Nissan Ariya: ¿un SUV eléctrico o un eléctrico SUV? Llega en 2021 y será así…

Estética atractiva y poderosa para el Nissan Ariya, un SUV 100% eléctrico, compacto y generalista que llegará a Europa en 2021 con dos posibilidades de baterías de hasta 500 km de autonomía y con cinco motores entre 218 y 394 CV.

Juan Carlos Payo.

Nissan Ariya: el SUV llegará en 2021
Nissan Ariya: el SUV llegará en 2021

El Nissan Ariya se presentó como concepto en 2019 en el Salón de Tokyo y los responsables de su diseño –dos buenos amigos de esta casa, Alfonso Albaisa y Giovanni Arroba- ya nos avanzaban que del concepto al coche de serie habría muy pocas variaciones, tanto por dentro como por fuera. Dicho y hecho. Se mantiene la longitud de 4,595 metros arropándose por una anchura de 1,85 m y una altura de 1,66 metros, con una batalla de 2,775 metros –la distancia entre ejes de un Qashqai actual es de 2,65 m para una longitud total de 4,4 m-.

El peso del nuevo Nissan Ariya se moverá entre 1,8 y 2,3 toneladas, debido a ese paquete de baterías que irá ubicada ocupando todo el piso del habitáculo para generar un piso plano y un centro de gravedad rebajado, sin necesidad de restar tamaño a un maletero que cubicará 415 litros en las variantes 4WD e-4orce, mientras que en las de tracción delamera 2WD aumentan su capacidad a 468 litros. Se ofrecerá con una atractiva llanta de 19 pulgadas de serie, quedando como opcional la de 20.

Nissan Ariya 2021
Nissan Ariya 2021

NISSAN ARIYA: CINCO POTENCIAS, DOS BATERÍAS

El Nissan Ariya que abrirá la gama será el de tracción delantera asociado a una batería de 63 kWh y con un motor de 218 CV (160 kW) para entregar un par de 300 Nm y proporcionando una aceleración de 0 a 100 km /h en 7,5 segundos para otorgar una velocidad máxima de 160 km/h. Su autonomía debería situarse en 360 km.

Por encima, aunque todavía en el entorno 2WD de tracción delantera, la batería más grande, de 87 kWh, se asocia al motor de  178 kW (242 CV), con prestaciones similares a la variante anterior –mejora muy ligeramente el 0-100- pero ganando autonomía hasta situarse en 500 km –la máxima que ofrece inicialmente el Ariya.

Entrando ya en territorio de tracción total, la batería de 63 kWh solo se puede asociar en el Nissan Ariya a dos motores eléctricos –uno por eje para ser el corazón de ese pseudo 4x4- que entregan en conjunto 225 kW (278 CV) para una autonomía de hasta 340 km. En el caso de la batería de 87 kWh, dos opciones de potencia total –seguimos con un motor eléctrico por eje- con 306 y 394 CV para la variante Performance ofreciendo, respectivamente, 460 y 400 km de autonomía WLTP.

 

Nissan Ariya: así es su interior
Nissan Ariya: así es su interior

En el caso de este Nissan Ariya Performance, se anuncian 600 Nm de para y una aceleración de 0-100 km/h en 5,1 segundos para una velocidad máxima de 200 km/h. Interesante ese sistema e-4orce con el que jugando con el par delante y detrás y la frenada en cada rueda se reproduce fielmente lo que el conductor marca con el volante, logrando agrado, seguridad, e incluso interviniendo de modo menos intrusivo con la frenada regenerativa.

El Nissan Ariya de 63 kWh se sirve con cargador de 7,4 kW, mientras que para el de 87 kWh ya se ofrece el cargador trifásico de 22 kW, aunque pueden ambos soportar cargas rápidas de hasta 130 kW en viajes largos.

Nissan Ariya: un SUV con carácter

Todo tiene fuerza en el nuevo Nissan Ariya. Me refiero al exterior, porque el interior te parecerá muy “zen”. El frontal quizás sea la parte más difícil de digerir por esa megaparrilla ya sin funcionalidad al no ser necesaria la refrigeración tradicional del motor –la imprescindible ahora es la de la batería que se realiza por líquido-. Bueno, su funcionalidad es proteger buena parte de los ADAS –lleva prácticamente de todo- que se integran bajo la denominación ProPILOT. En este frontal además, destaca un nuevo logo de Nissan en 3D que se irá incorporando progresivamente al resto de modelos de la gama. También es interesante el conjunto lumínico en tres alturas, con cuatro finos proyectores horizontales de led de 20 mm cada uno ejerciendo de luz principal, complementándose con las luces de led de día que caen perfilando la parrilla, mientras que los antinieblas se sitúan abajo.

En el lateral se respira un cierto aire coupé fruto de combinar la doble línea de caída que marca el techo negro pero que todavía es más acusada con el efecto de la ventanilla trasera desembocando en el pilar C y generando un efecto óptico de cuña, al que suma el perfil cromado superior que arranca en el pilar A para morir en el arranque de la luneta trasera. Este aire deportivo se refuerza con un hombro en esta zona muy marcado. Nos recuerda en este punto Giovanni Arroba esos voladizos cortos, con las ruedas muy adelantas las delanteras, que le dan tanto carácter como equilibrio a la vista de costado. Habrá cuatro colores disponibles exclusivos asociados a techo negro siempre.

Nissan Ariya: configuración del salpicadero.
Nissan Ariya: configuración de salpicadero

La trasera es maciza, con protagonismo de la chapa y de la tira lumínica que recorre el conjunto para aumentar la sensación visual de anchura, capítulo al que también contribuyen las ópticas también, en este caso, muy horizontalizadas. Llamativa en esta vista la doble antena –necesaria desde el punto de vista técnico a nivel de conectividad- pero que afea ligeramente el conjunto.

Nissan Ariya: interior revolucionario

El interior es limpio como no habíamos visto hasta ahora nada más que en coches concepto. Nos hablan también de espacio sobresaliente fruto de esta plataforma para vehículos eléctricos específica que Nissan ha desarrollado para la Alianza con Renault y Mitsubishi. El sistema de climatización ya no es necesario montarlo en el entorno del salpicadero y puede ir bajo el capó delantero con lo que se simplifica el interior y se gana espacio para poder montar dos guanteras en paralelo en zona de consola central –aparece una mesa auxiliar combinable con la zona donde se ubica el pomo del cambio- y de copiloto.

Pero lo más llamativo es la ausencia casi total de botonería en la zona central –en el volante quizás haya en exceso-. Bueno, botones sí hay pero bajo forma háptica, ofreciendo la misma sensación que los clásicos al vibrar cuando los tocas, pero sin tanto protagonismo estético ya que solo se intuyen con el coche encendido, desapareciendo cuando el coche está detenido y ampliando esa sensación de limpieza y pureza del salpicadero. Y dentro de esta botonería “semioculta” y frente al pequeño pomo del cambio, el conmutador para seleccionar los tres modos de conducción posibles –standard, sport y eco, incluyendo las variantes e-4orce un modo snow adicional-.

También son llamativas las dos pantallas frontales de gran tamaño -12, 3 pulgadas- que se colocan a la misma altura dándose continuidad informativa, así como la zona de reposabrazos central y manejo del cambio deslizable electrónicamente y con memoria. La inmensa mayoría de las funciones son manejables por voz. Destacable es también la actualización mientras circula del software que controla los equipos multimedia, la configuración de los componentes del conjunto eléctrico, la dinámica del chasis, el climatizador… sin necesidad de ir a un concesionario y en tiempo real para el Nissan Ariya siempre te ofrezca todo su potencial.

 

Nissan Ariya: salpicadero

Galería relacionada

Nissan Ariya: así es el nuevo SUV eléctrico

Renault lanzará un nuevo SUV medio eléctrico basado en el Nissan Ariya. | Foto: Renault Morphoz Concept

Relacionado

Renault lanzará un nuevo SUV medio eléctrico basado en el Nissan Ariya: así será

Nuestros destacados