Santana decide hoy su futuro

Santana lleva desde 1995 planteándose su futuro y, en ese tiempo, se ha llegado a la conclusión de que en la fábrica de Suzuki en Linares (Jaén) sólo hay dos salidas: privatización o cierre. Hoy, según ha anunciado el comité de empresa, se conocerá por fin el nombre de las nueve empresas que cogerán las riendas de 13 secciones de la compañía.

Santana: privatización o cierre
Santana: privatización o cierre

Las fuertes pérdidas cosechadas durante el año pasado (más de 7.000 millones de pesetas) y la debilidad de la fábrica frente a las arremetidas del yen han obligado a la Junta de Andalucía a sacar a la venta parte de Santana. Eso sí, el equipo de Chaves no está dispuesto a adjudicar la planta linarense a cualquier postor y, desde hace más de nueve meses, somete a las empresas interesadas a un duro casting.

El pasado 30 de julio, en la última reunión, se anunció que había 9 candidatos para hacerse cargo de 13 secciones de la compañía. Hoy, por fin, se sabrán los nombres de estas empresas, que, según la Junta de Andalucía, deben ubicarse en Linares, vender más barato a Santana y mantener el puesto de 364 trabajadores de la actual plantilla.

El presidente del comité de empresa, Juan Salazar, ha declarado que los trabajadores están "expectantes" ante la futura noticia y esperan que se mantengan los sueldos y se cree riqueza para el resto de la comunidad.

Fuertes cambios a la vuelta de vacaciones
Tras el lapsus vacacional, los 900 trabajadores de Santana volvieron al trabajo el pasado 3 de septiembre, pero no tendrán demasiado tiempo para adaptarse, ya que está programado que el próximo 15 de septiembre se reestructure la plantilla: 657 personas se prejubilarán y el resto quedará repartido entre las nuevas empresas.

Se planea que hasta finales de año Santana monte cien vehículos al día, un 20 por ciento de los cuales serán Jimny y el resto, Vitara y Samurai. Durante las vacaciones de verano, también se han hecho modificaciones en la cadena de producción y las instalaciones de la fábrica para empezar el montaje del PS-10, un modelo por el que se ha interesado el Ministerio de Defensa.