CHEVROLET S10 2016: PRIMERAS IMPRESIONES

20150911_123939.jpg
20150911_123939.jpg

Por Ernesto Roy Ocotla

 

Teniendo como principales competidoras a las Nissan NP300, Toyota Hilux, Ford Ranger o Mitsubishi L200, la Chevrolet S10 llega a nuestro país como la apuesta flotillera de la marca americana.

 

Para conocerla por primera vez, acudimos a las instalaciones de Centro Dinámico Pegaso, donde pudimos convivir con las tres variantes de carrocería disponibles: cabina-chasis, cabina sencilla y doble cabina. Todas cuentan con la misma mecánica, es decir, un cuatro cilindros EcoTec de 2.5 litros que produce 194 caballos de fuerza y 190 lb-pie de torque. Se empareja únicamente a la transmisión manual de seis velocidades.

 

Por dentro, encontramos que el enfoque se condensa en la funcionalidad, con plásticos en su mayoría duros pero de buena calidad y un ensamble que ser percibe durable, algo de importancia en un producto que seguramente tendrá una exigencia mayor a la habitual.

 

En la versión de doble cabina, hay espacio para cinco pasajeros que viajarán cómodos, pero esto implica que la capacidad de carga en la caja sea la menor de las opciones disponibles (927 kg).

 

En cuanto a las características generales, el equipamiento de seguridad es estándar en todas las variantes: dos bolsas de aire frontales y frenos con sistema ABS (se equipan de disco adelante y tambor atrás).

 

 

El interior ofrece lo básico en cuanto a equipamiento, aunque nos gustaría encontrar más espacios portaobjetos y sistema de sonido de base (el audio con bluetooth, entrada Aux y USB es un opcional), pues habitualmente el tiempo que se pasa a bordo en las unidades de trabajo es mayor que el promedio.

 

194 caballos y 190 lb-pie de torque se sienten desde el arranque y permiten una aceleración lineal. La caja manual de seis escalones se caracteriza por una relación entre marchas corta, priorizando la aceleración sobre la velocidad final. La motricidad depende del eje trasero y hasta el momento no se tiene contemplada una variante 4x4.

 

La suspensión cuenta con elementos reforzados para soportar la alta exigencia. El ajuste mismo lo denota con buena amortiguación de irregularidades (en las pruebas pudimos rodar en terracería y lodazales), por lo que la calidad de marcha se siente consistente, aunque esto mismo provoca que al enfrentar otro tipo de condiciones –realizamos pruebas de slalom con media tonelada de carga- se manifieste un balanceo lógico de la carrocería.

 

Uno de los apartados que dejan mejor sabor de boca, al menos en cuanto a sensaciones (en un futuro lo podremos constatar con las mediciones correspondientes) es el de los frenos. La configuración de discos ventilados adelante y tambores atrás, asistidos por el sistema ABS, ofrece buena potencia de detención y a pesar de las continuas simulaciones de parada de emergencia, no dieron señales de sufrir fatiga.

 

 

Finalmente, las pruebas que realizamos en este primer contacto nos permitieron convivir con una dirección que se percibe ligera, rápida en su respuesta, aunque, muy en la línea del segmento, no tan precisa.

 

Este nuevo producto de Chevrolet estará disponible a partir de octubre en tres variantes de carrocería, con precios que van de $207,900 a 309,900 pesos.

Nuestros destacados