Siete cosas que quizás no sabías sobre el Peñón de Gibraltar

El Peñón de Gibraltar, un enclave de 600 hectáreas que está bajo soberanía británica desde que en 1713 se firmó el Tratado de Utrech, es un histórico objeto de disputa entre España y Reino Unido. Dejando de lado esto, te descubrimos siete aspectos curiosos sobre este territorio.

El Peñón de Gibraltar es una pequeña península separada de España por un istmo de arena.
El Peñón de Gibraltar es una pequeña península separada de España por un istmo de arena.

Adentrándose en el Estrecho de Gibraltar, entre el Mar Mediterráneo y el Atlántico, el Peñón de Gibraltar es una pequeña península separada de España por un istmo de arena. Este promontorio de piedra caliza pertenece a Gran Bretaña desde hace 300 años. Por tanto, su Jefe de Estado es la Reina Isabel II. Aunque este pedazo de tierra es pequeño, hay muchos detalles fascinantes y curiosos. Hoy te recordamos siete de ellos.

1. El llanito, el espanglish de Gibraltar

Puede que hables español e inglés con fluidez, pero es probable que si escuchas a un gibraltareño hablando llanito puedes quedar desconcertado.

El llanito, que además del idioma es como se llama coloquialmente a los habitantes de Gibraltar, combina las palabras y estructuras del español -con un marcado acento andaluz- con las del inglés británico, la lengua oficial.

Las nuevas palabras que se han ido creando en las calles de Gibraltar, generalmente, no las entienden ni un español ni un inglés

"El idioma se originó cuando un inglés y un español no se entendían y las palabras que se decían se iban corrompiendo", le explica a BBC Mundo el historiador gibraltareño Tito Vallejo Smith, autor del Diccionario Llanito.

Así, las nuevas palabras que se han ido creando en las calles de Gibraltar, generalmente, no las entienden ni un español ni un inglés.

A los habitantes de Gibraltar se les llaman coloquialmente llanitos.
A los habitantes de Gibraltar se les llaman coloquialmente llanitos. Foto: IStock.

"Las tuberías en llanito son piperías (del inglés pipe y el español tubería). Ahí tienes: pipería".

Pero además de vocablos como tipá -tetera (en inglés tea pot)- o chinga -chicle (en inglés chewing gum)-, el llanito también tiene expresiones propias como "stop giving me the tin", que literalmente equivale en español a "deja de dar lata", que en inglés no se usa.

Una palabra curiosa que recopiló Vallejo Smith en su Diccionario Llanito es "chachi", que, aunque en desuso, también se utiliza en España para definir algo muy bueno.

"Todo lo bueno venía del (entonces primer ministro británico Winston) Churchill", que al ser pronunciado los hispanohablantes entendían "chachi"

Según el historiador, el vocablo viene de la época posterior a la Guerra Civil Española "cuando en Gibraltar había mucha abundancia y en España había mucha hambre y se llevaban toda la comida para allá".

Por eso, explica, "todo lo bueno venía del (entonces primer ministro británico Winston) Churchill", que al ser pronunciado los hispanohablantes entendían "chachi". "Y claro de ahí surgió el chachi: esto está chachi", apunta.

El diccionario de la Real Academia Española recoge este término, pero no indica su procedencia. Otras teorías señalan que su origen está en el caló.

Además, por la historia del territorio, el llanito tiene influencias de otros idiomas como el italiano -particularmente del genovés-, el hebreo, el francés, el caló (gitano), el portugués y el árabe.

"Gibraltar es una especie de América pequeñita. Aquí hemos tenido a gente de todo el Mediterráneo literalmente. Almirantes que venían de Italia, de Francia, de Portugal para irse a América y decidían quedarse aquí y dejaban su influencia en el lenguaje”, afirma Vallejo Smith.

El historiador advierte que el llanito no es igual que el espanglish, el idioma que se habla en Puerto Rico y en los barrios hispanos de Estados Unidos. Pero lamenta que cada vez se hable menos.

2. ¿Por qué Gibraltar parece un pueblo genovés?

Ventanas con persianas verdes y azules, fachadas de colores pastel, puertas con arcos… En algunos rincones del Peñón de Gibraltar uno podría sentirse transportado a un pueblo genovés, en el norte de Italia.

El visitante no encontrará en esta ciudad las calles estrechas de casas encaladas típicas de Andalucía. Tampoco las casas victorianas de ladrillo y chimeneas humeantes propias de una población británica.

Calle típica del Peñón de Gibraltar, con casas color pastel.
Calle típica del Peñón de Gibraltar, con casas color pastel. Foto: IStock.

El aire de Gibraltar responde a la influencia de una de las comunidades más antiguas y numerosas del territorio.

En 1753, el 34% de la población local era de origen genovés, el grupo más numeroso de la ciudad en aquella época

En 1753, el 34% de la población local era de origen genovés, el grupo más numeroso de la ciudad en aquella época. Existen varias explicaciones a esta migración: intereses comerciales, pesqueros y el hecho de que el Peñón de Gibraltar era una escala común en el viaje hacia América.

Incluso, hoy en día, los apellidos italianos suponen el 20% del censo. Y algunos de esos nombres llegaron a ser ilustres.

El ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, es uno de ellos. También los son la ex Miss Mundo Kaiane Aldorino y el diseñador de moda John Galliano.

3. Los únicos monos en libertad de Europa

Gibraltar presume de ser el único lugar de Europa donde se encuentran monos en libertad.

Los alrededor de 200 ejemplares de macacos gibraltareños, también conocidos como monos de Berbería, son una de las principales atracciones turísticas del Peñón.

Las teorías sobre su origen son diversas: desde la leyenda local que dice que llegaron de Marruecos por un túnel subterráneo bajo el Estrecho de Gibraltar del que nunca ha habido evidencias, hasta la que dice que les trajeron de su hábitat original en el norte de África durante la ocupación árabe de la Península Ibérica, entre los años 711 y 1492, o la hipótesis de que los introdujo el ejército británico después de tomar el Peñón en 1704.

Las teorías sobre el origen de los monos de muy diversas.
Las teorías sobre el origen de los monos de muy diversas. Foto: IStock.

En 2005, un estudio del Instituto Antropológico de la Universidad de Zurich (Suiza) dio pistas científicas sobre su origen, al revelar que la colonia de macacos de Gibraltar fue fundada por ejemplares procedentes de dos poblaciones distintas de Argelia y Marruecos.

Lo cierto es que la vida de estos pequeños mamíferos está unida a la del Peñón de Gibraltar: el cronista Alonso Hernández de Portillo los definió en sus escritos de principios del siglo XVII como los "verdaderos dueños de la roca" y, según un dicho gibraltareño, los británicos sólo dejarán Gibraltar cuando los monos se vayan.

El primer ministro británico, Winston Churchill, ordenó llevar más monos de Marruecos y Argelia para que la población no cayera

Durante la Segunda Guerra Mundial, su número se redujo considerablemente, así que quizás para no tentar las creencias populares y para subir la moral de las tropas británicas, el primer ministro británico, Winston Churchill, ordenó llevar más monos de Marruecos y Argelia para que la población no cayera.

4. Una roca con 52 kilómetros de túneles

Que una roca, el Peñón de Gibraltar, tenga 52 kilómetros de túneles, puede parecer sorprendente. Pero dada la pequeña extensión que tiene (cinco kilómetros de largo y uno de ancho), gran parte de su infraestructura es subterránea.

Durante la Segunda Guerra Mundial, llegó a haber una verdadera ciudad bajo tierra con kilómetros y kilómetros de túneles, depósitos de agua y combustibles, generadores de electricidad, servicios telefónicos, carnicerías, panaderías e incluso hospitales.

"Los ingleses se enteraron que había un plan de invasión por los alemanes y Gibraltar siendo tan pequeñito dijeron: aquí no nos podemos quitar del medio cuando empiecen los bombardeos, nos tenemos que meter bajo tierra", explica el historiador Tito Vallejo Smith.

Durante la Segunda Guerra Mundial, llegó a haber una verdadera ciudad bajo tierra con kilómetros y kilómetros de túneles.
Durante la Segunda Guerra Mundial, llegó a haber una verdadera ciudad bajo tierra con kilómetros y kilómetros de túneles. Foto: IStock.

Así, tras evacuar a mujeres, niños y ancianos, empezaron a hacer túneles dentro del peñón para que toda la guarnición militar se protegiera. Según explica Vallejo Smith, todo estaba diseñado "para aguantar nueve meses sin depender de nadie".

Además, buena parte de la tierra que se quitó para excavar los túneles se tiró al mar y se usó para construir la pista de aterrizaje que fue clave para la invasión del norte de África durante la guerra.

Hoy en día, buena parte de los túneles están cerrados, otros siguen siendo de uso exclusivo del ejército británico, mientras que otros se usan con fines civiles, como el almacenamiento de agua o combustibles

"Gibraltar se convirtió en un portaaviones gigante", dice el historiador.

Hoy en día, buena parte de los túneles están cerrados, otros siguen siendo de uso exclusivo del ejército británico, mientras que otros se usan con fines civiles, como el almacenamiento de agua o combustibles.

5. El aeropuerto en el que los aviones cruzan una carretera

Gibraltar es tan pequeño que cuando uno cruza la frontera por la única carretera que conecta con España no tiene más remedio que atravesar la pista de aterrizaje del aeropuerto.

Un semáforo se pone en rojo en el momento en que un avión aterriza y obliga a esperar a quienes quieren acceder a la ciudad. En ocasiones, la llegada de un avión provoca largas colas de coches a la entrada y a la salida de la roca.

Vista del aeropuerto del Peñón de Gibraltar.
Vista del aeropuerto del Peñón de Gibraltar. Foto: IStock

El aeropuerto fue construido durante la Segunda Guerra Mundial, pero su uso fue militar hasta que, en 2006, España y el Reino Unidos acordaron las condiciones para la operación de vuelos civiles.

6. ¿Por qué el Peñón de Gibraltar era el límite del mundo conocido?

Las columnas de Hércules, según la mitología griega, marcaban el límite del mundo conocido. Con esta expresión, se referían los navegantes de la Antigüedad a los dos montes que flanquean el estrecho de Gibraltar.

De acuerdo con la leyenda, el mismo semidiós habría colocado un pilar a cada lado del canal de 15 kilómetros de ancho que separa Europa de África.

"El Peñón de Gibraltar es una de ellas. La otra está en la montaña al otro lado del estrecho. Mons Abila, que la llamaban los romanos. Los árabes la llaman Jebel Musa", relata Tito Vallejo a BBC Mundo.

De acuerdo con la leyenda, en el Peñón  de Gibraltar se encontraba una de las bases de las columnas de Hércules.
De acuerdo con la leyenda, en el Peñón de Gibraltar se encontraba una de las bases de las columnas de Hércules. Foto: IStock.

Más allá de Gibraltar, hacia el este, el Mediterráneo se convierte en el Océano Atlántico. Y para los navegantes antiguos ese era el punto a partir del cual no convenía adentrarse: el "non plus ultra", en latín, o "no más allá".

7. El Peñón de Gibraltar tiene comunidad judía más antigua de la Península

Durante casi 300 años, Gibraltar albergó la única comunidad judía de la Península Ibérica.

En 1492, los judíos fueron expulsados de España por orden de los reyes Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla, conocidos como los Reyes Católicos. Ese edicto de expulsión solo fue derogado en 1992, 500 años después.

"La mayoría huyó al sur y muchos se fueron a Marruecos. Eso fue el comienzo de la comunidad sefardí que se extendió por todo el Mediterráneo", explica a BBC Mundo Sharman Kadish, directora de la asociación Jewish Heritage de Reino Unido y autora del libro “Herencia judía en Gibraltar”.

Vista aérea de Gibraltar, que durante unos 300 años albergó la úncia comunidad judía de la Península Ibérica.
Vista aérea de Gibraltar, que durante unos 300 años albergó la úncia comunidad judía de la Península Ibérica. Foto: IStock.

Sin embargo, casi desde el primer momento de la ocupación británica, una comunidad de esta confesión se instaló en el territorio.

"Cuando Gibraltar fue conquistado por los británicos. Una de las condiciones que impusieron los españoles al Tratado de Utrecht fue que no se permitiera el regreso de los judíos y los moriscos", apunta.

En el momento en que se constituyó la primera sinagoga, a mediados del siglo XVIII, la comunidad judía gibraltareña contaba con cerca de 600 miembros, casi un tercio de la población civil de la época

"Pero los británicos miraron a otro lado y permitieron la instalación de mercaderes judíos, que les eran útiles. Así regresaron a la roca y las sinagogas se fundan en el siglo XVIII", agrega Kadish.

En el momento en que se constituyó la primera sinagoga, a mediados del siglo XVIII, la comunidad judía gibraltareña contaba con cerca de 600 miembros, casi un tercio de la población civil de la época.

"Muchos de ellos procedían de Tetuán, en Marruecos, donde habían llegado dos siglos antes", comenta Kadish.

En la actualidad, los judíos son aproximadamente 600, cerca del 2% de la población de la roca.

Aunque su número pueda parecer pequeño, durante siglos fueron los únicos representantes en la Península Ibérica de una comunidad que antes de su expulsión llegó a tener entre decenas de miles de miembros.

Fuente: BBC Mundo.

Como consecuencia del Tratado de Utrecht, Gibraltar y Menorca pasaron a ser británicas. Foto: IStock.

Relacionado

Qué ocurrió con Gibraltar y Menorca tras el Tratado de Utrecht