Málaga acoge una exposición fotográfica sobre las claves del cambio climático

Esta muestra recoge las claves del cambio climático en forma de grandes e impactantes fotografías, que abordan la evolución del clima y la fragilidad de los paisajes y de la vida en determinadas zonas del planeta, para concluir con algunas de las medidas que se están tomando al respecto.

La muestra está compuesta por setenta impactantes imágenes.
La muestra está compuesta por setenta impactantes imágenes.

Desde hoy y hasta al 4 de abril, quienes paseen el paseo del Parque de Málaga, podrán contemplar una colección de fotografías de naturaleza en gran formato que hablan del "Cambio climático". Es la exposición impulsada por Fundación AXA y realizada por Lunwerg, que reúne unas setenta impactantes imágenes de fotógrafos nacionales e internacionales.

 Esta muestra fotográfica al aire libre realiza un viaje por el planeta, deteniéndose en los principales fenómenos meteorológicos que afectan a los seres humanos, en los diferentes climas y paisajes afectados por el cambio o los efectos más evidentes de esta transformación, para finalmente, hacer una llamada de atención sobre la emergencia climática y los factores que han llevado hasta esta situación y en la que el hombre ha sido el principal culpable.

El mensaje contiene una llamada de alerta y una puerta a la esperanza, destacando las medidas y acciones que ya están en marcha

La exposición “Cambio climático” se detiene también en las imágenes más llamativas que muestran qué ha cambiado, esos hechos cuya lectura señala que algo ha cambiado definitivamente y todavía puede hacerlo mucho más si no actuamos: desde la pérdida de glaciares, a las migraciones animales o las floraciones a destiempo; o desde las olas de calor o el cambio de la composición de las aguas marinas, a los bosques enfermos o la subida del nivel del mar.

No obstante, el mensaje contiene una llamada de alerta y una puerta a la esperanza, destacando las medidas y acciones que ya están en marcha: la investigación, la protección de espacios naturales, la fijación del precio del carbono y emisiones de gases de efecto invernadero, la aplicación por parte de países enteros de criterios de sostenibilidad y economías de energía limpia, la agricultura regenerativa, el uso de energías renovables o los nuevos transportes no contaminantes.

La exposición llama la atención sobre la emergencia climática y los factores que han llevado hasta esta situación.
La exposición llama la atención sobre la emergencia climática y los factores que han llevado hasta esta situación. Foto: Fundación AXA.

Además de un deleite para los amantes de la fotografía o de la Naturaleza, la Fundación AXA pretende que esta exposición sea una llamada a la reflexión y al compromiso con la preservación del planeta y la lucha contra los efectos negativos del cambio climático.

La exposición nos da un toque de atención sobre la responsabilidad que cada uno de nosotros tiene sobre el cambio climático

Por su parte, el naturalista Joaquín Araújo, comisario de la exposición, recuerda que la exposición nos da un toque de atención sobre la responsabilidad que cada uno de nosotros tiene sobre el cambio climático.

Un compromiso de todos

Así, afirma: “Tanto la razón práctica como la ética, y no menos la estética, demandan una gigantesca rectificación por nuestra parte. Sabemos lo que sucede y también lo que debemos acometer. Tenemos que transitar desde la condición de enfermedad a la de medicina. Llevar la atmósfera a la UCI para que deje de asfixiarse. Tan imprescindible compromiso, en el que deben participar todos los países y todos los sectores, pasa por mejorar nuestros conocimientos, apoyando a la ciencia”.

Araujo cree necesario “eliminar por completo la dependencia de los combustibles fósiles, moderar el consumo, mejorar el aislamiento de nuestros hogares, optar por la seguridad y soberanía alimentarias, desmitificar la velocidad, viajar menos y convencernos de que el esfuerzo nos dignifica y solidariza con toda la Humanidad, toda la Natura y todos nuestros descendientes. Sin olvidar, por supuesto, que es la misma agredida vivacidad la que nos regala la vacuna contra nosotros mismos: los bosques”. 

El comisario de la exposición asegura que se debe actuar de forma urgente, generalizada y ambiciosa.
El comisario de la exposición asegura que se debe actuar de forma urgente, generalizada y ambiciosa. Foto: Fundación AXA.

El comisario de la exposición considera que la civilización actual “lleva demasiado tiempo queriendo esconderse de un desastre que mana de ella misma y culmina en ella misma. Existen suficientes evidencias de que nada bueno nos espera si no reaccionamos de forma urgente, generalizada y ambiciosa. El mejor instrumento para enfrentarnos a la catástrofe es que sabemos perfectamente lo que debe hacerse”.

"Podemos, en definitiva, ser mucho más parecidos a la atmósfera y menos a los hornos”

Al respecto, señala que “existen incontables ejemplos de modelos de producción, construcción y transporte que se saldan con escasa y hasta nula contaminación de los aires. Sabemos potenciar los fijadores espontáneos de carbono. Podemos renaturalizar pueblos y, sobre todo, ciudades. Podemos acumular menos y reducir las velocidades. Podemos, en definitiva, ser mucho más parecidos a la atmósfera y menos a los hornos”.

Fuente: Fundación AXA.