Revés a la nueva ley de ITV en Cataluña

El Consejo de Trabajo Económico y Social de Cataluña (CTESC) ha rechazado buena parte del anteproyecto de ley de Seguridad Industrial del Govern, en el que se regulan las inspecciones técnicas de vehículos (ITV).

Los aspectos que cubre el anteproyecto de ley de Seguridad Industrial “ya están suficientemente garantizados a través de la normativa existente". Con este argumento, el Consejo de Trabajo Económico y Social de Cataluña (CTESC) ha rechazado gran parte de la norma, propuesta por el Govern, según recoge “El Periódico de Cataluña".La normativa llega después de que la Consejería de Trabajo e Industria anulara, el año pasado, la prórroga de las concesiones de ITV aprobadas por el anterior Ejecutivo (CiU), esgrimiendo dictámenes jurídicos en contra. Josep María Rañé, titular del departamento, afirmó que se trataba de dejar sin efecto una resolución “mal tramitada". Así, se evitarían perjuicios a las personas y empresas concesionarias. También defendió un sistema “con énfasis en la seguridad, con control efectivo por parte de la Consejería, con una implantación en el territorio que cubra todas las comarcas y con unos precios ajustados". Esta medida fue recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña por las compañías afectadas: Applus y Revisiones de Vehículos SA (Revesa).Las aguas volvieron a su cauce cuando el Govern anunció la aprobación de un decreto que dará cobertura legal a estas firmas hasta julio de 2006, si la nueva ley aún no ha entrado en vigor para entonces. Además, se ofrece a las compañías la posibilidad de comunicar su interés por acogerse al nuevo sistema, que cambia las concesiones por autorizaciones regladas. La red de ITV, según las previsiones, se sacará a concurso en paquetes de seis estaciones y, además, se limitarán las cuotas de mercado.El anteproyecto de ley de Seguridad Industrial contempla la creación de una Agencia Catalana sobre esta materia. Este organismo tendrá competencias sobre las ITV y la fijación de precios mínimos y máximos por servicio.El CTECS afirma que el anteproyecto no aborda la gestión de los riesgos de accidentes graves, “uno de los principales problemas de Cataluña en materia de seguridad industrial". Asimismo, cree que las entidades que realizan inspecciones no pueden considerarse un agente destacado en la cadena de valor de la seguridad, ya que “dicho valor lo generan aquellos organismos e instituciones que previamente han realizado la instalación o revisión periódica".