Mercedes-Benz Clase A 2019, presentación

mercedesbenzclasea201901.jpg
mercedesbenzclasea201901.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

El Clase C y la SUV GLC son los modelos más vendidos de Mercedes-Benz. Nada hay de malo en tener un par de productos estrella cuando, además, a pesar de ser autos de nichos más contenidos, el Clase E y el Clase S también son líderes de sus segmentos.

 

 

Pero si un fabricante desea crecer, debe no sólo mantenerse exitoso en los segmentos que ya domina, sino que debe explorar nuevas tecnologías, nuevas variantes, nuevos segmentos. Y eso es precisamente lo que hizo Daimler cuando lanzó el primer Clase A y después cuando lo convirtió en un hatchback compacto.

 

 

En esta, la cuarta generación del modelo y la segunda con esta configuración, el Clase A toma prestadas las claves de diseño “Sensual Purity” del recién presentado CLS, con trazos sencillos que se encuentran y cortan entre sí, volúmenes limpios y una carrocería que se tensa a partir de la parrilla inspirada en la “Panamericana” del AMG GT, mientras que las líneas de carácter laterales ahora van de lado a lado, en lugar de entrecortarse.

 

 

La línea de cristales se mantiene, mientras que la trasera, más recogida, recibe nuevas calaveras más afiladas. Los faros LED pueden tener hasta 18 diodos de accionamiento individual. El interior, que ya habíamos visto, está a tono con casi todos sus hermanos mayores, salvo el Clase C, que ahora es el modelo más veterano de la marca junto con la GLE.

 

 

Recibe doble pantalla (de 7 o 10.25 pulgadas) para el tablero y el cuadro de instrumentos, así como el sistema de infoentretenimiento MBUX (Mercedes-Benz User Experience) con controles de voz que puede “aprender” gracias a la inteligencia artificial. Los sistemas de asistencia a la conducción Active Distance Assist y Active Steering Assist controlan la velocidad incluso al tomar esquinas, intersecciones o rotondas detectando vehículos circundantes, además de detección de ciclistas en ángulo muerto y frenado preventivo con reconocimiento de peatones.

 

 

Agrega 30 mm en la distancia entre ejes y 14 mm a lo ancho, con algunos cm más de espacio interior, mientras que los rines van de las 16 a las 19 pulgadas. La capacidad de cajuela es de 370 litros y los asientos multicontorno pueden ofrecer calefacción, control de clima y masaje, mientras que las opciones incluyen madera de poro abierto, Head-up Display y persianas activas en la parrilla.

 

 

La gama motriz de lanzamiento comienza con un 1.4 litros M 282 de 161 HP y 250 Nm (184 lb-pie), para seguir con un 2.0 litros M 260 de 221 HP y 350 Nm (258 lb-pie), ambos acoplados a una transmisión de siete velocidades de doble embrague. Habrá disponible un 1.5 Turbodiésel de 114 HP y 260 Nm (192 lb-pie). Variantes más potentes, incluyendo las AMG para completar las nueve prometidas, así como opción a tracción total, deberán esperar un poco más.

 

 

El Mercedes-Benz Clase A saldrá a la venta antes que termine el año en Alemania, por lo que el resto del mundo tendrá que esperar a algún momento entre finales de 2018 e inicios de 2019. Queda pendiente la presentación de la nueva variante sedán, de la que no tenemos todavía fecha confirmada de presentación.

 

Nuestros destacados