Probamos el Audi A7 Sportback 2018: lujo deportivo

Son sólo dos de las patas que definen la estrategia del Audi para su A7 de nueva generación, complementadas con una superior carga tecnológica en seguridad, digitalización y conectividad, un rendimiento mejorado y un diseño que vuelve a establecer tendencias en la marca.
Raúl Roncero.

Twitter: @Rron0_autopista -

Probamos el Audi A7 Sportback 2018: lujo deportivo
Probamos el Audi A7 Sportback 2018: lujo deportivo

Ciudad del Cabo, donde se acaba África (o empieza, según lo mires) ha sido el escenario donde hemos podido tomar contacto por primera vez con la nueva generación al Audi A7 Sportback. Turística y mucho más rigurosa que cualquier otra ciudad africana en la que hemos realizado pruebas con otros coches, es cierto que no habremos llegado a explorar ni el 25 por ciento de las posibilidades que tiene este nuevo modelo de Audi. Pero te aseguro que este coupé de cuatro puertas se puede disfrutar, tanto o más que probando sus límites, conduciéndolo; sencillamente eso, desplazándote de un lugar a otro y saboreando ese regusto especial de un coche que transmite la calidad, en todas sus áreas, con tanto rigor.

Publicidad

Sólo si te pones al volante, y aunque no muevas el coche un centímetro, te vas a dar cuanta de que no es más de lo mismo, porque el Audi A7 ha sufrido una verdadera metamorfosis transformándose en un automóvil con más alma que de costumbre en la marca. No ha quedado un tornillo del anterior Audi A7 Sportback; aquí desembarca prácticamente toda la tecnología estrenada del reciente Audi A8 y sobre él cae la “responsabilidad” de sustentar la futura generación del Audi A6 en sus dos carrocerías, berlina que esperamos para el presente año. Así que Audi ha puesto toda la carne en el asador para que las futuras berlinas grandes de la casa, pese a la creciente demanda de SUV, sigan teniendo un elevado peso específico.

Audi A7 Sportback

Audi A7: A sus pies, conductores

La era digital está transformado el modo en el que el conductor usa el automóvil… Y viceversa. El Audi A7 Sportback es otro de esos coches en los que no necesitarías llave física para abrirlo ni conducirlo. Bastaría que el propietario te diera de alta para que puedas acceder y arrancarlo mediante un Smartphone gracias a la tecnología NFC (Near Field Communication), pudiendo ser uno de los seis conductores temporales “conectados” al vehículo, a los que un séptimo usuario, el verdadero cliente, habría dado de alta con anterioridad pudiendo personalizar más de 400 parámetros. Pero no temas si alguna de las variables no fueran de tu agrado, porque el Audi A7 también aprende de ti, de tus preferencias o rutas, de tu estilo de conducir o cómo solicitas órdenes vocales, siendo continuamente analizado por la nueva Plataforma Modular de Infoentretenimiento, hoy, la verdadera espina dorsal de este automóvil.

El habitáculo gira en torno al nuevo concepto MMI Touch Response estrenado en el Audi A8. Dos enormes pantallas de alta resolución, la superior de 25,7 cm en caso de versiones equipadas con MMI Navigation Plus y la inferior de 21,9 centímetros (ambas, con retroalimentación acústica y activación háptica, en lugar del mando giratorio para la confirmación de funciones), complementada con el siempre espectacular cuadro de mandos Digital Cockpit opcional (ligado el sistema Navigation Plus) o el Head Up Display con un área de proyección de 22 x 8 centímetros son el epicentro de un puesto del conducción de impecable presentación y acabado.

Audi A7 Sportback

El habitáculo es más grande y espacioso, las calidades son dignas de Audi A8  y los dos o tres pasajeros traseros (puedes elegir configuración) disponen de más espacio y superior confort. El Audi A7 está también más y mejor aislado, y sobre todo, ofrece un mayor nivel de seguridad gracias a un total de 39 sistemas de asistencia que Audi agrupa ahora en tres diferentes paquetes: Tour, City y Aparcamiento, donde se integran en éste último caso el Audi Parking Pilot y Garage Pilot (disponibles a partir del presente año), los cuales suponen la verdadera vuelta de tuerca a la conducción autónoma: el coche sin conductor, aunque limitado al estacionamiento, entrada y salida de garaje controlado desde fuera del vehículo vía Smartphone.

Publicidad

De entre el maremagno de medidas de seguridad,  no sólo hay nuevas siglas, también un baile de ellas. El control de crucero adaptativo AAC de la anterior generación deja paso al ACA, añadiendo funciones al sistema de cambio de carril (para mi gusto, estos sistemas siguen sin funcionar todo lo fino que desearía un conductor) o asistente de atascos en tráfico, ampliando también el margen de velocidades en las que puede estar operativos: desde 0 hasta 250 km/h. Una de las mayores novedades es el escáner láser, capaz de leer a 80 metros vista por delante del vehículo  y con un ángulo de 145 grados, pudiendo detectar con precisión todo tipo de obstáculos en la oscuridad. Detrás de todo asistente de seguridad disponible en el A7 se encuentra el denominado zFAS, una especie de raíz medular que controla los 24 sensores, el citado escáner frontal, los cinco radares de corta y media distancia, una cámara de infrarrojos, otra frontal en el parabrisas más otras cuatro que proporcionan una visión de 360 grados, junto a 12 sensores de ultrasonidos se encargan de proporcionar ese sexto sentido que ofrece el Audi A7: seguridad total. También visión integral gracias la nueva tecnología de faros Matix led, con una versión superior con luz láser.

Audi A7 Sportback

Audi A7. Más grande, más cómodo, más ágil

El nuevo Audi A7 Sportback mide 21 mm más que su predecesor (4,96 m), pero vuelve a tener unas proporciones que ponen de manifiesto la deportividad y personalidad que por sí sola sugiere su carrocería: amplia batalla de 2,96 metros, imponente anchura de 1,91 m y deportivo perfil con sólo 1,42 m de alto, consiguiendo depurado un CX de 0,27. A lo largo y ancho de su carrocería irás encontrando innumerables razones para detenerte a contemplar el detalle, empezando por la parrilla y tomas de aire delanteras y acabando por los nuevos grupos ópticos traseros compuestos por 13 segmentos verticales conectados horizontalmente, pasando por detalles técnicos como las llantas entre cuyos radios puedes ver frenos de acero con núcleo de aluminio y pinzas fabricadas en material ligero.

Pasemos al tren de rodaje, donde el A7 sintetiza lo mejor de una berlina de lujo y lo mejor de un deportivo, partiendo, cómo no, de una arquitectura multimaterial de mayor rigidez estructural que la del modelo saliente, y donde los nuevos parámetros de conducción han buscando también mayor diferenciación entre los extremos. El Audi A7 Sportback puede montar suspensión de muelle metálico y amortiguador convencional, una variante deportiva (S-Line) 10 m más baja y más firme de esta misma amortiguación, suspensión adaptativa con ajustes variables o neumática, heredadas directamente del buque insignia A8, obviamente, con su misma “adaptabilidad” al medio.

Por su parte, la dirección progresiva se puede complementar con el sistema de cuatro ruedas directrices con modos de giro del eje posterior en contrafase (hasta 5 grados y hasta 60 km/h) o fase, optimizando la agilidad y maniobrabilidad, pero siempre con una premisa: precisión y naturalidad. El Audi A7 se muestra muy receptivo a las órdenes del conductor, pero tan ágil y deportivo como cómodo y refinado. Claro que, complementos a tan extraordinaria dinámica no faltan, toda vez que el diferencial trasero deportivo contribuye a que el Audi A7 parezca ser más pequeño y ligero entre curvas.

Por cierto, en A7 Sportback Audi aplica su última evolución de la tracción total para modelo de motor longitudinal: quattro ultra supone la mejor combinación posible de efectividad y eficacia, liberando el tren posterior de arrastre en el caso de que no sea necesaria su participación. Porque la eficiencia sigue y seguirá siendo principal obsesión de Audi.

Audi A7 Sportback

Publicidad

Los motores del Audi A7 Sportback: gasolina y diesel micro electrificados.

El Audi A7 Sportback se pondrá a la venta inicialmente con dos motores, uno para cada tipo de combustible, ambos de 6 cilindros con 3 litros de capacidad y tecnología de 48 voltios como red principal, cuya principal ventaja reside en su capacidad en poder aumentar el tiempo en el que el Audi A7 puede circular en modo inercia (entre 55 y 160 km/h, durante un  tiempo de hasta 40 segundos), un Stop&Start activo desde 22 km/h y con mayor duración en parado o una capacidad de recuperación de energía de hasta 12 kW. Red que aporta, según Audi, 0,7 l/100 de ahorro de combustible y que, como no, se asocia a motores de última generación.

El 50 TDi esconde el 3.0 litros Diesel con turbocompresor de ajuste eléctrico, motor que se combina con el cambio Tiptronic de 8 relaciones, tan rápida como el S-Tronic del motor de gasolina. 286 CV y 620 Nm de par, 250 km/h, 0-100 km/h en 5,7 segundos o 5,6 l/100 km de consumo medio son sus principales cartas de presentación. Es un motor de extraordinaria finura y espontánea respuesta, también con una acústica muy bien conseguida y mínima intrusión en el habitáculo por vibraciones o asperezas.

Pero el 55 TFSi aporta un toque aún más deportivo. Sus cifras, también impresionantes, consumo medio (oficial) incluido  para tratarse de un motor de 340 CV y 500 Nm de par: anuncia 6,9 l/100 km y lo cierto es que a ritmo tranquilo puedes rodar en cifras que no superan los dos dígitos, aunque si te dejas llevar, puedes llegar a doblar la cifra oficial. Su aceleración de 0 a 100 km/h en 5,3 segundos dejan claro las posibilidades de este motor. En este caso, la transmisión es un S-Tronic de siete relaciones… capaz de ser tan suave como el Tiptronic del 50 TDi.

Más adelante llegarán nuevas unidades de 4 y 6 cilindros. El lanzamiento del Audi A7 Sportback será en el mes de marzo, con unos precios de 76.860 euros para la versión Diesel y 81.520 euros para el gasolina.

Audi A7 Sportback

También te puede interesar

Los coches y SUV nuevos de Audi hasta 2024: Q3, Q8, A3, A4, A6…

¿Va a morir el Diesel? Audi considera que aún es necesario

Audi Q3: así es la nueva 2ª generación del SUV, a la venta en septiembre

Publicidad