Audi Q3 2016: primeras impresiones

apertura_estatica.jpg
apertura_estatica.jpg

Por Ernesto Roy Ocotla

 

Ver: Lanzamiento en México

 

Audi está en año de renovación, pues con la Q3, suman cuatro modelos actualizados en lo que va del presente año. La cosa pinta aún mejor, pues en agosto se llevará a cabo la presentación de la tercera generación del TT en nuestro país y en noviembre el primer contacto con la segunda generación de la Q7.

 

En cuanto a ventas, Audi reporta que se mantiene como líder del segmento Premium en México por quinto año consecutivo, al retener un 28% del volumen comercializado, siendo A3, A1 y A4 los tres modelos más vendidos para la marca de los cuatro aros.

 

Sumándose a esta oleada de presentaciones, se nos dio la oportunidad de convivir con la Q3, que en el año/modelo 2016 presenta variaciones estéticas y dinámicas, en un trayecto que fue de la Ciudad de México a San José Chiapa, Puebla; donde se construye la primer planta de Audi en el país.

 

 

De las cuatro motorizaciones disponibles (4 cilindros, 1.4 lts TFSI de 150 caballos, 2.0 lts TFSI de 180 hp, 2.0 lts TFSI de 220 hp y 2.0 lts TDI de 184 hp), tuvimos a nuestra disposición la variante S-line equipada con el motor dos litros turbocargado de 220 hp, tracción integral y caja S-tronic de siete cambios. Cabe aclarar que este tipo de motricidad en las cuatro ruedas no se cumple en la variante 1.4 litros, que monta una caja S-tronic de seis cambios y tracción delantera.

 

Ya a bordo de nuestra unidad de pruebas es perceptible la buena calidad de materiales y ensamble. Durante el tránsito en ciudad el correcto aislado de la cabina nos hace olvidarnos del exterior y concentrarnos en la conducción.

 

El puesto de mando se nota ligeramente alto, favoreciendo la visibilidad al frente y a los lados. Hacia atrás, el medallón reducido y las cabeceras de las plazas traseras limitan un poco la información que se percibe desde el retrovisor, cosa de costumbre que después no resulta limitante.

 

 

Uno de los cambios más notorios es la incorporación del Audi Drive Select, que gestiona dirección, motor, transmisión, suspensión y climatizador acorde a cuatro modos de manejo: comfort, auto, dynamic y efficiency.

 

Al circular en el modo dynamic, es perceptible el endurecimiento de la suspensión, que no por su enfoque deportivo resulta de inclemente dureza. Con pavimentos en buen estado se agradece el ajuste, pues permite mucho antes de acercarse al límite, acción apoyada por la tracción integral. Sin embargo, en ciudades o pavimentos maltratados, conviene traerlo en efficency o confort, pues después de un rato puede llegar a cansar la limitada oscilación.

 

Sin seguir el patrón estricto que nos caracteriza al momento de la medición de consumos de combustible, logramos 10 km/l promedio durante nuestro trayecto, cuestión que someteremos a confirmación cuando realicemos la prueba a fondo, pues también nos dejamos encandilar por el empuje del cuatro cilindros, que en esta versión registra una ganancia de 9 caballos que se notan ligeramente, sobre todo cuando volteamos a ver el velocímetro después de adelantar en vías rápidas o acelerar en una incorporación.

 

 

 

Nuestros destacados