Un policía que triplicaba la tasa de alcohol, implicado en el accidente mortal de la M-45

Un agente fuera de servicio embistió el pasado fin de semana a una furgoneta mal estacionada en la M-45, detenida previamente por otro policía por ir “zigzagueando". Como resultado, el conductor de esta última falleció.

Un policía que triplicaba la tasa de alcohol, implicado en el accidente mortal de la M-45
Un policía que triplicaba la tasa de alcohol, implicado en el accidente mortal de la M-45

El alcohol al volante, imprudencias y la mala suerte se alinearon el pasado sábado en la M-45 en un accidente de tráfico que resultó mortal. Todo comenzó cuando un policía municipal, circulando fuera de servicio y con su vehículo particular, observó cómo una furgoneta iba haciendo “eses" por la carretera de circunvalación M-45, a la altura del kilómetro 17.

Para evitar un mal mayor, el policía municipal decidió dar el alto a la furgoneta, haciéndola detener en un carril derecho de la calzada, aunque según el atestado sin señalizar el percance debidamente. Pero en ese punto, una colisión terminó finalmente con la vida del conductor de la furgoneta, de 49 años.

El siniestro fue causado por otros dos policías, en este caso nacionales, que también circulaban por la misma vía fuera de servicio y en su coche particular. Por causas que aún se desconocen y que se están investigando, su vehículo no pudo evitar esquivar en ese punto a la furgoneta y chocaron contra ella. A consecuencia, su ocupante resultó atrapado y poco después miembros del Samur-Protección Civil solo pudieron constatar su fallecimiento.

Los dos policías nacionales tuvieron que ser también trasladados al Hospital Gregorio Marañon, donde los primeros atestados confirmaron que el conductor del vehículo circulaba con una tasa de 0,75 miligramos por litro de aire espirado (0,73 en la segunda lectura), es decir, con el triple de lo permitido en la Ley. La Guardia Civil de Tráfico es quien se ha hecho ya cargo de la investigación para seguir aclarando lo sucedido.