Gama VW Cross: prueba de manejo

volkswagencrossfosaveiro.jpg
volkswagencrossfosaveiro.jpg

Por Manuel Fernández                Fotos: Carlos Quevedo.

 

Refiriéndonos a su actual generación, casi 10 años lleva el Volkswagen CrossFox entre nosotros, que sobre la plataforma del pasado Polo, del vigente Gol, del anterior Ibiza o el primer Škoda Fabia, fue uno de los primeros subcompactos en “disfrazarse” como un pequeño todoterreno. Años después, somos testigos de un segundo facelift que vuelve a reformar sus líneas conforme a los modelos más recientes de la marca, así como de otra pulida a la cabina para subir la impresión de calidad a bordo.

 

 

La Saveiro, por su parte, no es una vieja conocida en la redacción, pues justo hace dos años la teníamos entre manos por primera vez. Vale aclarar que a México arribó con su primer lavado de cara, pues en Brasil o mercados cercanos está presente desde 2009.

 

 

Con ocasión del empujón dado en 2015 a la línea Cross en México, estos dos productos se lanzaron casi al tiempo y no solo con su tratamiento off-road en común, también con la importante introducción de un nuevo motor 1.6, que en el caso del hatch sustituye al poco enérgico bloque de la misma cilindrada con ocho válvulas que había estado presente por años, ese que se mantendrá en las opciones de acceso de la pick-up.

 

 

Dicha planta motriz se denomina MSI (código EA211), conserva la cilindrada exacta del pasado 1.6 de ocho válvulas y, de hecho, es muy similar en números al 1.6 de 16 válvulas empleado por el Polo y el Vento que llegan de India. Los tres son de 1,598 cc logrados por un diámetro y carrera de cada cilindro de 76.5 por 86.9 milímetros, siendo el nuevo MSI el más potente en el papel con 110 caballos a 5,750 rpm y un par de 158 Nm a 4,000 vueltas, un poco por encima del impulsor del Polo que declara 105 caballos y 153 Nm, respectivamente, aunque a regímenes de vueltas un poco más bajos (5,250 y 3,800 vueltas). Otra característica adicional en el impulsor es la capacidad de funcionar con etanol y dar cifras aún mejores, flexibilidad de combustible que así no sirva en México, es casi obligatoria teniendo en cuenta que el motor se arma en Brasil, justo de donde vienen estos autos.

 

 

En la ruta nos encontramos con una respuesta correcta desde muy bajas revoluciones (lo que corroboramos en el dinamómetro), facilitando el arranque en pendientes y el tránsito urbano, mientras continúa acelerando con mucha linealidad a lo largo del tacómetro. Por supuesto hay un mejor desempeño en altas que en el bloque con cabeza de ocho válvulas, pero en relación a su otro hermano de doble árbol de levas usado en los Polo y Vento, se percibe un tanto más progresivo, ya sea con la caja de cinco velocidades de la Saveiro o con la de seis del CrossFox, en este último caso con unas relaciones que podrían ser más cortas, especialmente por la acentuada caída de tercera a cuarta.

 

 

Otros aspectos de manejo sí son la clave para mostrar los distintos enfoques de cada auto e incluso su diferencia de precios. Un gran ejemplo es que la pick-up cuenta con cuatro discos, un tacto del freno más firme que transmite mayor seguridad, se modula mejor y que sin tener siempre mejores distancias de detención, se fatigó menos durante nuestras evaluaciones.

 

 

De las direcciones de ambos se podría sacar un ideal con la precisión del CrossFox y la asistencia en carretera mejor graduada en la Saveiro, que por no tener una vocación tan urbana no está tan sobreasistida.

 

Esa misma orientación citadina hace que el Fox elevado tenga una suspensión blanda que, aunque soporta muy bien la cantidad de hoyos de nuestras vías, brinda una marcha nerviosa en asfaltos maltratados pero compensa con una altura libre que ya quisieran algunas crossovers compactas. Es posible entrar en zonas muy maltratadas sabiendo cuidar el embrague y aprovechando el impulso.

 

 

Al final, ese andar poco refinado y la versatilidad fuera de asfalto también son consecuencia de la escasa distancia entre ejes del Fox. Paradójicamente, la Saveiro tiene un andar más aplomado con todo y las asperezas ocasionales del trasero descargado.

 

Además de la evidente novedad mecánica, el posicionamiento de la línea Cross tiene la intención de agregar un valor sobre la función más básica inherente a lo que es un subcompacto de entrada o una pick-up ligera.

 

 

No sobra recordar la decoración de molduras negras y plateadas alrededor de la carrocería, las llantas Pirelli específicas para malos caminos sobre rines más vistosos o la suspensión con un despeje adicional de 5.3 centímetros (CrossFox). Lo que entra por los ojos de primera impresión es un equipamiento inesperadamente sofisticado, tanto en el apartado de comodidad como de seguridad activa (en pasiva hay dos bolsas de aire).

 

 

Podemos también listar un retrovisor derecho que se acomoda para ver mejor la banqueta una vez que se engrana reversa, un cuadro de instrumentos que nos indica la marcha ideal para ahorrar combustible o nos advierte de no revolucionar el motor en parado. Por otro lado, en asuntos más relevantes, la Saveiro Cross hereda de las Amarok una modalidad de ABS específica para terracería, donde las pulsaciones están más espaciadas y mejoran la tracción en superficies sueltas; está además dotada con control electrónico de estabilidad, un dispositivo que automáticamente la convierte en la referencia de su segmento. El CrossFox sólo cuenta con control de tracción.

 

 

Lo que sigue delatando los orígenes humildes en relación a tan interesante nivel de accesorios son unos acabados sencillos, resaltando para bien unas vestiduras trabajadas, con un patrón que simula huellas en la pick-up y unos relieves de rombos con un toque de alcántara en el pequeño hatchback.

 

 

En lo demás, no se hace esperar la típica variedad de remates duros y lisos sin mayores detalles, botones de tacto económico para accionar las ventanas que conviven con otros mejor resueltos en el volante, o un armazón de los asientos muy visible en el CrossFox, que también peca por una cajuela descuidada, con la lámina interna del portón expuesta, una refacción externa aparatosa y con un soporte ruidoso y hasta los carretes de los cinturones de seguridad sin disimular, algo que no ocurre en la elaborada batea de la Saveiro, con protección para no dañar la pintura, además de un cobertor que se instala con rieles, tiene empaques para evitar la entrada del agua y una lona que se pone con correas.

 

 

Los dos comparten una postura de conducción alta, dominante y en el CrossFox hay buena habitabilidad a lo alto y a lo largo en las dos filas. Su compañera en estas páginas califica, en cambio, como un “2+2” para llevar más de un acompañante sólo de manera temporal.

 

 

Aún con un precio que haría a muchos pensar en brincar de gama hacia una pick-up mediana así venga muy básica (el tamaño no lo es todo), la Saveiro Cross no deja de ser una alternativa interesante, pues mezcla una capacidad de carga muy respetable con elementos que la hacen idónea para usarla a diario. El equipamiento de seguridad activa es un argumento innegable.

 

Mientras tanto, el regreso del CrossFox destaca porque finalmente tiene un motor de buena respuesta, factor en el que desfallecía al lado de su rival directo: el Renault Stepway.

 

 

Saveiro Cross.

 

Unidad probada

313,613 pesos (a fecha de la prueba)

 

 

NOS GUSTA

-      Seguridad activa

-      Precisión de frenos y caja

-      Consumo de combustible

 

NOS GUSTARÍA

-      Otro par de bolsas de aire (en ambos)

-      Interior menos simple

-      ESC en todas las versiones (en ambos)

 

 

CrossFox.

 

Unidad probada

206,900 pesos (a fecha de la prueba)

 

 

NOS GUSTA

-      Espacio interior

-      Altura libre

-      Mejora en desempeño

 

NOS GUSTARÍA

-      Acabados más cuidados

-      Caja mejor relacionada

-      Marcha más refinada

 

Resumen técnico

 

 

Volkswagen

Saveiro Cross

Volkswagen

Crossfox

MOTOR

 

 

Tipo/cilindrada:

L4, 1.6 l

L4, 1.6 l

Potencia máxima:

110 hp a 5,750 rpm

110 hp a 5,750 rpm

Par máximo:

156 Nm a 4,000 rpm

156 Nm a 4,000 rpm

TRANSMISIÓN

 

 

Caja:

Manual,

Manual

 

cinco velocidades

seis velocidades

Tracción:

Delantera

Delantera

DIMENSIONES

 

 

Largo x ancho x alto:

451 x 172 x 159 cm

405 x 166 x 160 cm

Distancia entre ejes:

275 cm

246 cm

Caja/Cajuela:

550 litros

280 litros

Tanque de combustible:

55 litros

50 litros

Peso vacío:

1,120 kg

1,156 kg

PRUEBAS AUTOMÓVIL(a 2,240 msnm)

 

 

0 a 400 metros:

19.28 s

19.60 s

Rebase 80 a 120 km/h

15.88 s

11.82 s

Frenado de 100 a 0 km/h:

42.19 m

41.7 m

Consumo medio:

14.4 km/l

15.54 km/l

 

Los mejores vídeos