Audi RS Q3 Sportback: prueba a fondo del nuevo SUV coupé

Al igual que el personaje de ficción El Increíble Hulk, el nuevo Audi RS Q3 tiene doble personalidad cuyo antídoto es el sentido común al volante y un buen pilotaje para asimilar todo lo que puede llegar a correr este SUV.
Raúl Roncero / Fotos: Mikael Helsing -
Audi RS Q3 Sportback: prueba a fondo del nuevo SUV coupé
Audi RS Q3 Sportback: prueba a fondo del nuevo SUV coupé

Ya ha llovido desde aquel primer Audi RS Q3 de la saga de principios de la década pasada -más o menos, sobre 2013-. De aquel SUV, con “sólo” 310 CV, sólo queda su motor y, en realidad, ni eso, sólo la cilindrada y la arquitectura mecánica, el mítico 5 cilindros de la marca, motor que no ha parado de evolucionar para desembarcar ahora en la nueva gama con nada menos que 400 CV. Palabras mayores. Hoy es el corazón del Q3 Sportback -también de las diferentes versiones de RS 3 que, por cierto, empiezan a mutar a nueva generación-. Pero, en realidad, las prestaciones y sensaciones son exactamente iguales que si lo llevara la versión de carrocería normal del Q3, cuya diferencia de precio (cuesta 2.000 euros menos) bien podríamos reservar para invertirla en algún elemento opcional que haga todavía mejor este coche.

Publicidad

Hablamos de la amortiguación regulable Duper Control -1.310 euros-, el equipo de ruedas de 21 pulgadas, como lleva nuestra versión probada -desde 1.365 euros- o también diferentes asistentes de seguridad enfocados a mejorar, además, el confort, como el control de velocidad adaptativo con Stop&Go. No llegas, eso sí, a los casi 7.000 euros que cuestan los discos de carbono delanteros con 380 mm de diámetro, ni a los 3.140 que cuesta la pintura Audi Exclusive. Pero salvo por capricho -tienes cientos de opciones donde poder gastarte, en total, más de 30.000 euros si quisieras-, sólo veo interesantes la primeras de las opciones que te he comentado. Con ellas, lo más asombroso desde un punto de vista técnico no es sólo la efectividad que alcanza el coche, sino el desconcertante confort que puede combinar un coche que corre lo que corre y va como va.

PRESTACIONES Audi RS Q3 Sportback 400 CV
Acel. 0-100 km/h 4,77 s
Acel. 0-400 m 12,96 s
Acel. 0-1.000 m 23,66 s
Adelantamiento 80-120 km/h en 4ª 2,83 s
Sonoridad a 100 km/h 67,5 dBA
Sonoridad 120 km/h 70,4 dBA
Frenada desde 140 km/h 68,3 m
Peso en báscula 1.775 kg

Audi RS Q3 Sportback: deportivo “nivel Dios”

Los responsables del que el RS Q3 Sportback sea un coche tan rápido y efectivo no es sólo el motor, ni sólo el chasis, sino una combinación de ambos elementos que, como es habitual en las diferentes sagas RS a lo largo de la historia, siempre han logrado poner en tus manos coches bastante fáciles de conducir y pilotar. No obstante, una cosa es poder ir razonablemente deprisa con él y otra muy diferente poder y saber aprovechar todo el potencial que ofrece este coche cuya frontera entre ser el domador y verse descabalgado puede ser, también, demasiado pequeña. Lo mejor del RS Q3 es que todo es fascinante, se vaya o no deprisa, desde el ambiente interior y atención por el detalle, las diferentes "líneas melódicas" que salen de su motor y escape, su suavidad, su empuje, la dirección, frenos o su impresionante límite de agarre..., aunque no todo es perfecto en este coche, o al menos, no a mi parecer. El cambio es uno de esos elementos que más atención han requerido en mi caso, y no precisamente en conducción "al ataque", sino en el día a día. Tal vez con la intención de hacer que este RS sea también un coche totalmente utilizable a diario. Los embragues asumen la responsabilidad de suavizar la respuesta del motor provocando cierto retraso en los diferentes saltos entre marchas, especialmente al reducir, algo que se hace más evidente cuando sí pretendes ir a saco: los embragues siempre parecen liberarse con cierto retraso, tal vez de milésimas, pero que en mi caso me parecen eternos. La solución, anticiparse al cambio y usar el selector secuencial en más situaciones de las que hubiera deseado.

Curiosamente, he podido intercambiar el RS Q3 con el nuevo RS 4 y, aunque el factor motor marca distancias, también lo hace su cambio de convertidor logrando una mayor sincronía entre el engranaje en sí de la marcha y el acoplamiento del motor con el cambio. Comentada esta anécdota, el RS Q3 no deja de ser por ello un deportivo verdaderamente espectacular ante el que te rendirás, precisamente, por su manera de correr.

CONSUMOS Audi RS Q3 Sportback 400 CV
Consumo en ciudad 11,5 l/100 km
Consumo en carretera 8,1 l/100 km
Consumo medio 9,5 l/100 km

El propulsor de cinco cilindros es una verdadera pasada, uno de esos motores que, por mero placer, gusta poner a temperatura escuchándolo tranquilamente. Entre otras mejoras, ahora tiene bomba de caudal variable para sus dos circuitos —bloque y culata—, así que coge más rápidamente temperatura para que también la lubricación sea óptima lo antes posibles o gaste menos durante esa primera fase de uso en la que, seguro, se te irá el pie al acelerador para darle pequeños "golpes" de gas. De su talante, constancia y empuje podríamos hablar de dos motores en uno. En lo que más se ha trabajado cuando alcanzó esta nueva cota de potencia es que, pese a tratarse de motor con un turbo de grandes dimensiones, pueda estirar como un atmosférico... o incluso mejor. Sus últimas 2.000 revoluciones son verdaderamente impresionantes, y si entre curvas pretendes moverte entre esas 5.000 y 7.000 rpm necesitarás manos de hierro, buenos reflejos y mucho sentido común porque todo empezará a pasar demasiado deprisa.

ESPACIO Audi RS Q3 Sportback 400 CV
Anchura delantera 144 cm
Anchura trasera 138 cm
Altura delantera 97/104 cm
Altura trasera 87 cm
Espacio para piernas 73 cm
Maletero 530 litros

El agarre del tren delantero es impresionante y la distribución de par prioriza la agilidad del tren posterior, así que, de base, el coche es por sí muy directo y ágil, pero además, en determinados giros, y según el asfalto, puedes incluso jugar con la caballería para provocar un cierto deslizamiento de las cuatro ruedas, saliendo de la curva con gas y el motor perfectamente preparado para enlazar la siguiente recta... O curva, ante la cual, el RS Q3 reacciona con un rápido y brusco giro de cintura y poco margen para el error. Bajar un nivel, buscar ese colchón extra de seguridad supone ir también tremendamente rápido y, sobre todo, descubrir que no sólo tienes dos motores en uno, sino también dos chasis, uno para verdaderos pilotos y otro para el resto. Como todos los RS de la marca, este Q3 Sportback es, también, de otra galaxia.

Publicidad
También te puede interesar

Audi quiere volver a liderar el segmento de las marcas premium con una gran ofensiva de productos, entre los que destacan todos los nuevos e-tron y modelos clave como los A3, Q5 y A6.

El nuevo RS 5 Sportback es un valor seguro. Como todos los Audi. Quizás puedas encontrar rivales más deportivos y quizás puedas encontrarlos más confortables, pero no existe ninguno que conjugue todas las virtudes con la mismo éxito.