Volkswagen Transporter: prueba de manejo

volkswagentransporter01.jpg
volkswagentransporter01.jpg

Por Ernesto Roy Ocotla (@ErnestoRoyOfi)          Fotos: Carlos Quevedo

 

Varias opciones rondaron por nuestra cabeza: una excursión con los miembros de la redacción, días de campo con la familia... ¿La solución? Invitar a una banda de rock y unirnos a su trajinar de fin de semana, y no nada más por vivir la experiencia, sino porque lo que necesitan para transportarse es algo muy específico y sería una prueba interesante para la reciente actualización de la Transporter, ahora denominada T6. Antes de entrar en materia, es importante aclarar que ésta es en realidad la segunda actualización de la generación T5, y los cambios son notorios. Por ejemplo, los faros, que ahora modificaron su disposición interna, crecen en dimensión y dominan el frente. La parrilla en acabado negro tiene un pequeño detalle cromado, que va de lado a lado y se pierde en la silueta del cuerpo de iluminación. Así continúan los cambios en la parte trasera e incluso el interior.

 

 

Tan pronto se abrieron las puertas, el equipo empezó a entrar. Bombo, tarola, guitarras, amplificadores, bajo… y la lista sigue con metros y metros de cables. Con todo y ello cupimos cinco personas cómodamente. Ya en el análisis, los músicos empezaron a nombrar lo que les llamaba la atención. Y no, no era la Gibson Les Paul del guitarrista, ni el gorro de duende del cantante; eran los variados espacios de carga. Un par de portavasos arriba del panel frontal, portamapas en el centro, dos paneles frente al acompañante y sobre la guantera, un lugar en el que se puede guardar el teléfono bajo los controles del aire acondicionado, y los dispuestos en las puertas, que son amplios, pero se complica su acceso con las puertas cerradas, por lo bajo que quedan con respecto al asiento.

 

La unidad de pruebas venía equipada con la configuración para ocho pasajeros. Dos individuales al frente y dos bancas en la parte trasera.

 

Tras el volante encontramos una posición de manejo característicamente alta, la visibilidad en todas direcciones es buena. Incluso en maniobras de reversa los espejos laterales facilitan el control, y para cuestiones de precisión se tiene el soporte de sensores de reversa, que en un vehículo de estas dimensiones (5.2 metros de largo, 1.9 de alto y 1.9 de ancho) se agradece.

 

 

El radio cuenta con conectividad Bluetooth –un poco complicado de operar, mediante una sencilla pantalla monocromática– puerto USB, entrada AUX y ranura para tarjetas SD. En cuanto a asistencias, se tiene el soporte de frenos ABS y controles de ESP y ASR.

 

Dar un giro a la llave y escuchar ese típico ronroneo de los motores a diésel es uno de los encantos de la Transporter. Y tan distinto es el sonido como el comportamiento en lo dinámico. En este caso se encuentran a nuestra disposición 102 HP, por ser la variante de transmisión manual. Si la automática es la elección, entonces la cota se elevará a 140. El torque, como es de esperarse en un buen diésel, se entrega pronto. El accionamiento de la turbina comienza a sentirse a partir de las 1,750 vueltas y continuará durante un breve momento, hasta pasadas las 2,500 rpm. Eso sí, la fuerza será perceptible con 183 lb-pie (250 Nm).

 

 

Traducido esto al día a día, se tiene la capacidad de rodar a ritmos crucero de 110-120 km/h, e incluso un poco más aprisa si se requiere, aun con carga. Al volante, la dirección es suave y permite un guiado consistente. Como es común en los diésel, el pedal de embrague es un poco más pesado que el de un vehículo a gasolina, pero no termina por cansar al paso del tiempo. Los kilómetros discurren entre música, plática y una Transporter que gana kilómetros de autonomía a cada minuto. Para lograrlo hay que ser consistente, porque si se incita mucho el funcionamiento de la turbina, se termina por perder la magia del diésel, pero así, suave, logramos consumir solo 40 de los 80 litros que tiene de capacidad el tanque de combustible, en tres días de actividad. La Transporter aguantó el castigo de un fin de semana sin parar y nos dejó entrever que la prueba apenas comenzaba.

 

Unidad probada

 463,345 pesos (a fecha de la prueba)

 

NOS GUSTA

-      Interior configurable

-      Fuerza del tren motor

-      Equipamiento competente

 

NOS GUSTARÍA

-      Infotenimiento más actual

-      Mayor potencia en versión manual

-      Sistema de sonido en toda la cabina

 

 

Resumen técnico

MOTOR

Tipo/cilindrada: L4, 2.0 l

Potencia máxima: 102 HP a 3.500 rpm

Par máximo: 250 Nm a 2,000 rpm

TRANSMISIÓN

Caja: Manual, cinco velocidades

Tracción: Delantera

DIMENSIONES

Largo x ancho x alto: 539 x 190 x 199 cm

Distancia entre ejes: 340 cm

Peso vacío: 1,610 852 kg

PRUEBAS AUTOMÓVIL (a 2,240 msnm)

0 a 400 metros: 20.4 s

Rebase 80 a 120 km/h: 15.8 s

Frenado de 100 a 0 km/h: 44.3 m

Consumo medio: 14.9 km/l

 

 

Nuestros destacados