Los lagartos más grandes del mundo, en peligro debido al cambio climático

Los dragones de Komodo, considerados los lagartos más grandes del mundo, han pasado de ser una especie vulnerable a estar en peligro en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Vicente Alcaíde

Los lagartos más grandes del mundo son los dragones de Komodo y ahora están en peligro de extinción. Foto: IStock.
Los lagartos más grandes del mundo son los dragones de Komodo y ahora están en peligro de extinción. Foto: IStock.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) cambió recientemente el estado del dragón de Komodo de vulnerable a en peligro en la última actualización de su lista roja.

Estos lagartos carnívoros que pueden crecer hasta tres metros de largo y pesar hasta 136 kilogramos son nativos de Indonesia y solo se encuentran en el Parque Nacional Komodo, un sitio del patrimonio mundial de la UNESCO, y una isla vecina llamada Flores.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) dice que la especie está amenazada por los efectos futuros del cambio climático

Si bien la población de dragones de Komodo en el parque nacional se encuentra actualmente estable y bien protegida, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) dice que la especie está amenazada por los efectos futuros del cambio climático.

Los dragones de Komodo viven en el parque Nacional de Komodo.
Los dragones de Komodo viven en el Parque Nacional de Komodo y la Isla de las Flores. Foto: IStock.

De tal forma que se espera que el incremento de las temperaturas y el posterior aumento del nivel del mar reduzcan el hábitat de estos lagartos al menos un 30 por ciento durante los próximos 45 años, según la UICN. Y es que este animal vive en el borde del bosque o en la sabana abierta, y rara vez se aventura a más de 700 metros sobre el nivel del mar.

"La idea de que estos animales prehistóricos se acerquen un paso más a la extinción, debido en parte al cambio climático es aterradora, y un llamamiento claro para que la naturaleza se coloque en el centro de todas las tomas de decisiones en vísperas de la Conferencia de las Naciones sobre el Cambio Climático, COP26, en Glasgow"

El grupo de conservación dice que las poblaciones de dragones de Komodo que se encuentra en la isla de Flores, fuera de las áreas protegidas, también se enfrentan a la pérdida de hábitat, debido a las "actividades humanas en curso".

"La idea de que estos animales prehistóricos se acerquen un paso más a la extinción, debido en parte al cambio climático es aterradora, y un llamamiento claro para que la naturaleza se coloque en el centro de todas las tomas de decisiones en vísperas de la Conferencia de las Naciones sobre el Cambio Climático, COP26, en Glasgow", declaró Andrew Terry, director de conservación de la Sociedad Zoológica de Londres.

Entrada al Parque Nacional de Komodo, donde la población de dragones se encuentra estable.
Entrada al Parque Nacional de Komodo, donde la población de dragones se encuentra estable. Foto: IStock.

El dragón de Komodo y el calentamiento global

La actualización de la lista roja de la UICN, anunciada en el congreso mundial de conservación celebrado en Marsella, representa la primera vez en que el dragón de Komodo aparece en más de 20 años. Se produce después de que un artículo realizado por expertos sobre cómo el calentamiento global afectaría a los lagartos gigantes concluyera que “se requieren acciones de conservación urgentes para evitar el riesgo de extinción”.

Además de no poder trasladarse a terrenos más altos, el hábitat de los dragones de Komodo se está fragmentando cada vez más debido a la actividad humana, lo que hace que las poblaciones sean menos sanas genéticamente y más vulnerables. Se cree que su hábitat en la isla de Flores, en el sureste de Indonesia, se redujo en más del 40% entre 1970 y 2000.

Los europeos descubrieron los dragones de Komodo a principios del siglo XX y quedaron fascinados de inmediato por estas criaturas.

Los komodos se alimentan principalmente de cerdos, ciervos, búfalos y murciélagos frugívoros. Cuando atacan, su saliva venenosa hace que la presión arterial de su presa baje repentinamente y detiene su coagulación, enviándola a estado de shock.

El dragon de Komodo envenena a sus presas.
El dragon de Komodo envenena a sus presas. Foto: IStock.

A pesar de sus sangrientas credenciales, todavía se sabe poco sobre ellos porque son animales muy tímidos.

La lista roja de la UICN

De las 138.000 especies de la lista roja actualizada de la UICN, más de 38.000 están en peligro de extinción. La organización también incluyó una reevaluación integral de las especies de tiburones y rayas, con un 37% ahora en peligro de extinción debido a la sobrepesca, la pérdida de hábitat y la crisis climática. Los tiburones y las rayas también están agobiados por la mala suerte de su biología: se reproducen lentamente y en pocas cantidades, lo que significa que son más lentos para recuperarse en comparación con otras especies.

La actualización de la lista roja de la UICN incluyó algunas buenas noticias: cuatro de las siete especies de atún capturado comercialmente (atún rojo del Atlántico, atún rojo del sur, atún blanco y aleta amarilla) están en camino de recuperación, gracias a la introducción de cuotas de pesca en los últimos 10 años.

El koala es uno de los animales en peligro de extinción que podrían ser vacunados

Relacionado

Vacunas para salvar a especies en extinción

El lince ibérico es uno de los animales en peligro de extinción.

Relacionado

Diez animales en peligro de extinción en España

Varias especies de atunes se recuperan gracias a las cuotas de pescas regionales.

Relacionado

Las especies de atún se recuperan, pese a las presiones sobre la vida marina

Varios países de la Unesco votaron en contra de declarar en peligro a la Gran Barrera de Coral. Foto: IStock.

Relacionado

La Unesco ignora la opinión de los expertos y no declara en peligro la Gran Barrera de Coral