Sainz busca en Portugal la primera victoria del año

Portugal, primera prueba de tierra de la temporada, dará la justa medida de los coches que luchan por el Mundial. Hasta ahora, los hombres más sólidos han sido Makinen y Sainz, dos veteranos que imponen su sabiduría sobre el ímpetu de la pléyade de jóvenes pilotos que asaltan la competición.

Sainz busca en Portugal la primera victoria del año
Sainz busca en Portugal la primera victoria del año

El pasado lunes, Carlos Sainz decía en Madrid que el Mundial está más reñido que nunca. "Eso es bueno", asegura el bicampeón. Sainz, Tomi Makinen y Harri Rovanpera llegan empatados como líderes. Este triple empate se deshará, casi con seguridad, cuando el domingo la prueba lusa cruce la última meta. Hasta entonces, quedan 1.800 kilómetros de lucha.

El español llega con la confianza que da el liderato y, sobre todo, sabiendo que su coche es uno de los más fiables, sino el más fiable, del campeonato. Rápido y resistente, se adapta de maravilla a trazados rotos como el de

Untitled Document

Portugal . Una suspensión prodigiosa permite al Focus luchar sin apenas problemas.
En esta prueba será la primera vez que Sainz use los neumáticos Pirelli sobre tierra. Hasta ahora "han estado a gran altura", pero habrá que ver qué tal se adaptan a esta superficie.

Lo mejor es la gran ventaja que lleva sobre los Peugeot, los más duros del año pasado. Gronholm, Campeón del Mundo, aún no ha logrado puntuar y eso es demasiada presión para la marca francesa. Para colmo, el finlandés tuvo un choque ayer en los entrenamientos.
Mitsubishi, que vive un renacer con el incombustible Makinen, parece la marca más sólida junto con Ford. El finlandés no pudo acabar en Suecia porque se salió en el último tramo, con lo que llega a Portugal con ganas de revancha y, sobre todo, de tapar la boca de los que decían que estaba poco menos que acabado.

Subaru, que tampoco ha hecho nada destacable en lo que va de año, alineará a Richard Burns, ganador aquí hace un año, junto a Petter Solberg, que se ha mostrado bastante seguro en los dos primeros rallies, y el estonio Markko Martin.

En Hyundai, un equipo siempre al acecho, acaban de presentar su nueva montura, el Accent WRC 2 (en la foto), una poderosa evolución de su primer coche. Se ha reformado el 85 por ciento del vehículo y aseguran que ahora es más rápido y potente. Se ha rebajado la respuesta del turbo, lo mismo que su flexibilidad. También se ha mejorado la aerodinámica a fuerza de sesiones en el túnel de viento. Las suspensiones ganan en recorrido y firmeza, algo que les vendrá muy bien en pistas en mal estado.

Entre los pilotos con coches no oficiales destaca Jesús Puras. El cántabro competirá con un Saxo Kit Car de dos ruedas motrices. Su objetivo es acumular kilómetros de cara a Cataluña, próxima prueba del Mundial y momento en que estrenará en esta categoría el Xsara T4 WRC, el coche oficial de Citroën. Puras ganó el otro día el Rally del Mediterráneo con esa máquina, pero ayer, durante un reconocimiento, sufrió una salida de pista y se llevó de recuerdo varias contusiones. Aun así, el Kit Car y él estarán en la línea de salida mañana viernes. Las posibilidades de Puras con un coche de una sola tracción son realmente pocas.

Puras no fue el único con problemas en el "shakedown". Las pistas están muy embarradas y muchos pilotos se quedaron atascados. Se quejan los mundialistas de la falta de adherencia y lo impracticable del trazado.
En Skoda se llevaron la peor parte, pues Armin Schwarz sufrió una fuga de aceite en un diferencial. El líquido entró en contacto con el escape y se produjo un incendio que, gracias a la intervención de François Delecour, pudo ser controlado.

Se avecina un rally caótico
Esta 34 edición del Rally de Portugal se disputa sobre 1.794 kilómetros, de los que 390,14 corresponden a 22 pruebas especiales. La carrera está bajo la amenaza de las terribles lluvias que asolan el norte del país vecino. Además, pasa muy cerca de la localidad de Entre Os Ríos, donde hace unos días se hundió un puente sobre el río Duero causando 70 muertos. La falta de esta infraestructura condicionará seriamente el desarrollo de algunos tramos de enlaces.

Portugal es tradicionalmente un rally con gran presencia española, y también es una carrera de masas. El año pasado congregó a dos millones de aficionados que en esta ocasión sufrirán un tiempo inclemente.
Con estas dificultades, pilotos y organizadores están seriamente preocupados. Es más que probable que asistamos a la suspensión de algún tramo. Sea como sea, será un Portugal muy diferente a lo normal.

Los mejores vídeos