Publicidad

Contacto: BMW 428i Gran Coupé. gran coupé y... gran berlina

Tan deportivo a la vista y tan práctico al uso como el coupé Serie 4 y la berlina Serie 3, el nuevo 4 Gran Coupé fusiona para este creciente formato de los coupés de 4 puertas mucho de lo mejor de dos mundos.
Lorenzo Alcocer -
Contacto: BMW 428i Gran Coupé. gran coupé y... gran berlina
Contacto: BMW 428i Gran Coupé. gran coupé y... gran berlina

Fue Mercedes con aquel primer CLS en sacarse de la manga este formato de carrocería que interpretaba un nuevo tipo de "coupé" de 4 puertas y al que muchos de nosotros nos referimos a él como la berlina más bonita de la marca de la estrella.

 

BMW Serie 4 Gran CoupéCon este elegante, deportivo y práctico formato se consigue compatibilizar la compra racional con la pasional en un solo automóvil y, además, seguro que piensas que surgen en todos los casos unos de los automóviles más bonitos del mercado.

 

El nuevo BMW Serie 4 Gran Coupé es igual de largo y ancho que la deportiva versión de 2 puertas, pero también es 12 milímetros más alto (y 40 más bajo que la Serie 3) y su largo techo asegura una buena cota de altura en las plazas traseras. Razonablemente bueno es el acceso y acomodo detrás, con sus puertas traseras independientes (todas sin marcos), aunque como honestamente comunica BMW, su Gran Coupé es un 2+1 plazas detrás, si bien no por falta de espacio, sí por la definición de la banqueta trasera.

 

En cualquier caso, detrás sientes ir en una luminosa berlina y no en un angosto coupé. De la misma manera, con 480 diáfanos litros de maletero, el Gran Coupé ofrece más que el coupé tradicional de la Serie 4 y lo mismo que la berlina de la Serie 3, con el añadido del mayor espacio que libera su amplio portón de accionamiento eléctrico. Para acabar con otro buen argumento de practicidad, el respaldo posterior es abatible por secciones y forma una base plana con el piso del maletero

 

BMW Serie 4 Gran CoupéFrente al volante, vistosa deportividad y muchísima calidad. Muy buen puesto de conducción, con excelentes asientos, mandos, generosos reglajes e impecables ejecuciones. Las posibilidades de personalización por equipamiento y acabados te permiten configurar unidades muy diferentes y lo mismo vale para valorar su comportamiento, con diferentes suspensiones, direcciones, llantas/neumáticos y transmisión integral para matizar el comportamiento. En cualquier caso, el Serie 4 Gran Coupé es lo que parece, un coche dinámico y ligero de dirección y con un tren trasero evidentemente dispuesto también para girar por aceleración.

 

Al volante

En nuestra primera toma de contacto y ciñéndonos a la unidad conducida con deportivo acabado M, el Serie 4 Gran Coupé nos ha transmitido también un rodar muy cómodo y filtrado, que agradeces en su papel de lujosa berlina. En este sentido, los BMW han ido dejando firmeza por el camino por tarados más flexibles y la combinación probada me ha parecido un excelente compromiso y punto de partida por dinamismo y comodidad para el doble papel del Gran Coupé.

 

BMW Serie 4 Gran CoupéEn ese doble papel, la versión 428i entra de lleno. Recuerda que ahora ese guarismo hace referencia al motor 2.0 Turbo de 4 cilindros y 245 CV. En nuestro mundo Diesel, esta soberbia mecánica nos recuerda que los buenos bloques de gasolina son también otra historia. Qué bien responde en todos su rango de giro, desde muy bajo régimen, como un buen Diesel, hasta la histeria buscando girar a 7.000 revoluciones, tras una contundente y progresiva transición. El cambio Steptronic para ideado para ello, por sus rápidas y suaves inserciones de las marchas, cambiando en modo manual o automático. Entre sus diferentes modos de trabajo, el Steptronic también puede desacoplarse para desplazarse por la inercia del coche en situaciones favorables.