Toyota, ¿dispuesta a ayudar a GM?

En un anuncio sorprendente, Toyota ha animado a todas las marcas asiáticas a que suban sus precios en EE.UU. El primer fabricante japonés está dispuesto “a dar un respiro" a las compañías norteamericanas ante su débil situación financiera. Pero, ¿qué busca en realidad el nuevo gigante mundial de la automoción? Te lo contamos.

Toyota, ¿dispuesta a ayudar a GM?
Toyota, ¿dispuesta a ayudar a GM?

“Necesitamos dar algo de tiempo a sus empresas para que tomen un respiro". Con estas palabras, el presidente de Toyota, Hiroshi Okuda, tendía ayer la mano a las principales automovilísticas estadounidenses, sacudidas en las últimas semanas por pérdidas millonarias y fuertes retrocesos de ventas.La marca japonesa, segundo mayor fabricante del planeta, cree ahora que todas las marcas asiáticas deben subir los precios en el mercado norteamericano y cooperar tecnológicamente con una industria algo antigua y muy debilitada. Aunque estas palabras se han interpretado en buena parte de Japón y Estados Unidos como un acercamiento de Toyota a General Motors, nada parece estar más lejos de la realidad. ¿Qué pretende entonces Okuda?Como trasfondo de su anuncio se encuentra el fuerte temor de Toyota a que el Gobierno estadounidense actúe en favor de sus compañías y en perjuicio de los fabricantes extranjeros. No sería de extrañar: las marcas asiáticas, con las japonesas a la cabeza, copan ya el 34,6 por ciento de las matriculaciones, según los datos de la consultora Autodata. Poco a poco, ganan la cuota de mercado que pierden las firmas de Detroit, que han pasado en cuatro de años de controlar el 66 por ciento de las ventas a manejar sólo el 58,7 por ciento.Toyota, por tanto, busca cubrirse las espaldas ante un posible proteccionismo norteamericano. Okuda no está tampoco dispuesto a que se repitan los incidentes de los años 80, cuando las compañías asiáticas fueron el blanco de las iras de la industria automovilística estadounidense, que les acusaba del robo de empleos y del cierre de sus fábricas.“Estoy muy preocupado por la situación de GM, porque, aunque un conflicto comercial como el que ocurrió en el pasado parece difícil, sí que puede haber cierto impacto en la industria japonesa, ya que el sector de la automoción es emblemático en la economía estadounidense", subraya Okuda. El presidente de Toyota, siempre muy hábil, sabe ahora que un mayor compromiso de las marcas asiáticas puede evitar lo que tanto temen: las represalias de Estados Unidos, el principal mercado fuera de sus fronteras.Eso sí, las concesiones de Toyota en Estados Unidos no supondrán un freno a su gran crecimiento como compañía. De hecho, el fabricante japonés ha anunciado hoy mismo una inversión de más de 109 millones de euros para la construcción de su primera planta en Rusia. La factoría estará ubicada en la ciudad de San Petersburgo y entrará en funcionamiento en diciembre de 2007.Con estrategias como ésta, Toyota se ha convertido en el segundo mayor fabricante de automóviles del mundo y amenaza ya al reinado de General Motors. El constructor japonés es la única compañía que capitaliza más de 100.000 millones de euros y triplicó en beneficios en 2004 (con más de 8.000 millones de euros) a sus competidores GM (2.661), Ford (3.138) y DaimlerChrysler (2.466).Su modelo de producción, desarrollado por Taiichi Ohno y copiado ya por casi todas las marcas del planeta, ha permitido a la empresa emplear un 15 por ciento de tiempo menos en la fabricación de un coche. Además, el sistema de sugerencias de los trabajadores, que permite incluso parar la cadena de montaje al detectar un defecto, ha colocado a la marca entre las más fiables del mercado.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.