Tráfico pone en marcha un dispositivo especial de vigilancia y control del transporte escolar

En Castilla y León este tipo de siniestros se han cobrado este año la vida de una persona y otras diez han resultado heridas

La Dirección General de Tráfico pondrá en marcha en Castilla y León, entre los próximos días 12 y 18 de noviembre, un dispositivo especial de vigilancia y control del transporte escolar con el fin de evitar este tipo de siniestros, que en el presente año se han cobrado ya la vida de una persona en la Comunidad y han provocado heridas graves a otras diez.

Desde enero de 2010 se han registrado en Castilla y León doce accidentes en los que estuvieron vinculados este tipo de vehículos, de los cuales uno se ha registrado en este año. Los siniestros tuvieron como resultado ocho heridos en los años 2010 y 2011, todos ellos leves, frente al mortal y la decena de heridos--tres graves y siete leves--que se han dado en el año en curso.

Durante el desarrollo de la campaña, los agentes intensificarán las inspecciones sobre los vehículos destinados al transporte escolar, comprobando que las autorizaciones y documentos que deben sean los correctos para la prestación del servicio.

Asimismo, los agentes verificarán que las condiciones técnicas y elementos de seguridad del vehículo son los que exige la normativa, así como los requisitos especiales que debe cumplir el propio conductor, como son el permiso de conducción o los tiempos de conducción y descanso.

El 90 por ciento de los accidentes que se producen durante el transporte escolar tienen lugar en el momento de subir o bajar del vehículo, o justo en los instantes inmediatos, y en muchos casos se trata de atropellos causados por una distracción del menor, del conductor del transporte escolar o de los padres.

618 DENUNCIAS LA PASADA CAMPAÑA

El total de vehículos controlados en la pasada campaña fue de 779, lo que se tradujo en 618 denuncias, con la particularidad de que el mayor número se produjo en las provincias de Valladolid y Palencia y el menor en la provincia de Segovia.

En la presente se prestará especial atención al uso del cinturón de seguridad en aquellos autocares que lo lleven. Según la Federación Española Empresarial del Transporte de Viajeros (Asintra), sólo dos de cada cinco autocares que realizan transporte escolar (38%) llevan instalados cinturones de seguridad.

La Unión Europea emitió una Directiva Comunitaria, que España ha transpuesto a su ordenamiento jurídico, que establece que desde octubre de 2007, se deniega la matriculación a cualquier autobús que no lleve instalados los sistemas de retención.

El interés de la DGT porque los menores vayan correctamente sentados y abrochados con el cinturón de seguridad o el dispositivo de retención infantil adecuado a su peso, talla y edad es tal que uno de los indicadores de seguimiento de las líneas básicas de la Estrategia de Seguridad vial 2011-2020, aprobada en febrero de este año por el Consejo de Ministros, es que no haya ningún menor fallecido sin sistema de retención infantil.

El cinturón de seguridad es útil en cualquier trayecto corto o largo, urbano e interurbano. En el autobús escolar el cinturón de seguridad es vida. Y es que un menor sin ningún tipo de retención multiplica por cinco las posibilidades de sufrir lesiones mortales. De hecho, nueve de cada diez lesiones infantiles graves o mortales podrían haberse evitado si se hubiera utilizado este tipo de dispositivo.