Titán, el mundo más lejano donde una nave ha aterrizado

Titán, el cuerpo celeste más parecido a la Tierra en el sistema solar, fue visitado en 2005 por la sonda Huygens, tras un viaje de más de siete años. ¿Qué encontró y qué más hay por descubrir allí?

Rocío Snyder

La sonda Huygens tras su aterrizaje en Titán.
La sonda Huygens tras su aterrizaje en Titán.

Desde que el ser humano se aventuró en el espacio, ha enviado su tecnología a muchos rincones del sistema solar. Antes de finalizar el siglo XX, las sondas ya habían tocado las superficies de Marte y Venus, pero no sería hasta el año 2005 cuando una nave aterrizaría en el mundo más lejano hasta la fecha: Titán, la luna más grande de Saturno.

La protagonista de la hazaña fue la sonda Huygens, diseñada por la Agencia Espacial Europea (ESA) y lanzada al espacio el 15 de octubre de 1997, como parte de la misión Cassini-Huygens (orbitador y sonda de aterrizaje, respectivamente).

El instrumento Huygens estudió el satélite saturniano más gigante de todos

El objetivo de este proyecto conjunto con la NASA y la Agencia Espacial Italiana (ASA) era conocer Saturno en profundidad: sus anillos, climas, geología y decenas de lunas. Y el instrumento Huygens estudió el satélite saturniano más gigante de todos.

Una luna asombrosa

Titán es un mundo especial para los astrónomos, no solo por ser la segunda luna más grande del sistema solar después de Ganímedes, en Júpiter; sino por sus condiciones muy similares a la Tierra primitiva.

Según los astrónomos, Titán posee condiciones similares a la Tierra en sus primeros años de vida.
Según los astrónomos, Titán posee condiciones similares a la Tierra en sus primeros años de vida. Foto: NASA.

De modo parecido al planeta azul, tiene una atmósfera densa de 600 kilómetros que está compuesta de nitrógeno (95%) y metano (5%). Asimismo, es el único otro lugar en el sistema solar donde también se ha visto un ciclo de lluvias similar al terrestre, con la excepción de que está basado en metano en vez de agua.

Principalmente en su polo sur, hay reservas de líquido (lagos y mares) y rocas duras de hielo, debido al frío extremo de -180 º centígrados

Las precipitaciones continuas -que varían dependiendo de las estaciones del planeta, también inclinado como la Tierra- hacen que la superficie de Titán sea cambiante. Principalmente en su polo sur, hay reservas de líquido (lagos y mares) y rocas duras de hielo, debido al frío extremo de -180 º centígrados.

Los astrónomos creen que, en 6.000 millones de años, cuando el Sol se convierta en una estrella gigante roja y su tamaño lo acerque al sistema solar exterior, las condiciones allí pueden ser favorables para los océanos estables.

Todas estas características convierten a este satélite en uno de los mejores candidatos para haber albergado (o albergar) vida microbiana extraterrestre que dependa del metano en vez del agua.

El aterrizaje en Titán

Siete años después del lanzamiento de la misión Cassini-Huygens, el módulo Cassini se insertó en la órbita de Saturno. Luego, en diciembre de 2004, expulsó con dirección a Titán a la sonda Huygens, su compañero de viaje, que había permanecido “dormido” durante todos esos años.

Perfil de un mar de metano en Titán.
Perfil de un mar de metano en Titán. Foto: NASA.

La violenta entrada a la atmósfera de Titán, en enero de 2005, se demoró casi dos horas y media. Ya en la superficie, su vida útil fue muy corta pero valiosa: durante una hora y diez minutos funcionó automáticamente y capturó 350 fotografías del terreno antes de perder comunicación con Cassini, que se alejó del punto de aterrizaje y siguió su órbita.

Las imágenes muestran rocas similares a cantos rodados, por lo que se cree que hubo un fluido que corría por allí y los erosionó

Los datos informáticos y postales del impresionante descenso quedaron registrados para la historia y, años después, pudieron ser recreadas en un vídeo de la ESA.

Las imágenes muestran rocas similares a cantos rodados, por lo que se cree que hubo un fluido que corría por allí y los erosionó.

Dragonfly, la libélula que sobrevolará Titán

Continuando el legado de Cassini-Huygens, en 2026 la NASA enviará a Titán la misión Dragonfly (libélula en inglés) para estudiar la atmósfera del satélite, sus procesos químicos prebióticos y las reservas oceánicas de su subsuelo.

Este instrumento volador -similar al Ingenuity en Marte- aterrizará en 2034 en Shangri-La, una región con dunas similares a las de Namibia en el sur de África.

Esta ilustración muestra el helicóptero de aterrizaje Dragonfly de la NASA, acercándose a un sitio en la exótica luna de Saturno, Titán.
Esta ilustración muestra el helicóptero de aterrizaje Dragonfly de la NASA, acercándose a un sitio en la exótica luna de Saturno, Titán. Ilustración: NASA.

De allí en adelante, Dragonfly dará saltos largos de hasta 8 kilómetros en distintas ubicaciones y, en cada una de ellas, permanecerá un día de Titán (16 días terrestres). Su objetivo final será el cráter Selk, una región donde existe evidencia de antigua agua líquida.

"Esta misión de vanguardia habría sido impensable incluso hace unos pocos años, pero ahora estamos listos”

 “Visitar este misterioso mundo marino podría revolucionar lo que sabemos sobre la vida en el universo. Esta misión de vanguardia habría sido impensable incluso hace unos pocos años, pero ahora estamos listos”, sostuvo en un comunicado el exadministrador de la NASA, Jim Bridenstine.

Dragonfly es parte del ambicioso programa News Frontier de la NASA, el cual contempla otras misiones como News Horizon a Plutón y el Cinturón de Kuiper, Juno a Júpiter y OSIRIS-REX al asteroide Bennu.

Fuente: La República.

El planeta Venus será explorado en 2030 por la NASA.

Relacionado

Los diez misterios de Venus que explorará la Nasa