Así han evolucionado los volantes de los deportivos de Porsche en las últimas décadas

En los últimos 20 años los volantes de competición han ido integrando cada vez más funciones. Su disposición es primordial para que puedan usarse de forma intuitiva.
Pablo Mallo
Así han evolucionado los volantes de los deportivos de Porsche en las últimas décadas
Así han evolucionado los volantes de los deportivos de Porsche en las últimas décadas

En solo 20 años, lo que era un simple aro para controlar la dirección ha ido evolucionando hasta convertirse en un auténtico centro de control multifuncional. El desarrollo técnico de los volantes ha pasado por diferentes etapas y la competición al máximo nivel ha sido lo que ha llevado a Porsche a afrontar todos los retos que se han ido presentando. ‘Las exigencias extremas a las que nos enfrentamos en la pista resaltan muy rápidamente los puntos débiles y alientan a los ingenieros a buscar soluciones nuevas y mejores’, decía Ferdinand ‘Ferry’ Porsche. Esta filosofía sigue vigente hoy en día y no ha cambiado desde que el legendario Porsche 356 Nº 1 Roadster sentó las bases para la fundación de la marca en 1948. Con frecuencia, las soluciones de los coches de competición acaban transfiriéndose a los vehículos de carretera.

Publicidad

Un elemento que resalta a primera vista la evolución continua en competición es el volante. Todos los volantes de Porsche han sido utilizados primero en coches de carreras, para luego incorporarse a modelos de serie de la marca de Stuttgart. Sin embargo, ni siquiera el mítico Porsche 917 de Le Mans llevaba un solo botón o pantalla para algunas funciones. ‘Es difícil de creer que los desarrollos en este sentido no empezaran realmente hasta el año 2000. Desde entonces, la enorme progresión que ha habido en los volantes es evidente’, explica Pascal Zurlinden, Director de Competición para los Vehículos Oficiales Porsche. En 20 años, un aro cubierto de cuero se ha transformado en un sofisticado controlador. El último Porsche 911 RSR, por ejemplo, tiene 30 funciones en el volante, que si se activan con determinada secuencia o combinación de botones pueden cambiar la puesta a punto de otros elementos. Dos especialistas en Weissach se dedican a buscar nuevas soluciones para afinar aún más los reglajes y mejorar la facilidad de uso.

Así han evolucionado los volantes de los deportivos de Porsche en las últimas décadas

Así han evolucionado los volantes de los deportivos de Porsche en las últimas décadas

Con toda esta evolución, los volantes de competición modernos casi parecen un control remoto de la televisión del salón. ‘En 1999 participé en la Carrera Cup como piloto Júnior de Porsche. En aquellos momentos, el volante no tenía botones, ni radio, ni levas del cambio, ni limitador de velocidad. Teníamos que conducir por el pit lane con un ojo puesto en el velocímetro’, comenta sobre esa época el embajador de la marca Timo Bernhard (Alemania). El piloto de resistencia y campeón del mundo de 2016 ha sido testigo de los rápidos avances en la tecnología de los volantes. En 2001, los coches de la Porsche Cup incorporaron un botón para la radio y, en 2004, el número de funciones en el volante se incrementó hasta seis en los Porsche 911 GT3 RSR que participaban en la American Le Mans Series. En ese momento, los botones y conmutadores se instalaban sobre volantes de competición simples que se comercializaban en el mercado. El diseño en esa etapa jugaba un papel menor.

Publicidad

Poco a poco, la ergonomía se va adaptando al gusto de los pilotos, que proporcionan información durante la etapa de desarrollo. Las cuatro funciones más importantes son el limitador de velocidad de pit lane, para situaciones de bandera amarilla, el botón de on/off para el motor, así como la radio. Las demás funciones van a continuación, siguiendo una lista de prioridades, aunque hay que tener en cuenta que algunas se activan con una combinación de teclas, algo similar al comando Ctrl+Alt+Del de un ordenador. El manual de instrucciones del volante del Porsche 911 RSR tiene 27 páginas. Por otro lado, la forma y los materiales poco tienen que ver con los primeros aros de volante de madera. Ahora ni siquiera son redondos y están realizados en fibra de carbono. ‘Cuando comparas un volante antiguo con uno nuevo es difícil creer que los modelos actuales sean incluso más ligeros que los primitivos, a pesar de todos los controles, pantallas y electrónica que llevan. Esto se consigue gracias al uso del aluminio y la fibra de carbono’, cuenta Pascal Zurlinden. La conexión entre el volante y la electrónica del vehículo se hace mediante una interfaz llamada CAN. ‘El flujo de datos se transmite en ambas direcciones a través de un solo cable. Es fascinante’, concluye Zurlinden.

Publicidad
LOS MEJORES VÍDEOS
También te puede interesar

Sonido, comportamiento y tacto deportivo son algunos de los ingredientes que se potencian en los nuevos Porsche 718 GTS 4.0, tanto en carrocería Boxster como Cayman.

Te recomendamos

La conciencia social, el ahorro, las medidas políticas aplicadas y la confianza en un...

Ciudades inteligentes, movilidad sostenible, coches y conductores conectados… ¿Y el c...

Eficiencia antes, durante y después. Un coche ecológico no puede ser denominado así ú...

El Land Rover Discovery Sport se convirtió en el aliado perfecto para nuestra Aventur...

Sí, ambas son tecnologías enfocadas a reducir las emisiones y los consumos, combinan ...

Huye de las preocupaciones secundarias y céntrate en lo más importante en cada instan...