Rinspeed Splash: por tierra y por mar

Cuando una carretera llega hasta la orilla del mar, es forzoso que los coches se paren ante el líquido elemento. En cambio, para el Rinspeed Splash llega su momento: ¡sabe nadar!

Una verdadera lancha rápida.
Una verdadera lancha rápida.

Más que nadar, el audaz desarrollo de Rinspeed puede navegar. Esta sorprendente mezla de deportivo y lancha rápida es la última “locura" del carrocero Rinspeed, tradicionalmente encargado de elaborar sabrosas preparaciones para modelos muy deportivos, como algún que otro Porsche.En esta ocasión, para dar idea de su potencial en diseño e ingeniería, los de Rinspeed han decidido crear un vehículo anfibio que es capaz de circular por una carretera convencional y, después, transformarse en un barco para ir sobre las aguas.

La idea no es muy novedosa, pues hay otros modelos parecidos. Pero, en esta ocasión, el Splash bate récords al poder navegar a una velocidad de 45 nudos, unos 80 km/h. Para alcanzar esta cifra, el vehículo dispone de un ingenioso sistema de flotación. El conductor acciona unos mandos y donde antes había ruedas brotan unos brazos que, a modo de patines, sostienen al coche sobre el agua, como si fueran las quillas de un peculiar catamarán. También brota una hélice que, unida a una barra de trasmisión, se encarga de propulsar a tan sorprendente embarcación. Así, “suspendido" a 60 cm sobre el agua, el Splash alcanza sus mejores marcas de velocidad. Pero también puede funcionar como un anfibio normal, es decir, flotando directamente. En estas condiciones, puede llegar a los 28 nudos, unos 50 km/h, suficiente rapidez como para utilizarlo de remolque de esquís acuáticos.El motor que emplea este original medio de transporte es de gas natural, un elemento que apenas contamina. Es el primer anfibio que emplea este tipo de energía. Este propulsor tiene dos cilindros y cubica 0,75 litros. Entrega un total de 140 CV y un par máximo de 15 mkg. gracias a su turboalimentación. Como el coche apenas pesa 825 kg, la aceleración es muy buena: 5,9 segundos en el 0-100 km/h. Su velocidad máxima en tierra es de 200 km/h.