Toyota revisará 860.000 vehículos

El fabricante japonés ha decidido llamar a revisión a 860.000 vehículos en todo el mundo, debido a un posible defecto en la suspensión delantera.

Toyota, segundo fabricante mundial de vehículos, revisará 860.000 automóviles en todo el mundo, debido a un posible defecto en la suspensión delantera. Este fallo puede provocar un ruido anormal. La campaña afecta a 789.000 unidades en el mercado estadounidense, a 22.000 en Europa, a 23.800 en Japón y a 14.000 en Australia. Además, hay otros 10.200 coches que tendrán que ser revisados en otras regiones.Se trata de una de las llamadas a talleres más importante que Toyota ha realizado en EEUU: 300.000 unidades del pick-up Tacoma fabricadas entre 2001 y 2004 tendrán que ser examinadas, así como 100.000 4Runner producidos entre 2001 y 2002.Por otra parte, la marca nipona también está investigando las quejas de algunos conductores estadounidenses, que aseguran que el híbrido Prius se cala en ciertas ocasiones, según recoge “La Gaceta de los Negocios".Además de revisar los vehículos presuntamente defectuosos, la automovilística japonesa examinará sus procesos de producción para que éstos emitan la menor cantidad posible de CO2 a la atmósfera.

Toyota, una de las marcas más comprometidas con el cuidado del entorno, pretende reducir en el año 2010 la contaminación que generan sus factorías, según explica su Cuarto Plan de Acción Medioambiental. En esa fecha, cada vehículo manufacturado arrojará a la atmósfera un 20 por ciento menos de emisiones que en 2001. Para conseguir este objetivo, la firma “incrementará dramáticamente su productividad" mediante el desarrollo de nuevas tecnologías que ayuden a disminuir la polución de sus plantas. Asimismo, promoverá el uso de nuevas energías y mejorará la eficiencia del transporte de sus coches.

La multinacional nipona también promoverá el desarrollo de automóviles limpios, especialmente de los híbridos y de aquellos que funcionan mediante célula de combustible. Además, apostará por los biocarburantes y por los combustibles sintéticos. El plan de Toyota aborda aspectos como el aprovechamiento de recursos: la marca pretende que sus vehículos sean reciclables en un 95 por ciento en el año 2015. Así, promoverá nuevos métodos y herramientas para el desmantelado de los coches. El empleo de materiales reciclables en el ensamblaje de un automóvil también aumentará. Entre estos componentes está el “Eco-Plástico Toyota", realizado con resina.

Por otra parte, la marca quiere que el plomo, el mercurio, el cadmio y el cromo hexavalente desaparezcan de sus vehículos a partir del año que viene. En 2007, ningún coche con estos materiales se venderá en los mercados nipón o europeo. Toyota y General Motors han obtenido la mayoría de los premios Initial Quality Study, otorgados por la firma de estudios de mercado J.D. Powers. Por segundo año consecutivo, Lexus (marca de lujo perteneciente al consorcio japonés) ha conseguido que su modelo SC 430 se lleve el galardón al coche de más calidad en Estados Unidos.
El Prius, el Scion TC y el RAV4 también han logrado distinciones, al igual que los Chevrolet Malibu y Suburban y el Buick Century, de General Motors. Ford, por su parte, ha conseguido galardones para su Explorer Sport Trac y para el F-150 LD.