Serviá y Roma, ganadores de la octava etapa

Los pilotos españoles mandan en el Dakar con total autoridad. Hoy, Serviá en coches y Roma en motos se han hecho con la octava etapa. La noticia triste la protagonizó el mecánico portugués José Eduardo Ribeiro, que ha resultado gravemente herido después de pisar su coche una mina abandonada en el desierto saharaui, muy cerca de la frontera con Mauritania. Otras dos personas han sido afectadas por la explosión.

Serviá y Roma, ganadores de la octava etapa
Serviá y Roma, ganadores de la octava etapa

Ribeiro tuvo la suerte de ser visto por otro coche, que avisó a la organización. Rápidamente fue rescatado y trasladado a Las Palmas de Gran Canaria en un helicóptero de Minurso, la misión de la ONU en el Sahara Occidental. Al parecer, ha perdido un pie. Se da la circunstancia de que hace cuatro años un camión pisó otra mina en ese mismo lugar, con el resultado de un ocupante muerto.
Ante este peligro, la organización creó un pasillo seguro y pidió a los participantes que no se salieran de él. Ribeiro se salió y tuvo la mala suerte de ir a parar a un viejo campo minado.

El Dakar más español
En el plano puramente deportivo, la etapa ha tenido un claro color español. Josep María Serviá ha vuelto a ganar, con lo que lleva ya tres triunfos parciales y se afianza como líder de la prueba.
Después de la sanción de ayer a Schlesser, el catalán se ha quedado como jefe de filas de su equipo, con el francés en sexta posición. José María Serviá se ha adjudicado la especial con un tiempo de 5:14'27'' aventajando al japonés Hiroshi Masuoka en dos minutos. En la general Serviá aventaja a los pilotos de Mitsubishi Fontenay y Masuoka en 11'30'' y 15'59''.
En motos, la BMW de Joan Roma ha vuelto a ser la más rápida, con lo que el catalán suma su tercer triunfo. Roma llegó a Ghallauiya, en Mauritania, dos minutos y medio antes que Richard Sainct, quien sigue como líder.
Tercero ha sido Fabrizzio Meoni, mientras que el cuarto puesto también ha sido para un español, en este caso Jordi Arcarons.
Con su éxito, Roma avanza hasta la segunda plaza de la general y amenaza seriamente a Sainct.
Mañana se corre la novena etapa, que tendrá principio y final en Ghallauiya. Constará de 518 kilómetros, todos ellos contra el crono. Es una etapa muy especial, pues se basa en el funcionamiento de las regatas. Además, los pilotos no podrán contar con el apoyo de los mecánicos que viajan en avión.
Después de salir del Sahara Occidental, el peligro bélico del Frente Polisario ha quedado definitivamente atrás. Además, sus representantes políticos y militares anunciaron ayer que retiraban sus amenazas militares.
Desgraciadamente, un resto de las muchas guerras que ha sufrido la zona ha ocasionado el accidente de Ribeiro.
Si quieres saber más sobre el Dakar, no te pierdas este

Untitled Document

Reportaje .
Los mejores vídeos