El Ferrari 250 GT de Bertone, a subasta

ferrari250gtswbberlinetta1962sharknose00.jpg
ferrari250gtswbberlinetta1962sharknose00.jpg

Por José Virgilio Ordaz.

 

La colaboración de Bertone con la casa de Maranello fue realmente escasa, apenas el Dino GT4 de 1973 y el concepto Rainbow de 1976 con perfil de cuña, Nuccio se quejó de ello incluso al final de su carrera: “Siempre han estado con Pininfarina,  me hubiera gustado haber hecho más con Ferrari”.

 

De hecho, el Ferrari 250 GT SWB Berlinetta 1962 que vemos aquí no fue diseñado propiamente por Bertone, se trata de un one-off, un modelo único inspirado en el 156 Grand Prix, campeón de la temporada anterior de la Fórmula 1 a los mandos del estadounidense Phill Hill, sin relación con el británico Graham Hill, quien fuera el campeón de ese año. Luego de exhibirse en los salones de Ginebra y Turín de ese año fue el auto personal de Nuccio.

 

Si bien Bertone estuvo inmiscuido estrechamente en el diseño, este es obra final de Giorgetto Giugiaro (cuyo estudio acaba de ser adquirido por Audi), entonces empleado de Nuccio, siendo su característica más destacada la cortante “nariz de tiburón” del frente del auto, que contrasta con la limpia parrilla del modelo de serie. El interior está recubierto de cuero burdeos, mientras el exterior está pintado en Blu Notte Metallizzato, azul medianoche metalizado.

 

El auto, con número de chasis 3269 GT, formó parte durante tres décadas de la colección personal de Lorenzo Zambrano, ex-CEO de CEMEX que falleciera el año pasado y que fuera un reconocido entusiasta de la casa del Cavallino Rampante, saldrá a subasta en Pebble Beach el próximo mes. Se estima que tendrá un precio final de entre 14 y 16 millones de dólares, 228 a 260 millones de pesos, con lo que se convertiría en el 250 GT más caro y uno de los Ferrari mejor tasados de todos los tiempos.

Los mejores vídeos