Rubalcaba ve 'normal' que el PSOE no capitalice todo el desgaste del Gobierno: 'Es que nos fuimos bastante mal'

Defiende su oposición y dice que, aunque es contrario a judicializar la política, recurrirá al TC siempre que lo vea necesario

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, cree que es 'normal' que los socialistas no estén capitalizando en intención de voto todo el desgaste que acusan los 'populares' tras sus primeros seis meses de Gobierno. 'Compañeros y compañeras, es que nos fuimos bastante mal', ha recordado a sus correligionarios.

Rubalcaba asume que el PSOE tiene que ganarse la confianza de la gente, que la perdió el pasado 20N, y cree que eso 'no se consigue de la noche a la mañana', porque los ciudadanos no cambian su voto de la mañana a la tarde. 'Se lo piensan, te miran, ven qué propones, que oposición estás haciendo. Todo eso cuesta tiempo y mucho trabajo mucha cercanía a la gente, mucha empatía', ha resumido.

El líder del PSOE ha reconocido como evidente que 'el PP se está desgastando, y el PSOE está mejorando más despacio de lo que se desgasta el PP'. Sin embargo, ha recordado que eso fue lo que pasó en Andalucía y en Asturias, y allí está gobernando el PSOE tras las elecciones del pasado mayo.

Rubalcaba se ha expresado así en el Fórum Europa, durante un desayuno informativo al que ha acudido la plana mayor del PSOE. A la salida del acto, el 'barón' más crítico con Rubalcaba, el madrileño Tomás Gómez, ha evitado comentar sus palabras sobre la recuperación de la confianza.

GÓMEZ: USTEDES CONOCEN MI OPINIÓN

'El secretario general ha hablado y ha mostrado su posición. Ustedes conocen mi opinión también', se ha limitado a decir Gómez, que éste mismo lunes volvía a insistir en la falta de credibilidad de los socialistas.

Arropado por el presidente andaluz y presidente del PSOE, José Antonio Griñán, Rubalcaba ha defendido su oposición 'útil', 'sensata' o 'responsable' y ha incidido en que 'tiene mucho que ver con la tarea del Gobierno', porque apoya lo que considera bueno para España y denuncia lo que a su juicio no lo es.

Es más, ha insistido en pedir al Gobierno que promueva 'grandes acuerdos', porque a su juicio España los necesita para salir de la crisis, pero ha advertido de que disposición al acuerdo no es 'aquiescencia' a lo que diga el Ejecutivo. 'Estamos dispuestos a acuerdos, no a firmar debajo de la firma del Gobierno', ha ilustrado.

A su juicio, esa disposición al acuerdo no es incompatible con la decisión de PSOE de recurrir ante el Tribunal Constitucional (TC). Rubalcaba se ha declarado 'enemigo frontal de la judicialización de la política', pero ha añadido que irá al TC tantas veces como crea que el Ejecutivo está vulnerando la Constitución.

Es el caso, de momento, de la amnistía fiscal, de la reforma de RTVE y de la reforma laboral. Rubalcaba ha asegurado que desearía no tener que recurrir a los tribunales y ha apuntado que ayudaría el que la oposición fuera 'escuchada' en el Parlamento. 'Es que en los Presupuestos Generales del Estado no hemos metido ni una enmienda', se ha quejado.

La Junta de Andalucía anunció también el lunes que recurrirá el decreto de recortes sanitarios, y Rubalcaba ha respaldado la decisión y además, ha recordado que el Gobierno ha recurrido a su vez muchas más normas autonómicas: 'Griñán pierde cuatro a uno'.

RENOVACIÓN DE ÓRGANOS

Sobre la renovación pendiente del TC y otros órganos institucionales, ha asegurado que habrá acuerdo con el PP 'en tiempo y forma', de manera que estarán cubiertas todas las plazas pendientes 'a primeros de julio'.

Y ha aprovechado para explicar por qué el PSOE ha renunciado a estar en el Consejo de RTVE una vez que el Gobierno renunció a buscar el consenso. No legitimamos cacicadas, es una cuestión de principios', ha dicho. La semana pasada, durante la reunión interna del Grupo Parlamentario Socialista, el exvicesecretario general José Blanco preguntó por esta decisión.

Rubalcaba ha evitado valorar la reunión que mantendrán este martes en Moncloa el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, y ha optado por pedir a Rajoy que reciba también a Griñán y que convoque una Conferencia de Presidentes para debatir y coordinar los ajustes y no que cada comunidad haga lo que pueda 'sin orden ni concierto' y encima recortando derechos sociales.

NO RESPONDE A ANA MATO

Tampoco ha querido valorar las palabras de la ministra de Sanidad, Ana Mato, al hablar de posibles remedios naturales, y se ha limitado a recordar que es a los médicos a quienes corresponde prescribir los medicamentos. También ha asegurado que él no se automedica.

Por otro lado, ha relatado que ayer lunes habló con el primer secretario del PSC, Pere Navarro, entre otras cosas del pacto fiscal que negocian los partidos catalanes. Rubalcaba ha subrayado que el PSC es un partido autónomo a la hora de expresar su posición pero ha reconocido que ambos tratan de 'coordinar' opiniones en todos los aspectos y ha subrayado que las relaciones son 'especialmente buenas' en este momento.

PACTO FISCAL COMO FINANCIACIÓN AUTONÓMICA

El líder del PSOE ha insistido en que está en contra de un 'pacto fiscal' si por ello se entiende la creación de un sistema de 'concierto', pero sí está dispuesto a hablar de ello si a lo que se refiere es a buscar un sistema nuevo de financiación cuando acabe el actual.

A su juicio, en un Estado 'federal' o 'compuesto' como España es 'sensato' y 'razonable' que periódicamente las comunidades y el Gobierno central se sienten a negociar para revisar el sistema de financiación.

¿COMISIÓN PARLAMENTARIA SOBRE LA POLÍTICA?

Por último, se ha mostrado dispuesto ha hacer un ejercicio de transparencia, incluso a través de una comisión parlamentaria, sobre los políticos, su número y sus retribuciones y compararlo con los parámetros europeos.

Rubalcaba se ha expresado así preguntado por la propuesta del presidente de la CEOE, Joan Rosell, de que haya menos políticos y mejor pagados, pero ha optado por responder a quienes hacen propuestas similares desde las filas de la política, como la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, que recientemente propuso reducir el número de diputados de la Asamblea regional.

El líder del PSOE no ha nombrado a Aguirre pero se ha mostrado en contra de discursos del tipo 'vamos a subir los medicamentos a los pensionistas y para compensar quitamos 30 diputados', porque cree que eso es 'disparar contra la democracia'. Así, ha dejado claro que él no se opone en principio a reducir el número de parlamentarios autonómicos, 'pero no para que los pensionistas paguen más a gusto el omeoprazol', ha añadido.

Los mejores vídeos