La NHTSA no puede mantenerse al actual ritmo de llamados a revisión

nhtsa.jpg
nhtsa.jpg
El secretario del Transporte de Estados Unidos, Anthony Foxx, ha dicho que para poder seguir operando a un ritmo que satisfaga las necesidades de los múltiples llamados a revisión en Norteamérica -llevamos un mes del 2015 y ya hay más de 2 millones de unidades en recalls de distintas marcas para revisar defectos en bolsas de aire- la Oficina de Investigación de Defectos, que es parte de la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico Carretero (NHTSA por sus siglas en inglés, National Highway Traffic Safety Administration) necesita más presupuesto y personal.
 
 
El secretario obviamente ha apoyado la iniciativa del presidente Barack Obama de aumentar el presupuesto de la Oficina a más de 30 millones de dólares en lugar de los actuales 10.7, mucho del cuál se emplearía en contratar a más personal, entre ellos varios expertos en estadística. Y es que, para una oficina con una carga de trabajo tan grande como ha tenido en los últimos años en que la palabra "recall" se ha vuelto un vocabulario común en el lingo automotriz estadounidense, tiene un personal que apenas rebasa las 50 personas.
 
 
El secretario Foxx y la NHTSA también están impulsando la iniciativa de que se multipliquen las multas a las armadoras que retrasen los llamados a revisión, pero ninguna ha sido ratificadas y el cabildeo -sobre todo para el aumento de presupuesto- tiene todavía un muy largo camino legislativo que recorrer antes de llegar al escritorio de Obama para su promulgación.
Los mejores vídeos