La Toyota Land Cruiser recibe actualización

toyotalandcruiser201625.jpg
toyotalandcruiser201625.jpg

Por José Virgilio Ordaz.

 

Lanzada en 2007, la Land Cruiser había recibido ya una actualización menor en 2013, aunque para mantenerse vigente la SUV de Toyota con mayor tradición recibe algunos cambios mayores.

 

El perfil general se mantiene inalterado, lo cual no sorprende en uno de los segmentos más tradicionalistas de todo el mercado mundial; sin embargo el frente, pese a lucir discreto de primera impresión, recordándonos a las últimas camionetas de la firma, sorprende al ir reparando en los detalles.

 

 

El conjunto de parrilla y faros es totalmente nuevo, incluso en su forma, con tres barras horizontales y trazos más marcados en la primera y formas más delgadas y estilizadas en los segundos, cortados en su parte central por una extensión del borde de la parrilla; el cambio afecta incluso en las salpicaderas, que tienen que variar su perfil para adecuarse a las nuevas líneas.

 

 

La fascia también cambia, con formas más modernas y menos cuadradas, así como la tapa del cofre, que permuta las dos nervaduras externas por un nuevo par de volúmenes mucho más centrados y anchos. La trasera es menos radical, contentándose con calaveras de nuevo diseño. El tablero mantiene sus formas generales, aunque mejora los materiales y el tacto. La interfaz de infoentretenimiento con pantalla de hasta 9 pulgadas, el volante y el cuadro de instrumentos también son nuevos, además de la botonería reconfigurada; recibe también una toma de corriente de 12 voltios y un sistema de recarga inalámbrico. Todo junto con lo último en sistemas de seguridad como monitoreo del punto ciego, sistema de frenado anticolisión o visón periférica de 360°.

 

 

En otras latitudes se optimizan los motores V8 a diésel de 4.5 litros y gasolina 4.6, aunque el V8 de 5.7 litros con 381 caballos y 544 Nm de torque para Norteamérica seguramente permanecerá sin cambios. La Toyota Land Cruiser 2016 se encuentra ya a la venta en Japón, extendiéndose a otros mercados a partir del mes de octubre; el aumento en precio no deberá ser muy grande, salvo por ajustes inflacionarios o de paridad de divisas.

Nuestros destacados