Gran presencia de Toyota en el SEMA Show

landspeedcruiser1.jpg
landspeedcruiser1.jpg


Por Edmundo Cano

 

Una de las marcas japonesas con más presencia en el SEMA es Toyota, que durante años ha producido vehículos que se han ganado la preferencia de entusiastas de todo tipo para modificarlos y darles su toque personal. Toyota lo sabe y por eso ha llevado a Las Vegas más de 30 autos, desde clásicos perfectamente restaurados hasta radicales preparaciones sobre su gama actual. He aquí algunos de los más relevantes.
 
 
La estrella del stand de Toyota es, sin ningún dejo de duda, la “Land Speed Cruiser”, una Land Cruiser que ha sido modificada en cada rincón para volverse un verdadero misil tierra-tierra, pues gracias a su V8 de 5.7 litros alimentado por dos turbos “del tamaño de un balón de volleyball”, que produce la impresionante cifra de 2,000 hp, este monstruo con la aerodinámica de un ladrillo es capaz de alcanzar una velocidad tope de 354 km/h. Su apariencia exterior casi inalterada más que por una postura mucho más baja, la convierte en un verdadero “lobo en piel de oveja”.
 
 
De lo sutil de la “Land Speed Cruiser” pasamos a lo ignominiosamente llamativo con el Xtreme Corolla Concept, un estudio de diseño que ha vuelto al clásico sedán de Toyota en un hardtop (sin poste B) dos puertas, aunque la conversión se ve algo extraña por la altura de la puerta misma. El interior acomoda solamente dos plazas para dar cabida al monstruoso equipo de sonido JBL, y la apariencia del auto nos lleva de regreso a la mera época del estilo “import tuner” californiano de finales de los años 90.
 
 
La “Swagger Wagon” es una Sienna modificada para ofrecer un interior con el máximo lujo y sofisticación que puede ofrecer una minivan, con vestiduras totalmente de piel, un masivo sistema de infotenimiento, conectividad wi-fi e incluso un minirefrigerador, y una muy agresiva carrocería que ha sido ensanchada y presume fascias nuevas y otros accesorios. De la bajísima postura de manejo se encarga un sistema de suspensión de aire regulable desde una tablet.
 
 
El Pruis G es un experimento para llevar al chasis del Prius al límite, con copiosas modificaciones a la suspensión que permiten que el híbrido de Toyota alcance casi 1G de fuerza lateral en las pruebas de skidpad. Inspirado en el Prius que corre en la categoría GT300 en el JGTC en Japón, este auto conserva su tren motriz híbrido intacto, pero básicamente todo lo demás en el coche ha sido reemplazado por componentes de carreras.
 
 
El GT86 CS CUP es un auto de competencia realizado para un serial monomarca en Alemania, que fue traído por Toyota para exhibirlo en el SEMA y mostrar lo que puede hacerse con el chasis ZN6 del GT86, pues todas sus modificaciones están ahí para hacerlo un devorador de circuitos, desde las suspensiones ajustables hasta los frenos de carreras, y claro, el enorme alerón de fibra de carbono. 
 
 
La Tacoma Pro Race ha sido preparada para convertirla en una todoterreno extrema, con piezas de competencia que le permitirán sortear la carrera MINT 400, una de las más famosas y duras competencias off-road en los Estados Unidos. Las piezas desarrolladas para esta camioneta podrían eventualmente estar disponibles vía al catálogo de TRD para cualquier Toyota Tacoma.
 
 
 
Nuestros destacados