Opel Mokka 1.6 CDTi contra Nissan Qashqai 1.6 dCi

El líder de ventas SUV es el Nissan Qashqai, que se enfrenta en esta comparativa a un Opel Mokka mucho más barato y mejor equipado.
Daniel Cuadrado

Twitter: @DanielCuadradoT -

Opel Mokka 1.6 CDTi contra Nissan Qashqai 1.6 dCi
Opel Mokka 1.6 CDTi contra Nissan Qashqai 1.6 dCi

Muchas veces el presupuesto que tenemos a la hora de comprar el coche nos hace plantearnos la duda del dicho popular de "cola del león o cabeza del ratón". En este caso, estamos buscando un SUV Diesel y de tracción total. Las alternativas en el mercado son muchas pero nos hemos puesto un presupuesto que no puede superar los 25.000 euros. El primero que nos viene a la mente es el Nissan Qashqai dCi 130 4x4-i, un buen coche de tracción total que está triunfando en las listas de ventas gracias a su buen equilibrio general, amplia oferta y estética acertada. Nos gusta y lo queremos, pero por nuestro presupuesto sólo podemos acceder a él en su versión básica denominada Visia que, como ves en las imágenes, lleva hasta tapacubos en sus llantas de 16 pulgadas y carece de faros antiniebla. Cuesta 27.200 euros, si bien con financiación y acogiéndonos al plan PIVE se puede llegar a quedar en unos interesantes 24.012 euros; es el punto en el que miramos otras alternativas.

 

Aquí es donde surge la idea del Opel Mokka. Es un coche que por tamaño está a medio camino entre ser rival del Qashqai y un segmento inferior. Tiene esta versión que aquí probamos con el nuevo motor 1.6 CDTi y tracción total que, con el acabado tope de gama denominado Excellence, se queda en 27.320 euros. Si se aplica el descuento promocional de la marca, acaba llegando hasta los 23.073 euros, bajada que incluso aumenta si, como su rival, se financia o se acoge al plan PIVE, con lo que al final la diferencia con el Nissan Qashqai de la prueba puede llegar a ser de hasta 4.000 euros; mucho dinero. Llegado a este punto tenemos dos opciones de motor y tracción equivalentes, una con el Nissan de buen espacio pero equipamiento básico y otra con presentación interior más completa y elegante pero algo más pequeño, especialmente en el maletero. Veamos si compensa la diferencia de precio.

 Opel Mokka 1.6 CDTi contra Nissan Qashqai 1.6 dCi

Motores en torno a 130 CV

El Opel Mokka acaba de recibir el nuevo motor CDTI de 136 caballos. Se trata de un 1.6 de 4 cilindros hecho en aluminio, con turbo de geometría variable y culata multiválvulas, que también lleva el Astra. Sustituye así al veterano 1.7 CDTi, al que mejora ligeramente en sus prestaciones y, con contundencia, en los apartados de consumo y refinamiento. Lleva cambio manual y tracción total, con un diferencial que conecta el tren trasero automáticamente a demanda. Por su lado el Nissan mantiene el propulsor 1.6 dCi de 130 caballos, puesto que ya cumplía la normativa EuroVI. Es un buen motor, de origen Renault, compartido con prácticamente todos los modelos del rombo. Su sistema de tracción total cuenta con un diferencial central que se puede bloquear a voluntad del conductor. Normalmente se mueve en tracción delantera y, como el Opel, puede ser 4x4 en el momento en el que se precise, si bien el conductor puede intervenir en su funcionamiento manualmente a golpe de botón y hacer que siempre sea 4x4, además de bloquear el diferencial central para situaciones límite de adherencia comprometida a baja velocidad.

 

En cuestión de prestaciones andan más o menos a la par. El Opel Mokka es más rápido siempre acelerando, y sólo es más lento cuando lleva engranada su larguísima sexta velocidad; en general tiene desarrollos más largos. Los dos coches pecan un poco de falta de par a bajas vueltas, pero al final el nivel prestacional es más que correcto y abajo se mueven con relativa soltura. Con los consumos hay más diferencia, siendo el Mokka más ahorrador que su rival, especialmente en ciudad. El gasto del Nissan es bueno, pero el del Opel es mejor, al final los desarrollos largos y un buen motor le hacen gastar medio litro menos según nuestras mediciones. Si tuviese que elegir uno por el apartado prestaciones me quedaría con el Opel, siempre teniendo en cuenta que los datos del Nissan ya son más que suficientes para una utilización muy por encima de lo que se debería esperar de un coche de este tipo.

 

Comportamiento

En comportamiento los dos cumplen de sobra. Me gusta un poco más el Nissan Qashqai porque admite intervenir en su sistema de reparto de tracción a golpe de botón, algo que tiene más valor si se va a someter al coche a un uso fuera del asfalto. Hay buen nivel, dinámico y seguro en ambos, y el compromiso con el confort es relativamente bueno a pesar de tener que lidiar con la mayor altura típica de un SUV; al final las marcas sujetan estos coches de amortiguación para reducir movimientos de carrocería y no son tan confortables como las berlinas equivalentes, les pasa a todos. Me gustan las llantas de 16 pulgadas y el alto perfil de neumático que llevan, puesto que los perfiles bajos y las enormes llantas que acostumbran a poner en estos coches por motivos estéticos al final hacen que la suspensión sea más seca, y no se aprovecha las teóricas ventajas dinámicas de un neumático deportivo.

 

Interior

El espacio interior es superior en el Nissan y es donde aprecias que es de un segmento superior. Delante no demandarás más espacio en ninguno, siendo las plazas traseras y, en especial el maletero, donde pueda estar el punto que te haga inclinarte por uno o por otro. Hay 8 cm más de anchura trasera y 5 cm más de espacio para piernas en el Nissan. Con 72 cm de espacio longitudinal trasero y 95 cm de altura atrás un adulto irá cómodo en el Mokka tanto como en su rival; la diferencia la marca la anchura, donde tres adultos irán más cómodos por espacio, que no por asientos, en el japonés. La plaza central trasera en cambio es, por ergonomía, más agradable en el alemán. En el maletero la diferencia de segmento entre un coche y otro se deja ver con 130 litros a favor del Qashqai, que aporta más espacio.

 

La presentación interior es correcta en los dos, con un nivel de equipamiento muy superior en el Opel y algo más de elegancia en su acabado. En los 4.000 euros de diferencia que hay entre uno y otro tenemos los faros bixenón, los sensores de parking, los retrovisores abatibles eléctricamente, los antinieblas, el climatizador, que además es dual, los sensores de lluvia y luces y un asistente de luz en carretera que el Opel Mokka lleva de serie, además de las llantas y los faros antiniebla. Si estos últimos los quieres en el Nissan, y además te recomiendo llevarlos, tienes que subir al acabado Acenta, que incrementa la diferencia en 1.500 euros, bien justificados por un aumento de equipamiento a un nivel muy interesante y que se acerca mucho a lo que este Mokka ofrece; pero ya nos hemos ido a 5.500 euros de separación.

 

Teniendo en cuenta estas diferencias es posible que tu coche sea el Mokka si en casa sois cuatro y no precisas más de 325 litros de maletero -algo justo para este tamaño de coche- y te quieras ahorrar esos 4.000 euros. Si necesitas espacio, no te quedará más remedio que gastarlos, sabiendo siempre que cualquiera de las dos opciones que elijas tienen la suficiente calidad de funcionamiento como para que se conviertan en tu coche de todos los días.

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...