Tráfico multa a 3.387 conductores en siete días por utilizar el teléfono móvil

Tráfico ha multado a 3.387 conductores en siete días (del 4 al 10 de abril) tras sorprenderles utilizando el teléfono móvil mientras conducían en la última campaña especial desarrollada por la DGT para prevenir sobre el riesgo de distraerse al volante, que están detrás de casi el 50 por ciento de los accidentes mortales.

En total, en esos siete días los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil controlaron 399.273 vehículos de las carreteras españolas, a excepción de las de Cataluña y País Vasco, que tienen las competencias transferidas, y formularon 4.201 denuncias, de las cuales el 85 por ciento corresponden a teléfono móvil.

El uso del teléfono móvil es un factor que multiplica por cuatro el riesgo de sufrir accidentes y el riesgo que asume el conductor cuando habla por el teléfono mientras conduce puede ser equiparable a la conducción con excesos de alcohol, según diversos estudios citados por la DGT.

Además de controlar el mal uso del teléfono móvil durante la conducción e informarles de la infracción que estaban cometiendo, los agentes también han vigilado que los conductores no manipulen el navegador mientras conducen, distracción 'equiparable a hablar por el teléfono móvil', según Tráfico. Por este motivo, 38 conductores han sido denunciados por programar el navegador durante la conducción.

Como se anunció al comienzo de la campaña, además del uso del móvil y navegadores también se han vigilado otras conductas que provocan distracción como la utilización de cascos o auriculares conectados a receptores o reproductores de sonido distintos del teléfono móvil. En total han sido 169 las denunciadas por hacer uso de estos dispositivos. Además, otros 607 conductores han sido denunciados por otras infracciones que provocan distracción en la conducción.

Durante la campaña, la DGT también ha comprobado si los conductores españoles utilizan el manos libres y ha podido ver que el 24 por ciento de los vehículos controlados usaban este tipo de dispositivo. 'Su uso, pese a estar permitido, provoca la pérdida de la capacidad de concentración necesaria para conducir, de tal modo que no se mantiene una velocidad constante, el tiempo de reacción es mayor o la distancia de seguridad no es suficiente', advierte Tráfico.

Las distracciones son una de las principales causas de siniestralidad vial en España, según señala la DGT, desde donde se avisa que 'la mayoría' de estas distracciones son 'fácilmente evitables' y su eliminación 'supondría una drástica disminución de los accidentes de tráfico'. Hasta el 14 de abril se han producido en carretera 329 accidentes mortales, de los cuales, la falta de atención ha estado presente en 158 (48%) causando 168 fallecidos.