Porsche 911 carrozado por Bertone, a subasta

porsche_911bertone01.jpg
porsche_911bertone01.jpg

 

Por Edmundo Cano

 

El Porsche 911 tiene una de las siluetas más inconfundibles e icónicas de todo el mundo automotriz. Por eso es difícil de creer que este pequeño roadster con estilo italiano sea un 911, pero es cierto. Es un auto único con una carrocería artesanal diseñada y fabricada a mano por Bertone, y estará a subasta por Gooding & Co. durante la Semana del Automóvil en Monterey.
 
 
Su historia es sumamente interesante. En 1965, el distribuidor californiano de Porsche, John von Neumann, quien junto con Max Hoffman había convencido a la marca de crear el 956 Speedster, vio la obvia demanda que habría por una versión abierta del entonces nuevo deportivo de Porsche, el 911. Él sabía que la marca estaba desarrollando una versión Targa, pero todavía faltaban varios años para su aparición, y no era un descapotable completo. 
 
 
Esto lo llevó a pedir a Porsche un chasis que, en turno, envió a la prestigiosa casa italiana de diseño Bertone para que fuera vestido con una elegante carrocería roadster de imperdible sabor italiano, que recuerda al Fiat 850 también diseñado por Bertone, y que también debutó en 1965. No luce ni remotamente como un Porsche 911, ni como ningún otro auto que la marca de Stuttgart haya fabricado en toda su historia; lo único reconocible como Porsche, aparte de todo el chasis y las partes mecánicas claro está, son los emblemas y algunas piezas del interior, el cual también fue fabricado artesanalmente para este coche.
 
 
Vestido en rojo con interior en piel crema y rines Campagnolo, el 911 Bertone fue exhibido en el salón de Ginebra de 1966 junto al mismísimo prototipo del 911 Targa. Si bien tuvo una buena aceptación, al final del show ni una sola orden segura había sido colocada, por lo que el auto no pasó nunca de la etapa de prototipo artesanal. 
 
 
Una vez que sus deberes en los autoshows fueron cumplidos, von Neumann importó el auto a los Estados Unidos, donde lo usó como su auto personal por varios años. Eventualmente, cambió de dueño alrededor de cinco veces, uno de los cuales lo restauró y repintó en el negro que actualmente porta. También cambió el motor de 911 regular por una unidad más potente de 911S, y los rines Campagnolo cedieron su lugar a los Mahle estilo ‘gas burner’ de un 914-6. 
 
 
En un excelente estado de conservación, y siendo un coche literalmente único en el mundo, y una oscura parte de la historia de Porsche y del 911, este auto firmado por Bertone tiene una estimación sorpresivamente alta, de 700 mil a 1 millón de dólares, cuando sea subastado por Gooding dentro de un par de semanas.
 
Nuestros destacados