VW pide un fuerte apretón de cinturón

Las negociaciones para la firma del convenio colectivo de Volkswagen en otoño próximo no van a ser nada sencillas. Hace unos días te informábamos en Autopista Online de que los sindicatos alemanes habían pedido un aumento del cuatro por ciento en los salarios; Volkswagen acaba de declarar que el “margen de maniobra para aumentos salariales es nulo". El conflicto ya está servido.

Las ventas de Volkswagen en China, uno de sus principales mercados del fabricante, han descendido y poniendo este hecho como excusa, la firma germana va a proponer una drástica reducción de costes en las factorías del grupo (Volkswagen, Audi, Seat y Skoda).

El director de Recursos Humanos de la firma, Peter Hartz, fue tajante ayer: “el margen de maniobra para aumentos salariales es nulo". Esta declaración es la chispa que va a encender la mecha de las negociaciones, que se presentan complicadas.

Por su parte, los sindicatos ya han anunciado que no van a ceder en sus peticiones: un aumento salarial del cuatro por ciento y la garantía de que no se eliminarán trabajos en Alemania (en la imagen, la factoría germana de Dresde). Para IG Metall, el principal sindicato, que engloba a la mayoría de los 103.000 empleados de la firma en el país, las demandas de Hartz son “excesivas y poco realistas". Con la congelación de los salarios, lo que pretende Volkswagen es reducir los costes un 30 por ciento de aquí a 2011. Esto supondría una cifra a favor de la firma de unos 2.040 millones de euros.

La empresa no cesa con estas peticiones y, además, demanda a los trabajadores aún más flexibilidad. En la actualidad, hay una bolsa de 200 horas anuales que pueden ser utilizadas para aumentar o reducir la producción en función de la demanda. Volkswagen ahora quiere que este dato de horas se duplique. Estos cambios también afectan a las horas extras. La jornada semanal en las seis factorías de la firma es de 35 horas, pero VW propone que hasta las 40 horas trabajadas no se cobre por hora extra. Si se sobrepasan estas horas, sí se cobrarían.

Volkswagen comenzará a negociar el próximo convenio colectivo con sus trabajadores el 15 de septiembre. De momento, se prevé que las reuniones no sean nada sencillas. En el primer semestre del año, el beneficio neto del fabricante se ha reducido un 35,7 por ciento, lo que supone 383 millones de euros menos.