Comparativa: BMW 116i contra Peugeot 308 1.2 Puretech

BMW 116i y Peugeot 308 1.2 quizás están muy alejados por tipo de compacto y valor de marca, pero están muy cercanos por sus vanguardistas mecánicas de 3 cilindros.
Lorenzo Alcocer | Fotos: Israel Gardyn -
Comparativa: BMW 116i contra Peugeot 308 1.2 Puretech
Comparativa: BMW 116i contra Peugeot 308 1.2 Puretech

El primer aviso convincente de hasta dónde podría ir la evolución de los motores de gasolina nos lo dio ya hace unos años Ford, con su minúsculo bloque tricilíndrico 1.0 Ecoboost de 125 CV (y también de 100) instalado en todo un Focus, a la postre, una combinación coche-mecánica cargada de buenas sensaciones. Rendimiento, agrado... aquel Focus 1.0 Ecoboost, lejos de sentirse una versión condicionada, resultaba tan funcional y gratificante como cualquier otro. El radio de acción de ese motor 1.0 Ecoboost no acabó ahí. Y hoy día el nuevo Ford Mondeo, con su inmensa planta de muy larga berlina media de casi 4,9 metros, también se ha identificado con el buen hacer de esta mecánica.

Deberemos ir aceptando que un cilindro menos no debilita la categoría de un motor, ni tampoco la de un modelo, ni la de una marca. Y ahora que una marca como BMW ha dado el paso de fabricar su primer motor tricilíndrico y no sólo para la Serie 1, también para las Series 2 y 3 (y primeramente para el híbrido i8), creo que este tipo de mecánicas tendrán más credibilidad.

BMW 116i frente a Peugeot 308 1.2 Puretech

Motores

Antes socios en la materia, BMW para su utilización en Mini y PSA compartieron un excelente motor 1.6 de cuatro cilindros. Pero ahora han tomado caminos independientes para desarrollar sus tricilíndricos. El 1.5 del 116i esconde tanta tecnología como sus afamados 4 y 6 cilindros, con los que comparte cilindrada unitaria, esos 500 cm3 por cilindro que muchos defienden como el mejor compromiso. Con distribución completamente variable en tiempo y alzada, turbo e inyección directa, sabemos por el BMW i8 de las posibilidades de esta mecánica fabricada en aluminio, capaz de desarrollar 231 CV. En el 116i arranca desde 109 CV, que llegan muy pronto, a tan solo 4.500 rpm, dejando ver las posibilidades de incrementar escalonadamente la potencia que tiene este motor.

Poco tiene que envidiarle el bloque 1.2 de Peugeot, tan sólo el sistema Valvetronic que elimina la mariposa de admisión. Con similar potencia (110 CV) y régimen de giro, curiosamente el 1.2 PureTech destaca antes por su mayor par a muy bajo régimen, lo que define mucho el carácter de un motor y otro; también por la implicación de unas cajas de cambio con 5 velocidades en el 308 y 6 en el 116i. Las atípicas vibraciones y acústicas de este tipo de motores, creo que están hoy día lejos de empañar el propio funcionamiento de estos tricilíndricos, con árboles contrarrotantes y afinados escapes. Quizá les "falta entidad" cuando aceleras en vacío y los sientes arrítmicos en según qué momentos, pero pronto te dejas llevar por sus agradables respuestas.

Peugeot 308

Una respuesta que en el caso del Peugeot te diría que resulta hasta contundente. Con una transición entre 1.000 y 2.000 rpm más abrupta, con más efecto turbo que no violento, el 308 parece tener unos cuantos CV más que un 116i escrupulosamente progresivo (y muy plano arriba) en su escalada de revoluciones. No pienso que sean versiones en las que la prestación sea prioridad, pero cuando no sobran, el carácter del 1.2 PureTech puede suplir ciertas dudas que te pueden aparecer en el BMW. El Peugeot es algo más rápido, pero además lo sientes.

Por sus números no te creas que son versiones de ciudad. No te sentirás especialmente rápido en carretera, pero ni mucho menos submotorizado y menos en los tiempos que corren. Son dinámicos y por su naturaleza turbo, hasta despreocupados con el cambio en los cambios de ritmo habituales en una conducción normalizada. Pero de nuevo, sentirás al 308 más potente, agradecido y solvente cuando el entorno lo complica. Le cunde más la quinta al Peugeot que la muy larga sexta y la misma quinta al BMW. Pero también, cuando puede rentabilizar su sexta, el 116i consigue restarle hasta medio litro de consumo al 308.

BMW 116i

Comportamiento

En sus bastidores no aparecen dudas y todas las sensaciones del Serie 1 y 308 están presentes en estas versiones. El 116i hace de su propulsión un exclusivo lujo técnico en este segmento, si bien su tracción trasera no es tan evidente como en otras versiones más potentes. Nunca sientes que el motor comprometa la capacidad de adherencia del eje trasero, ni que lo agilice, por lo que sientes al 116i muy neutro de reacciones y termina por generar muchísima confianza. El 116i es claramente más pesado que el 308, pero con un reparto entre ejes verificado del 50/50 por ciento, la agilidad del tren delantero marca mucho su fácil guiado. Su suave amortiguación de serie deja escapar mayores oscilaciones verticales de la carrocería, pero sin alterar unas trazadas que salen como las prevés. 

El tacto de gran coche y la calidad general de rodadura hacen también de esta versión del 308 un compacto rotundo en todos los sentidos. Como el BMW, destaca la rapidez con que su tren delantero reacciona a las órdenes de su pequeño volante y su inquebrantable motricidad. Su tren delantero tampoco parece que sea fácil colapsarlo por acelerar mucho y su paso por curva solo genera sensaciones de eficacia y estabilidad. Llegas a sentirlo más firme que el Serie 1 y por ello no tan fino bacheando, obligado por un buen compromiso de puesta a punto, que en BMW puedes configurar opcionalmente a tu gusto, con diferentes suspensiones, medidas de llantas y de neumáticos.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...