado y que tanto pedales como el selector del cambio cuentan con un toque más suave, parece que el modelo alemán tiene alguna ventaja en cuanto a la convivencia diaria. Eso sí, carece del sistema 4Control del Mégane RS que tanto ayuda a la hora de moverse por calles estrechas o parkings poco generosos.

Ford Focus ST vs Renault Mégane RS: en busca del mejor compacto deportivo

Renault Mégane RS

Ford Focus ST y Renault Mégane RS: excelencia mecánica

Motor sobrealimentado de gasolina con cuatro cilindros y cambio manual, con la opción de uno automático en opción, son el nexo común de nuestros protagonistas. Pero lo han conseguido con diferentes puntos de partida. El Renault cuenta con un motor 1.8 sobrealimentado, casi medio litro menos que el Focus (con un 2.3 Ecoboost), lo que se traduce en una mayor dependencia del turbo para mantener el ritmo de marcha… o un comportamiento más deportivo. Porque decíamos que el ST era un GTI más tranquilo, pero ojo, que si se activan los modos de conducción más deportivos se muestra súper eficaz, preciso y capaz de ofrecer un tacto absolutamente delicioso en sus posibilidades de conducción.

CONSUMOS Ford Focus ST 280 CV Renault Mégane RS 280 CV
Consumo en ciudad 9,4 l/100 km 8,0 l/100 km
Consumo en carretera 7,0 l/100 km 6,5 l/100 km
Consumo medio 8,0 l/100 km 7,2 l/100 km

El Mégane se sitúa un escalón por encima en cuanto a radicalidad deportiva. De hecho, cuando se selecciona el modo Race se convierte en un automóvil espectacular, con un punto exigente que exige ser conducido con mano firme y tacto sedoso para evitar que llegue a abrumar: con un diferencial Torsen que «tira» de la dirección cuando se desata la rabia de sus 280 CV, con un equipo de frenos absolutamente modulable y de tacto tan firme que en la primera frenada puede llegar a pillarte despistado, quizá esperando el asistido tacto habitual de Renault, de forma que tendrás que apretar el pedal de lo lindo, en línea con los auténticos Renault Sport.

Ford Focus ST vs Renault Mégane RS: en busca del mejor compacto deportivo

Ford Focus ST

Y cuando aumentamos el ritmo de marcha y nos empleamos a fondo para extraer todo su potencial, el Mégane se convierte en un coche súper rápido entre curvas, que requiere adaptación a las reacciones de su sistema de ruedas directrices. De lo contrario podemos pensar que no estamos demasiado finos en el manejo del volante, especialmente en la entrada a virajes de velocidad media (en los modos más deportivos, el cambio en el sentido de giro del eje trasero sobre el eje vertical se produce circulando más deprisa).

ESPACIO Ford Focus ST 280 CV Renault Mégane RS 280 CV
Anchura delantera 142 cm 143 cm
Anchura trasera 137 cm 136 cm
Altura delantera 93/100 cm 88/95 cm
Altura trasera 92 cm 92 cm
Espacio para piernas 73 cm 71 cm
Maletero 315 litros 350 litros

Por su parte, el carácter que nos transmite el Focus también tiene que ver con el modo de conducción elegido. Sí, porque lo que el Mégane consigue a base de elementos mecánicos, el Focus lo hace gestionando un mayor arsenal electrónico, pasando de ser un coche de carácter discreto, con un enorme potencial latente, a convertirse en una exquisita máquina de disfrutar de la conducción deportiva. Cierto es que su diferencial LSD es menos perceptible en el tacto de la dirección, pero también garantiza motricidad en las zonas críticas y, aunque da la sensación de ser más lento frente al cronómetro, sí se muestra menos radical, o al menos no transmite tantas sensaciones de exigencia como su rival, aunque con tal ritmo de marcha que pide mantener a tope la concentración.

Publicidad
También te puede interesar

Más de 4 décadas de evolución no se cerrarán. El nuevo VW Golf 8 tendrá versión GTI, que conoceremos a lo largo de 2020 con un diseño más deportivo y, mínimo, 250 CV. Te contamos sus secretos.

Noticia importante para los fans de Peugeot y de las versiones deportivas GTI, ya que de forma temporal la firma francesa ha decidido cancelar la producción del 308 GTI. Aquí tienes toda la información.