Seat triplicará sus concesionarios en Rusia en tres años, hasta los 60

Seat prevé triplicar sus concesionarios en Rusia en los próximos tres años, alcanzando así los 60 puntos de venta en el país, donde la filial española del Grupo Volkswagen ha lanzado una estrategia de expansión que tiene el objetivo de vender 20.000 coches anuales a partir de 2015.

En una entrevista de Europa Press en el Salón del Automóvil de Moscú, el director de Seat en Rusia, Roman Kuzmin, ha explicado que la compañía prevé cerrar este año con 25 o 30 concesionarios en el gigante del Este, principalmente en grandes urbes, y que las siguientes aperturas se harán en ciudades de más de 500.000 habitantes.

Kuzmin ha afirmado que una vez alcanzado el volumen de 20.000 matriculaciones anuales, para lo que se estima que se tardarán tres años, la firma estudiará la posibilidad de producir localmente, para lo que podría utilizar alguna de las tres plantas que el Grupo Volkswagen tiene en el país, una práctica habitual en la multinacional alemana.

La buena aceptación de los sedanes en el mercado ruso indica que Seat podría aprovechar la planta del grupo en Kaluga, ubicada al suroeste de Moscú, para ensamblar el nuevo Toledo, que a partir de este otoño se fabricará en Mladá Boleslav, en la República Checa.

La factoría de Kaluga, que tiene una capacidad de producción de 225.000 vehículos y emplea a 5.700 personas, produce actualmente los modelos Skoda Octavia, Skoda Fabia, Volkswagen Tiguan y Volkswagen Polo Sedán.

CLIENTES JÓVENES

Según Kuzmin, Seat no entra en Rusia para competir con Skoda, sino que busca otro tipo de cliente: 'Los Skoda son de colores tradicionales como el blanco y el negro, mientras que los Seats son rojos, verdes, amarillos... Seat busca a clientes jóvenes, que quieren productos nuevos'.

La firma española tiene presencia desde 2007 en el país, aunque con un escaso volumen de ventas de unas 1.000 unidades anuales, y comercializa los modelos León, que acumula el 40% de las ventas; Ibiza y Altea Freetrack --los tres fabricados en Martorell (Barcelona)--, a los que en otoño se sumará el Alhambra, ensamblado en Pamela (Portugal).

Kuzmin ha confiado en que el nuevo modelo va a tener buena aceptación en el país principalmente gracias a las ventas a empresas como vehículo corporativo y a familias, y se ha mostrado convencido de que la nueva etapa de la empresa española en Rusia será exitosa.

'Los clientes rusos quieren nuevos modelos, coches diferentes y modernos, y el apoyo del Grupo Volkswagen les da la garantía de que los vehículos son de buena calidad', ha argumentado.

MERCADO EN CRECIMIENTO

En un momento en el que el mercado automovilístico europeo no consigue frenar el descenso, Seat ha señalado Rusia como un mercado prioritario a corto y largo plazo, ya que el país tiene un fuerte potencial de crecimiento y aspira a convertirse en los próximos años en el mayor mercado del automóvil de Europa.

En 2011, se comercializaron en Rusia más de 2,6 millones de vehículos, solo superados por los casi 3,2 millones de unidades de Alemania, y en el primer semestre las ventas han crecido un 14%, según datos de la asociación de fabricantes de automóviles de Rusia (Association of European Businesses-AEB).

Seat ha vendido en los primeros siete meses de este año 1.145 coches en Rusia, un 10% más que en el mismo periodo de 2011, cuando matriculó 1.037.

En el mes de julio vendió 303 unidades, mientras que en el mismo mes del año pasado ninguna.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.