Audi Q8 50 TDI Quattro: a prueba el nuevo SUV de lujo con etiqueta ECO

SUV, berlina, coupé... De la fusión de todos estos formatos, Audi ha hecho su modelo más portentoso, el Q8, un automóvil espectacular por su diseño y carga tecnológica. Probamos la versión Diesel 50 TDI con etiqueta ECO de la DGT.
Lorenzo Alcocer / Fotos: Félix Macías -
Audi Q8 50 TDI Quattro: a prueba el nuevo SUV de lujo con etiqueta ECO
Audi Q8 50 TDI Quattro: a prueba el nuevo SUV de lujo con etiqueta ECO

El 8 es el número de referencia de Audi, con el que la marca de los 4 aros define a su estricto deportivo biplaza de motor central, el R8, y a su gran berlina de representación, el sofisticado A8. Y ahora también simboliza a este inédito Q8, el SUV más espectacular y vanguardista -con permiso del “futurista” e-tron- de la firma de Ingolstadt.

El Audi Q8 también es la interpretación deportiva del Q7, la “couperización” del hasta ahora gran SUV de Audi, pero más allá de ofrecer simplemente otra silueta, su diseño propio y las últimas propuestas tecnológicas implementadas por la marca hacen del Q8 un modelo mucho más exclusivo, poderoso y estimulante, con una puesta en escena arrolladora. A los mandos también “arrolla” por diseño y tecnología. Su salpicadero sigue la línea ya vista en los A8/A7 y A6, donde desaparecen prácticamente la totalidad de mandos físicos, por dos enormes pantallas digitales táctiles. Además, cuenta con el ya estandarizado en la marca cuadro de relojes virtual cockpit configurable (y en opción otra pantalla superior head up display), con lo que el Q8 muestra un aspecto futurista y de enorme calidad, aunque las dos pantallas centrales exigen cierta atención cuando conducimos y hay que presionar el punto de contacto hasta sentir un “clic” en el dedo. Todo tiene un aspecto estupendo, con excelentes materiales, grandes acabados y exquisitos detalles, pero todo dependerá de las infinitas opciones para hacer del Q8 un coche soberbio en todos los sentidos. Se agradecen las cerraduras electromagnéticas que nos aseguran que se cierren sus robustas puertas sin marco si las hemos empujado con poca fuerza, o la lejana bandeja del maletero, que se repliega y pliega eléctricamente al abrir y cerrar el portón, éste también de accionamiento gestual.

Audi Q8 50 TDI Quattro: a prueba el nuevo SUV de lujo con etiqueta ECO

Audi Q8 50 TDI Quattro
Publicidad

Otras interesantes funciones dada la envergadura del Audi Q8 son las vistas que ofrecen las cámaras de aparcamiento, que proyectan una visión de 360º en 3D y también de las ruedas, para evitar roces en las llantas con los bordillos. Le dedicaríamos más líneas a comentar muchas de sus funciones de seguridad (ofrece visión nocturna por infrarrojos), confort (podrá integrarse la llave en móviles Android) y otros campos (excepcionales faros matrix led), pero nos centraremos en las que tanto han influido en la soberbia dinámica de la unidad probada.

PRESTACIONES Audi Q8 50 TDI Quattro Tiptronic 286 CV
Acel. 0-100 km/h 6,71 s
Acel. 0-400 m 14,78 s
Acel. 0-1000 m 27,32 s
Sonoridad 120 km/h 65,4 dBA
Sonoridad 140 km/h 68,1 dBA
Frenada desde 140 km/h 79,2 m
Peso en báscula 2.378 kg

Audi Q8 50 TDI Quattro: 4x4 integral

La base del Q8 es la misma que la de las grandes berlinas de la marca y Q7 (y Porsche Cayenne… y el nuevo VW Touareg), y esto supone poder disponer de una plataforma con suspensión neumática (1.205 euros en esta versión 50 TDI), dirección a las 4 ruedas (1.460 euros) y, por supuesto, tracción integral, que reparte inicialmente en un 40/60 por ciento el par entre ejes delantero y trasero, pero puede desviar hasta un 70 delante y un 85 detrás; y la electrónica lo hace entre las ruedas del mismo eje. Con esta base y el apoyo de unas musculosas llantas de 22 pulgadas (¡5.400 euros!) y neumáticos 285/40 R22 (los más grandes que nunca ha utilizado Audi), el Q8 es un coche obligado a resultar exquisito por su calidad de rodadura y eficacia dinámica. Y sí, el tacto general es soberbio y la sensación de robustez y a la vez de suavidad de marcha te lleva a sentir un coche extremadamente cómodo y seguro, y sobre todo versátil, cuando digiere todo tipo de asfaltos, superficies y recorridos con una solvencia y facilidad de conducción increíble, como cuando en este caso la suspensión neumática, además de variar la altura (90 mm entre extremos en marcha), ofrece diferentes niveles de respuesta en función a los modos de conducción: efficiency, confort, auto, dynamic, allroad y offroad, y otro séptimo configurable (individual). No obstante, todo lo facilita un modo auto que resulta muy equilibrado bacheando y estabilizando al Q8, pero siempre se puede afinar la puesta a punto a toque de tecla. Y es en el modo dynamic donde el Q8 impresiona por su destreza general en carretera.

Publicidad
CONSUMOS Audi Q8 50 TDI Quattro Tiptronic 286 CV
Consumo en ciudad 9,4 l/100 km
Consumo en carretera 7,2 l/100 km
Consumo medio 8,1 l/100 km

Audi Q8 50 TDI: comportamiento

La sensación de aplomo y estabilidad a alta velocidad es inquebrantable ante imprevistos, pero más impresionante resulta en trazados donde parece que el Q8 no cabe en su carril. Ahí se pilota con una naturalidad impropia de sus dimensiones (mide prácticamente 5 metros) y peso (hemos verificado casi 2.400 kilos), intervenido por su eje trasero direccional (gira hasta 5 grados en el mismo sentido que el delantero, y 1,5 al contrario a alta velocidad para estabilizarlo) que, sin remarcar artificialmente su agilidad, sí le proporciona un paso por curva muy lineal y tan despreocupado como en una berlina. Y en ciudad recorta en un metro su diámetro de giro, naturalizando una vez más las maniobras y conducción entre coches. ¿Qué no puede hacer muy bien? En la frenada se siente igualmente sólido, pero con los neumáticos M+S probados la detención final sí le hacen penalizar.

ESPACIO Audi Q8 50 TDI Quattro Tiptronic 286 CV
Anchura delantera 151 cm
Anchura trasera 147 cm
Altura delantera 90/97 cm
Altura trasera 93 cm
Espacio para piernas 68/81 cm
Maletero 520/635 litros

Audi Q8 50 TDI: un súper Diesel… ECO

Ante este escenario de ensueño, su sedoso motor 3.0 V6 TDI de 286 CV no desentona por prestaciones, eficiencia e incluso refinamiento, aunque resulte lo menos glamuroso en muy concretas fases (¿coincidiendo con la inyección de AdBlue que limpia los gases de escape?), donde su acústica se afea. Cuenta con una red eléctrica paralela de 48 voltios y una batería de litio con la que opera un alternador reversible que aporta un empuje extra de 16 CV y permite también ampliar las funciones del sistema stop-start. Por ejemplo, al desacoplarse el cambio Tiptronic en fases de desaceleración para circular a vela, el motor puede llegar a apagarse durante un máximo de 40 segundos, entre 55 y 160 km/h, y puede adelantar la parada del motor a partir de 22 km/h antes de detenerse completamente en un semáforo. Todos estos vaivenes de apagado y puesta en marcha son imperceptibles y por todo ello sorprende como una “simple” función ha hecho evolucionar todavía un poco más a todo un “veterano” motor Diesel. Otro gadget es su acelerador háptico, que transmite una leve vibración al pie cuando detecta que nos acercamos a una rotonda para dejar de acelerar con antelación, o cuando superamos la velocidad de la vía. Independientemente a estos pequeños gestos, el Q8 ha obtenido la etiqueta ECO de la DGT, con las ventajas de circulación que conlleva.

Publicidad

Audi Q8 50 TDI Quattro: a prueba el nuevo SUV de lujo con etiqueta ECO

Audi Q8 50 TDI Quattro

También su respuesta argumenta la validez de este súper Diesel. Su capacidad de aceleración es inmensa, tanto que el cambio Tiptronic propone mantener muy bajo de revoluciones el motor, incluso por debajo de 1.500 rpm. A 50 km/h ya ha insertado la 5ª. Y gestiona los cambios con la intención de no sobrepasar las 2.000 rpm (el equivalente a casi 140 km/h en 8ª), lo que no siempre resulta muy armonioso por la tendencia a reducir siempre una o dos marchas, a poco que solicitemos una leve reaceleración. En cualquier caso, nada que empañe a un Q8 irresistible, como SUV, berlina de lujo y coupé de altas prestaciones.

Publicidad
También te puede interesar

El Audi e-tron GT podría debutar en la próxima edición del Salón de Los Ángeles. Tras el SUV e-tron, será el segundo coche cien por cien eléctrico, en este caso, con una elegante y deportiva carrocería sedán.

La presentación oficial del nuevo Audi Q8 ha servido también para adelantar algunas de las 11 novedades que están por llegar en 2019.

Por fin hemos conducido el primer coche eléctrico de Audi, el e-tron. Y la primera toma de contacto se ha centrado fuera del asfalto: tracción, suspensiones, frenos… Así es y así va.