Race of Champions 2017

raceofchampions201700.jpg
raceofchampions201700.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

La competencia Race of Champions (ROC) podrá no ser un evento puntable, pero no por ello deja de ser menos importante al aglutinar a los mejores representantes del automovilismo a nivel mundial.

 

 

Nacido en 1988, en esta ocasión el evento convocó a 20 pilotos en 10 equipos: Indycar USA: Ryan Hunter-Reay (campeón 500 millas de Indianápolis 2014) y Alexander Rossi (500 millas de Indianápolis 2016); NASCAR USA: Kurt Busch (NASCAR 2004) y Kyle Busch (NASCAR 2015); Rally X USA: Travis Pastrana (Rally, Motocross, X-Fighters, X-Games y Nascar) y Scott Speed (Rallycross 2015 y 2016); Canadá: James Hinchcliffe (Indycar) y Stefan Rzadzinski (ROC Norteamérica); Latinoamérica: Helio Castroneves (500 Millas de Indianápolis 2001, 2002 y 2009) y Gabriel Glusman (ROC Latinoamérica); Colombia: Juan Pablo Montoya (500 Millas de Indianápolis 2000 y 2015) y Gabby Chaves (Indycar); Brasil: Tony Kanaan (500 Millas de Indianápolis 2013) y Felipe Massa (F1): Nórdicos: Tom Kristensen (24 Horas de Le Mans, 1997, 2000-2005, 2008 y 2013) y Petter Solberg (WRC 2003 y WRX 2014 y 2015); Reino Unido:Jenson Button (Fórmula 1 2009) y David Coulthard (F1); Alemania: Sebastian Vettel (Fórmula 1 2010-2013) y Pascal Wehrlein (DTM 2015).

 

 

Para los dos días de competencia en Miami, estuvieron disponibles vehículos de corte netamente deportivo como el auto mexicano VUHL 05, el Polaris Slingshot, el KTM X-Bow, el Ariel Atom, el Radical SR3 o el RX Supercar Lite.

 

 

Pese a la nutrida participación de locales, el triunfo en el primer día de competencias individuales se lo llevó el colombiano Juan Pablo Montoya, que sacó la casta por Latinoamérica al ganar todas sus carreras salvo una, en la que fue abatido por Felipe Massa, aunque le devolvió el favor al brasileño al vencerle en semifinales, para luego superar a la leyenda de las 24 Horas de Le Mans Tom Kristensen, que había hecho lo propio con el exF1 David Coulthard a los mandos del VUHL 05.

 

 

Para el segundo día, ya por equipos, los americanos se redimieron llevando dos ternas a la semifinal: Indycar y NASCAR. Mientras que los colombianos volvieron a brillar, el equipo de Alemania, que había tenido una participación regular, rubricaba con un paso perfecto sobre sus pares europeos.

 

 

En semifinales, el equipo de NASCAR hizo valer el factor genético sobre los pilotos de Indycar y los hermanos Busch salieron avantes en un duelo donde el VUHL volvió a ser partícipe. Por otro lado, Sebastian Vettel fue elegido para medirse contra los dos volantes colombianos, que vieron rota su hegemonía por el paso perfecto del germano, al grado que Wehrlein ya no necesito pisar la pista de nuevo.

 

 

En la final definitiva, los estadounidenses ya estaba listos para gritar “América para los americanos”, pero el alemán dominó con facilidad a Kurt Busch con un margen de 1.12 segundos. Todo estaba en las manos del menor de la dinastía, que si bien se acercó más a Vettel, no pudo bajar la diferencia más allá de las 44 centésimas, dejando al “niño maravilla” de la Fórmula 1 la victoria total con un paso perfecto en el segundo día, demostrando una vez más su estatus de multicampeón de la máxima categoría.

 

Nuestros destacados