Temerarios al volante, ¿una plaga?

Un ciego al volante, un conductor ebrio en dirección contraria por la autopista, un extranjero sin carné que provoca un accidente e intenta sobornar a los agentes... El número de temerarios al volante aumenta, pero ¿cómo se castiga?

La Generalitat pedirá prisión para los conductores ebrios
La Generalitat pedirá prisión para los conductores ebrios

En menos de siete días se han conocido temeridades al volante dignas de película. De hecho, la primera de las imprudencias descubiertas estos días se produjo porque su protagonista, al menos eso asegura el mismo, quería imitar a Al Pacino en “Esencia de mujer". Domingo Merino, de 55 años, fue detenido mientras conducía su BMW a 150 km/h. Hasta aquí no hay nada anormal, pero es que el conductor es ciego. Al menos, eso asegura: en 1996 había sufrido un accidente en ciclomotor y se había declarado su ceguera total, por lo que Mapfre (su aseguradora) tuvo que indemnizarle con 546.000 euros. Merino se tuvo que someter al análisis de varios médicos, que declararon su ceguera total ante el Juzgado de Instrucción número 7 de Mataró. ¿Fueron fiables esos reconocimientos? El propio acusado continúa defendiendo su ceguera: “Conocía bien la carretera y escogí un tramo en el que sólo había rectas. Mi mujer, de copiloto, me guiaba", repite constantemente. A Merino le conviene más enfrentarse a una multa por exceso de velocidad que por fraude al seguro: tendría que devolver la indemnización, enfrentarse a un año de cárcel y pagar una multa de 13.500 euros. Los Mossos d’Esquadra han detenido a un conductor que circulaba por dirección contraria por la autopista AP-7 a su paso por Girona el pasado viernes. Según la policía autonómica, el conductor podría haber circulado contrasentido durante unos catorce minutos. Presentaba una tasa de alcohol que doblaba a la permitida. El coche se ha localizado en el lateral derecho de la autopista AP-7, con un fuerte golpe en la parte frontal y el neumático delantero reventado a consecuencia de los golpes que, al parecer, se dio con las vallas protectoras de la autopista. También este fin de semana, concretamente el domingo, los Mossos d’Esquadra han tenido que perseguir a un conductor que no se detuvo ante sus señales y provocó un accidente. El detenido es un joven polaco que no tenía carné de conducir. Según los Mossos, conducía bajo evidentes síntomas de alcoholemia, se negó a realizarse los test para detectar si había bebido e intentó sobornar a los agentes.

Hemos investigado con los CSI españoles cómo se reconstruyen accidentes de tráfico.
Nos han enseñado cómo los ordenadores descubren a los culpables.


No te pierdas nuestro reportaje.
Ya se conoce el informe de la Guardia Civil sobre el “caso Farruquito". El caso estuvo oculto durante seis meses (en septiembre cometió un atropello en el que murió un hombre y se dio a la fuga), pero ya se van revelando más detalles. Según el informe presenado por la Guardia Civil, Farruquito había cometido una maniobra “errónea y antirreglamentaria" y circulaba a 90 km/h por una calle de velocidad limitada a 40 km/h. En la recreación virtual en CD se puede comprobar cómo el bailaor frenó e impactó contra la víctima a 45 km/h. Según los informes, si hubiera circulado a la velocidad autorizada, “habría evitado el atropello".
No es un caso aislado, pero esta vez, tras el delito, hay un nombre famoso: Farruquito, bailaor flamenco. Atropelló y mató a un hombre, se dio a la fuga sin asistir a la víctima y llegó a culpar a su hermano.

No tenía carné de conducir y el coche no estaba ni asegurado. ¿Increíble? Cuando el culpable no es conocido, el suceso puede no llegar ni a los tribunales.


No te pierdas nuestro reportaje.