Ríos de todos los continentes, contaminados por medicamentos

Una completa investigación sobre la contaminación de los ríos por medicamentos encontró compuestos de éstos en todas las vías fluviales del mundo, excepto en la Antártida.

Francisco Moral

Una red de 127 científicos tomó muestras de 258 ríos en 104 países.
Una red de 127 científicos tomó muestras de 258 ríos en 104 países.

Durante más de 20 años, los científicos han sabido que los medicamentos que tomamos, para enfermedades que van desde dolores de cabeza hasta diabetes, finalmente, llegan a los ríos, donde pueden dañar el ecosistema y potencialmente promover la resistencia a los antibióticos.

Sin embargo, la mayor parte de la investigación sobre contaminantes farmacéuticos se ha realizado en América del Norte, Europa y China y ha examinado solo un pequeño subconjunto de compuestos. Los estudios también utilizan una variedad de métodos de muestreo y análisis, lo que dificulta la comparación de resultados. Tales limitaciones significan que a los científicos les puede estar faltando una gran pieza del rompecabezas de la contaminación.

Un nuevo artículo publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences ofrece una mirada más completa. Una red de 127 científicos tomó muestras de 258 ríos en 104 países en busca de 61 sustancias químicas diferentes, produciendo "una especie de huella digital farmacéutica de casi 500 millones de personas en todos los continentes del mundo", dice el autor principal del estudio, John L. Wilkinson, químico ambiental en la Universidad de York, en Inglaterra.

Muchos de los ríos más contaminados por medicamentos estaban en África y Asia, “en áreas y países que la comunidad científica ha olvidado en gran medida”

Muchos de los ríos más contaminados por medicamentos estaban en África y Asia, “en áreas y países que la comunidad científica ha olvidado en gran medida”, afirma Wilkinson. Las vías fluviales con las mayores concentraciones farmacéuticas también tienden a estar en países de ingresos medianos bajos; los autores dicen que esto puede deberse a un mejor acceso a los medicamentos en lugares que aún carecen de suficiente infraestructura de aguas residuales.

Los medicamentos que tomamos, finalmente, llegan a los ríos.
Los medicamentos que tomamos, finalmente, llegan a los ríos. Fuente. IStock.

Cuatro compuestos: cafeína, nicotina, paracetamol y cotinina (una sustancia química producida por el cuerpo después de la exposición a la nicotina), aparecieron en todos los continentes, incluida la Antártida. Otros 14, incluidos antihistamínicos, antidepresivos y un antibiótico, fueron rastreados en todos los ríos de los continentes, excepto en la Antártida. Algunas drogas se detectaron solo en lugares específicos, como un antipalúdico encontrado en muestras africanas.

El estudio muestra que se necesita "más de este tipo de evaluación global de la contaminación acuática"

En general, el estudio muestra que se necesita "más de este tipo de evaluación global de la contaminación acuática", en particular para otros productos químicos que representan un mayor riesgo para la salud humana, señala Elsie Sunderland, científica ambiental de la Universidad de Harvard que no participó en el nuevo estudio.  También sugiere, que “necesitamos un mayor tratamiento de las aguas residuales”.

La contaminación farmacéutica plantea una "amenaza global" para la salud ambiental y humana. Cuando los antibióticos ingresan a nuestros ríos, aumentan las probabilidades de que las bacterias desarrollen resistencia a los antimicrobianos, lo que, según la OMS y la ONU, es uno de los mayores peligros para la humanidad.

Fuente: Scientific American.