¿Podrían los humanos poner un pie en el planeta Mercurio?

El planeta Mercurio es el más interno del Sistema Solar, tarda solo 88 días terrestres en orbitar alrededor del Sol. A pesar de estar tan cerca y de los cambios bruscos de temperaturas extremas que sufre, los humanos técnicamente podrían caminar sobre su superficie.

Vicente Alcaíde

Mercurio no tiene una atmósfera de la que hablar, solo una fina neblina llamada exosfera.
Mercurio no tiene una atmósfera de la que hablar, solo una fina neblina llamada exosfera.

De pie, sobre la superficie de Mercurio, el Sol parecería tres veces más grande que desde la Tierra. Sin embargo, en comparación con la intensidad de la radiación que llega a nuestro planeta, siete veces la cantidad de luz solar baña el lado diurno de este planeta, horneando su superficie hasta alcanzar temperaturas de 430 grados centígrados.

Después de la puesta del sol, el calor se pierde rápidamente en la noche. Mercurio no tiene una atmósfera de la que hablar, solo una fina neblina llamada exosfera, que consta de oxígeno, sodio, hidrógeno, helio y potasio perdidos, azotados por impactos ocasionales de meteoritos y el viento solar. Sin una capa aislante de gas para mantener el calor, las temperaturas pueden caer en picado hasta -180 grados centígrados.

Irónicamente, es la propia radiación solar intensa la que produce al menos parte del hielo, o al menos su agua

En las profundidades sombreadas de los cráteres hacia los polos, esas temperaturas ultracongelantes persisten durante todo el año, brindando refugio a los parches de escarcha. Irónicamente, es la propia radiación solar intensa la que produce al menos parte del hielo, o al menos su agua, cuando los protones del viento del Sol chocan con los óxidos de los minerales de la superficie para generar moléculas de H2O.

¿Podrían los humanos aterrizar en la superficie de Mercurio?

A pesar de estar tan cerca del Sol y de los cambios bruscos de temperatura extrema, los humanos técnicamente podrían caminar sobre la superficie del planeta.

En los cráteres de Mercurio, las temperaturas ulracongelantes persisten durante todo el año.
En los cráteres de Mercurio, las temperaturas ulracongelantes persisten durante todo el año.

La lenta rotación de Mercurio significa que tarda 59 días terrestres en dar la vuelta una vez. Sin embargo, su año relativamente corto de 88 días significa que tarda poco menos de 176 días terrestres en completar un ciclo único de día y noche. Al seguir la línea del terminador, la zona crepuscular que cambia lentamente y que experimentamos cuando se pone el Sol, es posible evitar una tostación por su luz y el frío insano.

El verdadero problema sería encontrar una manera de aterrizar de manera segura

El verdadero problema sería encontrar una manera de aterrizar de manera segura. No tener atmósfera para usar como un freno conveniente significaría depender más de combustibles pesados ​​para controlar la velocidad.

Aunque solo es un poco más grande que la Luna, Mercurio tiene un enorme núcleo de hierro en comparación con su corteza relativamente delgada, una característica misteriosa que lo hace increíblemente pesado para su tamaño. Tal densidad significa que la atracción gravitacional del planeta es solo un tercio de la de la Tierra, apenas aplastante, pero impresionante dado su ancho de apenas 4.900 kilómetros.

Vista del planeta Mercurio desde el espacio.
Llevaría de seis a siete años recorrer la compleja trayectoria necesaria para interceptar el planeta Mercurio. Foto: IStock.

Luego está el tema del viaje en sí. Dejando de lado los crecientes niveles de radiación a medida que te acercas al Sol, llevaría de seis a siete años recorrer la compleja trayectoria necesaria para interceptar el planeta. Esto es a pesar del hecho de que técnicamente podría considerarse nuestro vecino planetario más cercano. 

Incluso sin considerar a los pasajeros humanos, sería una proeza. Pero enviar un módulo de aterrizaje a Mercurio podría ayudarnos a desentrañar muchos de sus misterios y darnos una nueva perspectiva sobre el planeta más pequeño del Sistema Solar.

Fuente: Science Alert.

Impresión artística de BepiColombo volando por Mercury el 1 de octubre de 2021. Imagen: ESA.

Relacionado

¡Hacia Mercurio!